Sunday, September 30, 2007

Testing, Testing, One Two Three...

This is the second time I post this, so it better doesn't magically disappear again...



Live Free or Die Hard opened in the USA past 27 June, and it did the same here in Spain more than two months later, on 7 September. Sadly, I still haven't seen it, but that is going to change tomorrow. And I can't wait.

To make the endless wait less hard to bear (and to die), I bring to Sunny Jhanna the by now widely known Die Hard music video, by GuyzNite (click here for the spanish subtitled clip). A great, fun song which covers the entire tetralogy.
A warning, though: the video contains major spoilers for the four Die Hard movies. So, if you haven't seen one, or maybe none of them, you know what you got to do... Just watch them now. Right now. You've missed enough McClane already.

Saturday, September 29, 2007

Pilot Season: Bionic Woman

Esta semana ha sido semana de estrenos televisivos. Han comenzado la segunda temporada de Heroes, la séptima de Smallville, y la cuarta de Stargate: Atlantis. Pero dado que aún no he visto la primera de Heroes, y sigo Smallville en DVD, lo que me interesaba eran tres estrenos de series nuevas: Journeyman el lunes (que acabé viendo en la reposición del jueves), Reaper el martes, y Bionic Woman el miércoles. Y como por alguna hay que empezar, respetaremos aquello de las mujeres primero.

Bionic Woman es, evidentemente, la nueva versión para el público del siglo veintiuno de la vieja serie de los setenta. Esta vez la joven en cuestión es Jamie Sommers (interpretada por Michelle Ryan), una chica que trabaja en la barra de un bar por las noches, cuida de su adolescente hermana menor como puede, y sale con un profesor universitario interesado en estudios biónicos. Evidentemente, en algún momento del episodio Jamie sufre un terrible accidente que la obliga a sufrir extensos implantes biónicos para no sólo sobrevivir, sino seguir estando igual de buena. Y como todos podéis imaginaros, nuestra querida Jamie no está muy contenta cuando se despierta de la operación… Y hasta aquí puedo leer.

Como primer episodio, este Pilot no está mal. Nos presenta a los personajes principales, tanto los buenos como los menos buenos, y establece el contexto de la historia. Michelle Ryan hace un buen trabajo, aunque la verdad es que no me pareció que Jamie fuera un personaje especialmente atractivo. Aunque peque de pedante, me pareció que su personalidad antes del accidente se desarrolló más bien poco, y tampoco se hizo un gran esfuerzo porque el público empatizara con ella. Sí, cuida de su hermana; y vale, tiene un trabajo no excesivamente glamouroso. Pero, aparte de eso, ¿por qué debe gustarme esta chica? ¿Por qué debo sentirme mal cuando sufre el atroz accidente? Y aunque es comprensible que se levante con malas pulgas, su carácter no la hace agraciarse con el público.

Los diálogos no son nada del otro mundo, y el resto de actores cumple también. Sin embargo, la que sin duda se lleva el gato (biónico, por supuesto) al agua y roba todas y cada una de las escenas en que aparece es Sarah Corvis, la némesis de Jamie deliciosamente interpretada por Katee Sackhoff. Sí, la mismísima Starbuck de la también reimaginada BattleStar Galactica, que inmediatamente se convirtió en mi personaje favorito. (Y no sólo porque tenga debilidad por las rubias, Nash, que te veo venir.)

En resumen, el episodio piloto de Bionic Woman promete, aunque no fuera espectacular. Sin embargo, ver esta entrega (técnicamente fue Reaper, que vi un día antes) cuando se estrenó en la tele me sacó del mundo perfecto de televisión en DVD, donde no tienes que sufrir cortes publicitarios cada siete minutos, y sólo por eso dudo que continúe viendo la serie. Sinceramente, prefiero esperar y verla en DVD. Aun así, puede que la serie esté bien. Ya veremos.

Friday, September 28, 2007

Herejía (o me hago viejo)

Al leer esta noticia me he indignado primero (bueno, no tanto), y luego me he parado a pensar. Según dice el artículo, NBC está trabajando en una nueva versión televisiva de Knight Rider, por todos nosotros conocida como El coche fantástico. Como clásico más de mi infancia que de la televisión, me parece imperdonable que quieran rehacerla, aunque, al parecer, será más espectacular, con más coches malvados y, probablemente, más efectos especiales. Vamos, que va a ser "mejor". ¿Qué será lo próximo? ¿Pegarle un lavado la cara a El equipo A?
En esto estaba pensando, decía, cuando he caído en la cuenta de que ésta es (casi, pues tengo vaguísimos recuerdos de estar en el sofá viendo la BattleStar Galactica original) la primera serie que recuerdo haber visto de pequeño que va a ser modernizada para el público. He visto decenas de nuevas versiones de series o de películas basadas en series, pero eran viejas reposiciones de series que mi madre -no yo- veía cuando era pequeña. ¿Quiere esto decir que nos estamos haciendo viejos? ¿Es así como se sabe que los años van pasando, cuando las series que veías de pequeño vuelven a la televisión en nuevas versiones para el público joven? Pues va a ser que sí.

Thursday, September 27, 2007

Survival of the Fittest

Another violent action movie (but far better than Crapfinder), Resident Evil: Extinction opened last Friday, and I got to see it for free thanks to a friend that had gotten two free tickets for it when he purchased a DVD set with the first two movies of the "planned" trilogy. (And they actually said -recently- it was always supposed to be a trilogy.) It's Milla Jovovich's Alice versus the zombies all over again, and the movie is pretty much like its two prededessors.

I think my favorite movie of the series is the first Resident Evil. Without being great, it surprised me with more quality and entertainment value than I was expecting, and for that I'm glad. The second one, Apocalypse, wasn't as good as the first one, yet it still delivered more thrills than I was expecting. Keeping with my traditional low expectations for the RE movies, I went to see Extinction thinking it'd be a waste of time. And guess what? I liked it.

RE3 picks up the story right after the end of the second movie, and it's more Mad Max than the previous installments (and sometimes even more so than the actual Mad Max movies!). There is a new character introduced (mega hottie Ali Larter, looking incredibly yummy even when fighting the undead), lots of action, lots of blood, and lots of thrills. I liked the worn, tattered, post-apocalyptic look clothes and sets had, and I loved the action sequences with Alice hacking zombies away with her curved blades. Those were so cool I wish there had been more. You guys know I'm partial to tough chicks wielding blades, and it was great to see that on the big screen. But I wish there had been more.

The one thing that bothered me was that in every single close up, Milla Jovovich's face looked photoshopped. Her face didn't look real because the lights and shadows in her face didn't look real. They looked, in fact, clumsily doctored so as to remove pores, wrinkles, and other imperfections her face probably has. This was so ridiculously taken to the extreme that, when you saw her from a little further away, you could have almost sworn she was a different (and less attractive) actress. I found that not only annoying but also distracting, since it was distressing to see the shadows on her face had nothing to do with the shadows the person talking to her onscreen had.

Other than that, the movie was a fun action romp with lots of blood and zombie goodness. And Ali Larter goodness: lots of that too. So, if you don't have very high expectations, I think you'll like the movie. It also depends on whether you liked the previous movies, of course. Personally, I rate Extinction below the first one but above Apocalypse (see their RT pitiful scores here: 1, 2, and 3); but, as I said, I liked the three of them enough to consider buying the trilogy on DVD at some point. When they're cheap. Really, really cheap.

Wednesday, September 26, 2007

Crapfinder II

Halagan said it first, and he said it best: this movie sucks. I had the opportunity to watch Pathfinder last weekend (for free), and the film was as awful as I was expecting. The movie is not only relentlessly boring, but it's also uninspired, unoriginal, and plagued by clichés. In fact, my friends and I started a little game in which we anticipated what was going to happen, and we were "rewarded" by every single one of our predictions coming true (just like Halagan said in his review: boring and predictable). However, we were all well aware of the quality of the movie before we started it, since I had already told them about its new official name, Crapfinder (thanks, Hal). I think we managed to watch it in its entirety only because we were having such a great time making fun of it that we just wanted to keep going. So yeah: avoid this graceless movie unless you're in the mood for some bad cinema.

Tuesday, September 25, 2007

London Calling (y 7)

Domingo, 28 de Enero

Nuestro último día en Londres (aunque, técnicamente, el último fuera el Lunes 29) es del que tanto Rebeca como yo guardamos sin duda mejor recuerdo.

Tras despertarnos quince minutos antes de lo pretendido, bajamos a desayunar como siempre, y nos decidimos a visitar el Camden Town Market, cuyo día fuerte, según nos habían dicho, era el domingo. Para allí que nos fuimos a pasar aquella mañana, pero, por una cosa o por otra, acabamos presentándonos en una zona que, al parecer, solo abría miércoles y sábados. Así, nos encontramos con un reguero de tiendas cerradas, y no pudimos más que mirar algún escaparate a través de los barrotes. Nuestro gozo en un pozo.
Pero allí, precisamente allí, una tienda estaba curiosamente abierta. Una tienda de artículos de piel. Y en el escaparate encontré algo, o, mejor dicho, Rebeca encontró por mí, algo que llevaba muchísimo tiempo esperando a comprarme. Una bolsa.
No, no me refiero a una de esas bolsas de plástico en las que pone Gadis. Me refiero a una bolsa de piel para llevar a modo de bandolera… y donde poder guardar libros. Cuántas y cuántas veces habré ido andando por la calle, leyendo algo apasionadamente, y cuando me he encontrado con algún amigo, o se ha puesto a llover… cualquier cosa… Y he acabado teniendo que llevar el libro de la mano durante horas, o he tenido que luchar para conseguir que no se me mojase.
Pues bien: desde ese 28 de enero nunca más me ha vuelto a pasar lo mismo. Libertad. Y, para que esto no se convierta en un egocentrista monólogo monotemático, Rebeca también aprovechó, y en una tienda de ropa se compró un gorro de lana, que por cierto le queda genial. Aunque desde luego no costó ni mucho menos lo mismo que la bolsa. Mi bolsa de cuero. Jeje.

El resto de la mañana lo pasamos bebiendo un té delicioso en una cafetería de la zona, paseando por Islington, y comprando además el último souvenir que teníamos pendiente aún: el té para mis padres que no habíamos podido conseguir en Twinings el día anterior. Al final tuvo que servirnos un supermercado. Suena penoso, y penoso es. Pero es la verdad. Lo que no quita para que quiera a mis padres o, más sorprendentemente, que ellos me sigan queriendo a mí.

Cogimos el tube de vuelta al hotel, principalmente para dejar las compras de la mañana (menos mi bolsa, que esa se venía conmigo como fuera como fuese) y para planear qué hacer con la tarde libre que nos quedaba. Y para comer, cosa que hicimos en un turco justo al lado del hotel. Sinceramente: el mejor Kebab que me he comido en la vida.

Como quiera que nuestro hotel esta a dos minutos de Kensington Gardens, y aún no habíamos visto más que el muro que lo delimita, decidimos que no podíamos irnos sin pasear por allí. Y desde luego no podríamos haber hecho mejor.

Kensington Gardens, situados en la parte occidental de Hyde Park, estaban en aquella tarde de domingo llenos de familias felices paseando, niños corriendo en bicicleta, gente dando una vuelta con el perro, palomas, cisnes, ardillas y cuervos. Un paraje idílico en pleno centro de Londres. Nunca he estado en Nueva York, pero estoy seguro de que la sensación en Central Park debe ser muy parecida. Allí estábamos, a cinco minutos del mundanal y ruidoso caos de las grandes ciudades, paseando por el campo. Aquí en Valladolid tenemos el Campo Grande… pero no es lo mismo. Desde luego no es lo mismo. O quizá es que hace tanto tiempo que no voy por allí que ya he perdido la perspectiva. Que también puede ser.

Recorrimos Kensington Gardens de norte a sur, para ver el impresionante aunque oportunamente vallado King Albert Memorial, erigido por la Reina Victoria en memoria de su marido, el príncipe Alberto; y, junto a él, el celebérrimo Royal Albert Hall.
Antes de salir de Valladolid estuvimos a punto de coger entradas para ver el espectáculo que Le Cirque du Soleil estaba representando en el Albert Hall: Alegría. Pero nos pareció demasiado ya, ver un musical, una obra de teatro, y un espectáculo circense en una semana tan solo que íbamos a tener disponible. Y sobre todo, nos pareció demasiado pagar por las tres cosas a la vez. Debo reconocer que me quedé con la espina clavada en cierto modo, y cuando estuvimos allí, frente a la puerta, a relativamente muy poco tiempo de que comenzara la función de la tarde, nos aventuramos a entrar para ver si quedaban entradas.
Y sí que quedaban, pero de visibilidad reducida. Y, la verdad, tras nuestras experiencias viendo We Will Rock You, y The Mousetrap, en ambos casos en las primeras filas, no podíamos conformarnos con menos. Así que, olé nosotros, les dijimos que no al Circo del Sol y al propio Royal Albert Hall. Con dos cojones.

Volvimos a Kensington Gardens, a seguir paseando y descubriendo rincones, uno de los cuales fue la Serpentine Gallery, una especie de galería de exposiciones en la que se muestra arte de vanguardia. Vídeos repitiéndose una y otra vez hasta el infinito, objetos de diversa índole tirados por el suelo, artículos de periódico aumentados hasta ocupar paredes enteras… e incluso una zapatilla de deporte usada que estaba tirada en un rincón. Aún no sé si ése era realmente uno de los objetos expuestos o es que la había dejado allí alguien tirada sin más. O las dos cosas a la vez, que bien podría haber sido.
Recuerdo especialmente el caso particular de unos aros pintados, de muy mala manera, de color dorado, que estaban entrelazados a un palo, en el centro de una sala. De hecho, no era nada difícil pisar alguno de ellos, o incluso llevártelo con el pie sin darte cuenta. Y allí estaba el que supongo que era el artista, todo orgulloso al lado de su obra, enfadándose de malos modos con la gente por no tener más cuidado. En mi opinión debería haber sacado un poco su lengua de su propio culo para darse cuenta de que el arte (si es que aquello puede ser llamado arte) debería ser cercano al pueblo llano. Elitismos, los justos. Y si no te gusta que la gente pise tus aros, pues o los pones de otra manera, o los pones en otro sitio. Por ejemplo, sobre un pedestal, bien indicados con unas buenas luces de neón. Para que nadie se acerque a esa MIERDA que te has atrevido a parir con la imaginación. Por Dios.

Cuando salimos de la Serpentine Gallery descubrimos que durante nuestra estancia dentro había anochecido, pese a lo cual proseguimos nuestro paseo. Continuamos caminando así hacia el norte, de nuevo a Bayswater, y de ahí nos metimos por el barrio de Paddington, donde nos tomamos un pequeño descanso en un bar para tomar algo tranquilamente y planear nuestros próximos pasos. Juntos, en pareja. Como un equipo. Como debe de ser.

Así, acabamos cogiendo el tube hasta Embankment, para pasar la que era nuestra última noche paseando por aquella parte de la ribera del Támesis que aún no habíamos visto de cerca, y quizá para terminar nuestra visita a lo alto, en el London Eye.
De cerca, el London Eye tenía pinta de cansino y potencialmente aburrido. Y, por cierto, es carísimo. No montamos, así que no sé si nos perdimos un espectáculo digno de verse o no. Además, el grupo de chavales españoles en edad escolar que constituía el 90% de la cola esperando para subir nos terminó de quitar las ganas. Antes me hubiera subido mil veces en pelotas a la Cleopatra’s Needle.
Y pasear por el Támesis, ya lo creo que paseamos. Lástima que las fotos de aquellos momentos nos salieran tan borrosas. Lástima de cámara de fotos que llevábamos, más bien. Y lástima que la exposición sobre Dalí que se estaba presentando justo frente al London Eye estuviera cerrada a esas horas. Tantas lástimas…

Como colofón, decidimos atravesar Trafalgar Sq. y pasear por el Soho de noche, cosa que no habíamos hecho aún, aprovechando para cenar por allí en algún restaurante.
El barrio del Soho es una delicia para los sentidos. Cierto que era domingo, por lo que no pudimos verlo en todo su esplendor, pero a cada dos pasos los carteles luminosos aunciando sex-shops, peep shows y otros locales de diverso calibre consumidor sexual se codeaban con pequeñas tiendas de todo tipo, en las que el sexo no tenía ninguna cabida. Contrastes, y más contrastes.
Callejeando, callejeando, acabamos entrando en un restaurante turco que no es que nos llamase especialmente la atención, pero que se nos puso en el lugar preciso en el momento exacto. Su nombre: Bistro, en Beak Street. Y lo nombro porque recomiendo a todo el mundo que visite Londres y busque un restaurante por la zona a que se pase por allí. La comida, deliciosa; el servicio, más que encantador; el ambiente, agradable y familiar. Y el precio, un regalo.
Lo único que destrozó la experiencia para mí fue que, la única mesa que estaba ocupada aparte de la nuestra, daba cabida a un grupo de españolas que al parecer estaban de turismo también. Y nosotros pensando que habíamos encontrado un lugar oculto y especial… Lo dicho: los españoles somos un virus como se nos pongan de por medio las oportunidades de los vuelos low-cost.

Para terminar el día, continuamos el paseo por el Soho, visitando la famosa Carnaby Street, y yo me metiéndome en unos urinarios públicos a mear. Claro que sí.
Mucha gente me encontré en ellos, y muchas actitudes más que sospechosas. Juro que, en lo que bajé, esperé mi turno para usar un urinario de pared, lo usé (ejem), me la sacudí, tiré de la cadena, me lavé las manos, me las sequé, y me volví a ir, durante todo es tiempo, digo, el tío que me tocó al lado no dejó de sacudírsela más de lo necesario.

Ya en el hotel, nos recostamos en la cama. En la tele estaban echando petanca, como no podía ser de otra manera, y una extrañísima aunque extrañamente aceptable película de zombies, Dawn of the Dead, que acabamos dejando puesto de telón de fondo mientras teníamos nuestra última sesión de charla con Antonio, que se había pasado para despedirnos adecuadamente.
Y a sobar, que al día siguiente teníamos que levantarnos nada menos que a las seis y media para coger, por este orden, el tube hasta Victoria Station, el Terravision hasta Stansted (en donde comprobamos la actual meticulosidad aduanera inglesa), el avión hasta Barajas, otro autocar hasta Valladolid, el bus hasta casa… y el coche para ir y volver a Palencia, que ya iba siendo de recoger a Lee, nuestra perrita Schnauzer. Una semana entera sin ella se hace muy larga. Aunque la pases de turismo en Londres.

Pasamos siete días fantásticos en la capital inglesa, aunque desde luego nos dejamos muchísimas cosas por ver. Marble Arch, Abbey Road, Highgate Cemetery, Baker Street, Regent's Park, Millennium Dome, the Temple... La lista es interminable. Lo cual tampoco es que sea malo. Así no tenemos excusa para no volver cuanto antes.

Para otras entregas de London Calling:
- London Calling (1): Lunes, 22 de Enero.
- London Calling (2): Martes, 23 de Enero.
- London Calling (3): Miércoles, 24 de Enero.
- London Calling (4): Jueves, 25 de Enero.
- London Calling (5): Viernes, 26 de Enero.
- London Calling (6): Sábado, 27 de Enero.

Monday, September 24, 2007

Organic #6

Welcome to Organic number six! The mysterious warrior has used the Lizard Man to feed his mount, and know he approaches Koori. However, the brave scout manages to keep a cool head and wonders how the heck does this guy know her language. Will he turn out to be friend or foe? Will Koori trust him or try to kill him as soon as possible? Something else entirely? This is Organic, so you decide what happens next!

Sunday, September 23, 2007

So Vile and Foul

Eva, Daughter of the Dragon is one of the worst things I've read recently. The cover by Jo Chen is fantastic, and the interior artwork by Edgar Salazar is okay (and the reason why I bought the book), but the writing is beyond atrocious: horrendous plot, clichéd and expository dialogue --the works. Everything you shouldn't do when writing, it is showcased here.

I had never read anything by the "writer", Brandon Jerwa, and after reading this comic book, I will make sure I never again read anything perpetrated by this hack. And now, and even though we don't like spoilers in Sunny Jhanna, I'm going to tell you the story that unfolds in this comic book published by Dynamite. Reading the comic book is a joyless, painful activity, but hopefully reading my summary will be entertaining.

The ludicrous story puts together Dracula and Dr. Frankenstein, and while Vlad Tepes becomes a dark creature, the good old doctor creates his famous monster. Dracula is very sad because his wife died and she was pregnant, so she is buried with their unborn child… or so he thinks. Somehow, somebody removed the unborn child from her body before burying her, but Dracula didn't realize it (I guess they stuffed her with something so as to still look fat). At any rate, Dracula and the Frankenstein monster decide to search for the Philosopher's Stone (an obvious choice, I guess) to be immortal, and Frankenstein appears to die while reaching for it.

Suddenly, it's fifty years later, but Dracula's daughter, Eva, who has been raised by monks, has only aged twenty-five years, but we're not told why. She goes to a country fair in which a gypsy read her future and tells her she is Dracula's daughter (I guess it's more like she reads her past), something "she has suspected for a long time". Why she has suspected this is never clarified, but hey, she suspected it. As soon as she gets out of the tent and confronts the monk that went to the fair with her about this whole situation, a hooded stranger materializes out of thin air (and I mean, really) and says he knows she wants to kill Dracula and he has the weapon that will kill him, but she needs to get something for him first. So, instead of mistrusting this complete stranger who -I repeat- has appeared out of nowhere, is hiding his face, and seems to know an awful lot about Eva, she says sure, she'll do it. While she is receiving her instructions (she has to go to the mountains and find the Philosopher's Stone), a pack of wolves, sent by Dracula to locate his next victim, happen to identify Eva as the best target. Why she is the best bite around is never explained, so I guess it's just a big coincidence we have to put up with.

Eva goes to the mountains, where Frankenstein is protecting the stone, but then Dracula appears. And what do you think it's the first thing that Eva tells him? Well, she tells him that she's his daughter. Why would she do that? Wouldn't she like to keep that card hidden to play it later? I don't know, but she tells him, and he just accepts it and leaves. He doesn't question or doubt it. He just buys it and departs. Then Frankenstein asks Eva to protect the stone for him, and she agrees, but one panel later she's giving it to the hooded stranger, who, in turn, gives her a splinter of the spear used to stab good ole Jesus when he was crucified. Could we get some more clichés, please?

Then all of a sudden it's modern times, and Eva, who still looks twenty-five, has teamed up with Frankenstein, who acts as her mentor and has turned into a green Gandhi, refusing to be involved in any kind of violence whatsoever. Eva is still looking for Dracula to kill him (I guess she's been looking for him for centuries), but she can't find him… until she has a dream that night that tells her where to find her. Since when has she been having prophetic dreams? We don't know, but I guess we'll just have to accept it, because the writer couldn't come up with a better way for her to find him. And why was she sleeping in her clothes? Did she know she was going to need to wake up and leave in a hurry? We don't know, either.

Eva goes to the warehouse where Dracula entered in her dream, but what the dream didn't show her (how convenient) is that Dracula has been trapped by some kind of evil monster, and now she's become its prisoner as well.

The next panel shows both Dracula and Eva tied up and dangling over a monster that can only be described as the Sarlacc Pit Monster, but in red (I guess it's made of blood --this is a Dracula story, after all). And just when I'm trying to convince myself that this is not a shameless rip-off but a heartfelt homage to Star Wars, the monster sprouts a bunch of tentacles that shoot up and capture Dracula and Eva, just like in Return of the Jedi. Fighting my disbelief, I see both of them fall and start being digested by the monster (but not before we bear witness to Eva dangling from the edge of the beast's mouth, and Dracula dangling in turn from her ankle in yet another wonderful cliché). Eva, however, resists to die and starts stabbing the thing with the spear. All of a sudden, when everything seems to be lost, Frankenstein appears and, forgetting his oath not to fight, goes to town on the monster and saves Eva. This is when the monster becomes unstable and starts to pretty much self-destruct, something we learn because Frankenstein points it out, not because it makes any sense. The reader thinks he won't be given any explanation (as usual), but then Dracula appears with the monster's heart, and we understand that is what triggered the chain reaction. How he could get from the beast's belly to its heart is never explained, but that didn't surprise me at that point. At any rate, Dracula bites the heart and becomes an even uglier monster. Then he tells Eva he'll let her live this time (don't even ask why), but she should stop chasing him or he'll be forced to kill her (of course), and he flees. Obviously, this won't be the end, because Eva has sworn to kill him, but maybe they're saving that thrilling confrontation for a hypothetical miniseries. I, for one, will not read it, and I hope you guys do the same.

Saturday, September 22, 2007

(Not Really) Overdue

It feels just like forever since I talked about the comic books I'm getting, but I guess it's only been a month even though it feels way longer than that. Anyway, this is what I got on my last visit to B&M Amusement:
Madame Mirage #2
A terrific read. A very satisfying story with really cool artwork. We are promised some answers next month, but I think I've already figured out at least one big mystery. We'll see...
Iron and the Maiden #2
Another fun romp, with an interesting story and very nice artwork. The colors, just like in Madame Mirage, are phenomenal, and each page bursts with detailed backgrounds and cool action.
X-Men #202
The third part of the Blinded by the Light story line, this issue is okay, but not great. As always, I like Ramos's artwork, but I don't think he's doing his best on this series. But hey: only one more issue to go. And still, things are gearing toward the big Messiah CompleX crossover, which, among other things, will be spawning a new (and already controversial) X-Force. I, for one, will be checking it out, even though I never thought they could do anything to make me interested in a new X-Force. It's all Clayton Crain's fault.
The Dark Tower: Gunslinger's Guidebook
A sourcebook with character files and way more text than pictures. It would have nice if the artwork had been original instead of taken from the pages of the series, but it still is a nice companion for the series.
Eva: Daughter of the Dragon
This one-shot is so atrociously bad that deserves a post of its own, so just know this is awful and wait for a more detailed rant in the next few days, hehehe.

Friday, September 21, 2007

El propósito de la red

Para seguir con el cachondeo de mi último post, y tal vez para demostrarle a Jorge lo acelerado de mi deterioro mental, aquí tenéis otra entrada humorística que esta vez (y quizás afortunadamente) nada tiene que ver con bigotudos desatados.
El otro día un amigo me descubrió un vídeo absolutamente impagable. El vídeo es una canción "interpretada" por un par de personajes de World of Warcraft, juego del que todas las animaciones de los citados personajes que salen en el vídeo están sacadas. Pero la canción no tiene nada que ver con el popular videojuego, sino con la utilidad de la red de la redes y todo lo que de ella se puede sacar. Así que haceos un favor y degustad estos tres hilarantes minutos musicales. Enjoy!

Thursday, September 20, 2007

Bigotillos desmadrados

En esta página podéis encontrar, para vuestro deleite eterno, los ganadores del Campeonato Mundial de Barbas y Bigotes 2007. ¿Cómo? ¿Que no sabíais que tal evento existía? Pues empezad a educaros en la página enlazada, y tratad de nor burlaros demasiado de los insignes ganadores de las distintas categorías (Bigote, Barba parcial y Barba completa, esta última incluyendo subcategorías como Barba de estilo libre). Hay tantos concursantes impagables que se me hace difícil elegir uno; pero el de la foto que acompaña este texto es sin duda uno de mis favoritos. Y es que hay gente para todo.

Wednesday, September 19, 2007

Top Ten TV Shows

Ya está aquí. La ha tiempo anunciada lista de las mejores series de todos los tiempos en versión un servidor, ha aterrizado por fin en Sunny Jhanna. Y ya era hora.
Como siempre, debo aclarar que mis elecciones son mías, y se basan, básicamente, en lo que yo pienso. Lo que viene a ser un tanto ególatra, lo sé. Pero, oye, cada uno en su blog, y Fel en el de todos.
En fin, que el número uno, la para mí mejor serie de la historia de la televisión es:

1. Buffy, the Vampire Slayer.


Apuesto a que más de uno se veía venir esto. Pues sí, aceptadlo: la serie con el nombre quizás más estúpido de la historia, y que a primera vista parece la cutrez personificada, es, en mi humilde opinión, lo mejor que nos ha dado por capítulos la caja tonta.
Aún recuerdo mi primera experiencia. Estaba haciendo el vago una tarde, y me puse la tele de puro aburrimiento. Zapeando, de repente me topé de bruces con una escena en la que una chica que estaba bastante buena y un tío un tanto torpe pero lleno de buenas intenciones (con el que me sentí total y completamente identificado), recorrían una especie de catacumbas, huyendo de lo que parecían ser vampiros.
Enseguida descubrí que aquella chica se llamaba Buffy, y que su trabajo era patearle el culo a todo bicho no viviente que se pusiera a su alcance. El episodio, que resultó ser la segunda parte del piloto, terminó, y los créditos pasaron acompañados de un guitarrero y característico tema musical. Enseguida busqué el nombre de la serie en la programación del día, y descubrí que al día siguiente ponían otro episodio. Y lo vi. Y, por patético que suene, mi vida no hubiera sido la misma sin haberlo hecho.
Tías buenas haciendo Kung Fu, identificación personal, y música rock. Así me enganché a Buffy, hace ya prácticamente nueve años. Hoy en día, y aunque la serie ya haya acabado, aquellos personajes siguen ocupando mi mente de vez en cuando. Y os puedo asegurar que, aunque las razones antes expuestas siguieron siendo importantes para mí, durante las siete temporadas que duró BtVS, pude descubrir que bajo la fachada cutre de aquella serie había algo más. Mucho más.

2. The Simpsons.

De no ser por mi amor incondicional por Buffy, las aventuras de esta familia amarilla ocuparían un indiscutible primer puesto en esta lista. Durante diecinueve temporadas (y subiendo) el mundo ha sido un poco más capaz de reírse de si mismo. Tantos momentos míticos, tantas risas irrefrenables... Los Simpson son una de esas pocas series que soy capaz de ver una y otra y otra vez sin cansarme en absoluto. De hecho, cada vez que vuelvo a ver un episodio siempre me río más que la vez anterior.
Como leí en alguna parte hace poco, Los Simpson son a los años noventa (y finales de los ochenta) lo que el álbum Sgt. Peppers a los sesenta. Una vez que ambos hicieron su aparición, la cultura popular nunca volvió a ser lo mismo.

3. Fraggle Rock.

¿Quién no recuerda a Gobo, Dudo (Wembley), Musi (Mokey), Bombo (Boober) y Rosi (Red)? ¿Quién no recuerda a los Goris (Gorgs), a los Curris (Doozers), a la Montaña de Basura, a Sprocket o al Tío Viajero Matt? Todos los episodios de esta excelente serie enseñaban y educaban a ritmo de rock, blues o soul, sin adoctrinar ni caer en la moralina barata. Y rara vez se han visto personajes más tiernamente humanos que los que pululaban por las entrañas de la Roca Fraggle, pese a que en esencia no fueran más que marionetas de felpa.
En resumen, todo un ejemplo del desaprovechado potencial educador que tiene la TV. Sin ninguna duda, Jim Henson ha sido uno de los grandes genios del siglo XX. Ahí, a la altura de Chaplin u Orson Welles.

4. Friends.

Otra de esas pocas elegidas series que soy capaz de ver una y otra vez sin perder el entusiasmo por ella. Friends era la historia de Chandler, Mónica, Rachel, Ross, Joey y Phoebe en ese paso crítico que damos todos al pasar de ser jóvenes, y considerarnos como tales, a no serlo tanto, y tratar de comportarnos como tales. Un humor surrealista basado principalmente en la personalidad de los protagonistas y de la infinidad de grandes secundarios, y unos actores perfectos en sus papeles fueron los ingredientes de esta serie que tuvo todo el éxito que se merecía. Esto es: muchísimo.

5. Angel.

Esta serie, que surgió como spin-off del número uno de mi lista, Buffy, la Cazavapiros, seguía las aventuras y, principalmente, desventuras, del vampiro favorito de todos en su lucha contra las fuerzas del mal en la ciudad de Los Ángeles. Argumento a priori tan cutre como el de su serie de origen, no pudo ni siquiera llegar a empañar cinco excelentísimas temporadas televisivas, repletas de grandes tramas, estupendos personajes y tremendos giros argumentales. Humor, amor, terror y drama (y no por ese orden ni por el contrario) nunca se compenetraron tan bien.

6. Saint Seiya.

Mi única incursión en el mundo del anime se salda con esta famosísima amén de excelente serie acerca de los llamados Santos, caballeros que llevan sus constelaciones protectoras por armadura (literalmente), y que juraron defender el bien y proteger a la diosa Atenea. De nuevo, una sinopsis que da una impresión muy pobre. Pero la cuestión no es lo que se hace, sino cómo se hace. Y Saint Seiya es una serie de factura impecable. Por no decir que resulta casi imposible terminar de ver un episodio y no poner inmediatamente el siguiente.

7. Battlestar Galactica (2003).

Ciencia-ficción en todo su esplendor, esta reinvención de aquella antigua serie homónima (que, por cierto, nunca vi) se adentra en los recovecos más oscuros de las relaciones humanas. Los Cylons han vuelto, esta vez para quedarse, y la raza humana se encuentra, de un día para otro, al borde de la extinción. Son tiempos de guerra, y no habrá decisiones fáciles, ni alianzas duraderas. Y NADIE es de fiar.

8. The Young Indiana Jones Chronicles.

Esta serie pasó sin pena ni gloria por la pequeña pantalla, en gran parte debido a las inevitables comparaciones con sus hermanas predecesoras de la pantalla grande. En ella podíamos seguir a un Indiana Jones inexperto e inmaduro a lo ancho y largo del globo, durante los viajes de su infancia acompañando a sus padres y en sus posteriores experiencias como parte del ejército belga primero, y posteriormente de la inteligencia francesa, en la Primera Guerra Mundial. Pese a ciertos episodios de factura excesivamente pobre, la serie alcanzó un buen nivel de calidad que, en mi opinión, nunca ha sido justamente valorado.

9. Futurama.

Segunda criatura parida de la mente del genial Matt Groening, tras Los Simpson, esta serie nos muestra cómo podría llegar a ser el mundo en el año 3000. Repartidores criogenizados, inventores seniles, capitanas monoculares, burócratas con rastas, niñas pijas y langostas humanoides con serios problemas de autoestima son solo unos pocos ingredientes en la hilarante receta televisiva que es Futurama. Ah, y luego también está Bender.

10. Frasier.

Sitcom que sigue al psicólogo interpretado por Kelsey Grammer en Cheers en su nueva etapa como consultor radiofónico en la ciudad de Seattle, y que nos muestra su convivencia con su padre, policía ya retirado, con su pedante hermano Niles, con su asistenta... y con el perro. No muchas series han alcanzado tal grado de comicidad y han sido al mismo tiempo recompensadas con los premios que Frasier ha recibido. Como, por ejemplo, el Emmy a la Mejor Comedia Televisiva durante cinco años consecutivos (1994-1998). Hilarante calidad al poder.

Tuesday, September 18, 2007

London Calling (6)

Sábado, 27 de Enero

El sábado, nuestro penúltimo día en Londres, fue probablemente el peor de todos. Se podría decir que nada nos salió bien. Por eso este es el post más corto de todos. Por no tener no tenemos ni fotos de ese día. Porque hay cosas en las que es mejor no recrearse. Y, además, no vendría al caso hacerlo.

Aquel día nos levantamos más tarde de lo habitual, pero dado que nuestros planes para la mañana no incluían desplazamientos más largos que unos diez minutos de tranquilo paseo, creímos que merecía la pena remolonear un poco. Y no, no pedimos que el servicio despertador del hotel nos despertara aquella mañana.

Una vez salimos del hotel, nos pusimos a caminar en dirección oeste, al mercadillo de Portobello Road, en Notting Hill. Era sábado. El día grande. Y había que aprovechar.
De camino nos paramos en un par de tiendas de discos, de esas que ojalá hubiera en toda ciudad. Pequeñas pero bien surtidas. CDs, vinilos, EPs... había de todo y para todos los gustos. Lugares deliciosamente deliciosos si te gusta la música.
Cuando llegamos a nuestro destino, el mercado de Portobello ya estaba atestado de gente, y nos lo recorrimos de abajo a arriba, y posteriormente de arriba a abajo. La verdad es que se puede encontrar de todo. Había cientos de puestos de ropa, puestos de pósters, puestos de artículos de ropa militar, puestos de chapas, puestos de imanes para el frigorífico... De todo lo que uno pueda imaginarse.
La lástima es que, en el mercadillo de Portobello (y esto vale para más o menos nuestra estancia completa en Londres), escuché una frase en inglés por cada dos que oía en español. O en italiano. Somos una plaga, un virus que está extendiéndose por el mundo. Así, hoy por hoy tengo una sensación ambivalente hacia RyanAir. Siento gratitud, por permitirnos visitar Londres por tan poco dinero, y desde luego llego a sentir hasta odio por permitir a TODO el mundo visitar Londres por tan poco. No es que me queje de la igualdad de oportunidades. Me quejo de la masificación de ellas. Y menos mal que fuimos en Enero. No me quiero ni imaginar Londres en pleno mes de Julio. No quiero.

En Portobello compramos algunas camisetas y un vestido, y además le compré un regalo muy especial a un amigo vilafranqués,al que por circunstancias de la vida, aún no se he podido dárselo. Así que no voy a decir lo que es, no vaya a ser que lea esto.

Agotados y cargados con bolsas regresamos al hotel a mediodía, a comer los restos de fiambre esos que llevamos todos a los viajes y que tan ricos saben después de seis días. Además, había que ahorrar por algún lado, ya que en otras cosas no nos estábamos cortando un pelo.
Ya en el hotel nos hicimos los remolones y, tras un buen rato gastado en no hacer nada, nos decidimos a pasar la tarde comprando los regalos que aún no habíamos tenido la oportunidad de comprar. Que no es plan de dejarlo todo para el último día. Y menos si el último día es Domingo.

Entre lo que aún nos faltaba por comprar, estaba el té, que había pensado regalar a mis padres. Y decidí ir a la tienda más antigua y más prestigiosa de todo Londres a por ello: Twinings, desde 1706 sita en el número 216 de Strand. Así que cogimos el tube hasta la parada de Charing Cross, donde más o menos empieza Strand. Y desde allí nos pusimos a andar. Muy tarde descubrimos que Strand no solo es una calle muuuy larga, sino que Twinnings no estaba precisamente a quince minutos de camino. Pero al menos pudimos disfrutar muy por encima de la zona del Temple, y de los impresionante edificios que flanquean Strand. Arquitectura como esa, y en tal cantidad, no se ve todos los días. A no ser que vivas en Londres y tengas que pasar por allí para ir al trabajo, claro.

En resumidas cuentas, que tras darnos un paseo colosal hasta Twinnings, descubrimos que sólo abrían de Lunes a Viernes. La luz apagada y las puertas cerradas a cal y canto eran buena prueba de ello. Demasiado para mi planeadísimo viaje.

Para volver cogimos, evidentemente el tube, con el que pretendimos hacer transbordo en Tottenham Court road. Para nuestra desgracia, la estación estaba cerrada por obras. Con lo cual, otro rodeo en busca de una estación de metro que nos pillara bien.
Hacia las 19:30 habíamos quedado con Antonio y sus amigos castellanos en la mismísima puerta del Ritz, y acudimos a nuestra cita raudos y veloces, haciendo una breve parada en Waterstone’s primero. Parada en balde, debo decir. Por lo poco que duró, y por las circunstancias.

Tras media hora de espera en la fría calle, a las 20 horas decidimos pasar de esperar más, y nos fuimos enfurruñados al hotel, esperanzados de que el domingo fuera un nuevo día. Aunque, eso sí, debo decir que de camino decidí quitarme una espina clavada y me presenté de nuevo en Waterstone’s, de donde, esta vez sí, salí con un libro bajo el brazo. La más que recomendabilísima biografía de Freddie Mercury, escrita por David Evans y por el que fue su amigo, asistente, y la persona que mejor conoció al hombre real tras el mito, al menos en teoría: Peter Freestone. Fans de Mr. Mercury que aún no lo hayáis leído, no sé a qué estáis esperando.

Para otras entregas de London Calling:
- London Calling (1): Lunes, 22 de Enero.
- London Calling (2): Martes, 23 de Enero.
- London Calling (3): Miércoles, 24 de Enero.
- London Calling (4): Jueves, 25 de Enero.
- London Calling (5): Viernes, 26 de Enero.
- London Calling (y 7): Domingo, 28 de Enero.

Monday, September 17, 2007

Organic #5

Welcome to this week's installment! So you thought things were heating up? Well, then take a look at today's update and see how delicate Koori's situation has become. Of course, with all of you guys wanting to get her in trouble we shouldn't be surprised this is how things are. Hopefully, she will be resourceful enough to get out of this potentially lethal situation. Maybe she has a secret weapon? Maybe the guy on the back will get to her in time? Maybe his intentions are even worse than the Lizard Man's? I certainly don't know. This is Organic, so you decide what happens next!

PS: This time, you can also see the sketch for the panel. Enjoy!

Sunday, September 16, 2007

Matar por dinero

El concepto de asesino a sueldo es algo que todos conocemos, y meterse en la piel de un mercenario o un francotirador es algo que centenares de videojuegos nos han permitido hacer con mayor o menor grado de realismo y satisfacción. Dicha satisfacción viene, en gran medida, a través de Internet, los juegos multijugador, y los centenares de horas que los jugones de pro tienen a bien pasarse dándole al gatillo virtual. Una pérdida de tiempo, dirían algunos. Afirmación que, a partir de ahora, deja de ser estrictamente cierta.
La gente de Kwari ha unido todos estos conceptos y le ha dado una nueva vuelta de tuerca a la idea. ¿Cómo? Pagando a los jugadores por cada muerte de que sean responsables.
Según explican en su página web, en Kwari no sólo puedes jugar gratis, sino que ganas dinero real por cada jugador que te cepillas y por cada bonus que encuentras o misión que completas, y todo el dinero que se paga a la compañía es redistribuido en el juego en forma de bonuses y otras recompensas. A estas alturas, y dado que todos sabemos que nadie regala nada en este mundo, probablemente os estéis preguntando dónde está el truco. Bien, helo aquí: en Kwari sólo tienes que pagar por una cosa: la munición.
Las implicaciones son, supongo, obvias. Si no quieres perder más pasta de la que ganas masacrando gente, debes planear, elegir con cuidado tus objetivos, y no malgastar balas. Nada de saltar en medio del campo de batalla disparando a diestro y siniestro con la esperanza de matar antes de ser matado. Más vale ser fan de Enemy at the Gates que de Commando. Aquí cada bala es valiosa, cada cartucho un pequeño tesoro. Vamos, como en la vida real, digo yo.
Así que lo dicho. Pasaos por la página web de Kwari, y echadle un vistazo. Y si queréis darle buen uso a todas esas horas que pasáis eliminando adversarios en Internet, apuntaos a la beta del jueguecito, a ver qué pasa. Y no dejéis de decirme cómo os resulta el invento.

Saturday, September 15, 2007

Lagartos coloreados

Bueno, bueno, bueno. Ya sé que queríais ver la cuarta viñeta de Organic coloreada, pero me confundís con alguien que no es un vago, así que aquí tenéis un tercio del dibujo. Lo pinté en cincuenta minutos mientras escuchaba el episodio número veintiocho de Smodcast, y cuando Kevin Smith puso punto final a su charla semanal, como que no me apeteció seguir cara a la pantalla. En fin, mejor eso que nada. Enjoy!

Friday, September 14, 2007

Movie & TV News

What would I do without G4's The Feed? Well, I guess lots of fun news would go unnoticed (I found most of the following items there). Lessee what we have today…

Harry Potter is the most-grossing film franchise ever. Not even the six Star Wars movies made more money than the five Potter films… and there's still two more coming. Go Harry! (And Hermione, of course.)

Bruce Campbell declines participating in Bubba-Ho-Tep II. And that's a good thing, if you ask me. I saw the first one a few months ago, and "atrocious" doesn't even begin to describe how wretchedly awful that movie is. To sum it up, it's an old Elvis Presley fighting a mummy. Yup, just like that. A sequel? No, thanks.

Potentially awesome shows premiering in the fall: Bionic Woman, Journeyman, Reaper, and Pushing Daisies. Follow the links to learn more about them.

All of a sudden it's 1982 again, and a new Tron movie is in the works! Do I really need to say anything else? Well, maybe that chances are it will suck.

January 25th, 2008 is the chosen opening day for one of the least-expected sequels of all time: John Rambo. Let's not go see it.

Sarah Michelle Gellar gets the toon treatment in this supercool Buffy statue. Check out the different pictures, and then tell me if she isn't adorable!

And finally, for all the BattleStar Galactica fans out there, it's just been announced that the last season of the show (season four) will be split in two ten-episode mini-seasons like they did with the second one. I guess they can get twice as much money when they release them on DVD. I'm still waiting for a price drop. Maybe by the time I'm done with The X-Files.

Thursday, September 13, 2007

GMeP: Philadelphia - Io Son La Vita, Io Son L'amore

Éste es un post que debió ser publicado hace ya unos cuantos meses. Lo perdí, lo olvidé, y ahora lo he encontrado. Y lo recupero aquí.



My grandmother died of cancer last week. Well, she suffered from a very long illness and a process way more complicated than it might seem just judging from that first sentence. But I'm definitely not going now into further details. She died, and she was the last grandmother that I still had left.

Just a few days later, I turned on the TV, and I caught up with the last hour of Jonathan Demme's movie Philadelphia, starring Tom Hanks, Denzel Washington, Joanne Woodward and Antonio Banderas. It is of course a film particularly known because of the song Bruce Springsteen wrote for it, the beautiful Streets of Philadelphia, and because of the scene in which Andrew Beckett (Tom Hank's character) infects us with his passion for Maria Callas's interpretation of La mamma morta, an aria from Umberto Giordano's opera Andrea Chénier.

But the scene that, for obvious reasons, really got this time fully to my heart was the one I'm posting here. The very last scene of the movie. The reunion of Andrew Beckett's family and friends right after his funeral, where they remember and celebrate him. That's not the way we usually deal with death here in Spain, and I actually regret it. When I'll pass on, I would like to be remembered and celebrated the happy and festive way, but, anyway, I don't want to go on a rant about it right now either.

The clip song is Neil Young's Philadelphia, and for my life that I could never think of any other piece of music which fitted so perfectly the scene as this one. Its simple core, which is a beautiful, and almost childish little catching phrase on the piano, manages to express sadness and hope at the same time. In my honest opinion, a true masterpiece.

Wednesday, September 12, 2007

Habemus Título

Ya podemos pregonarlo a los cuatro vientos, porque es oficial: la nueva aventura de Indiana Jones en pantalla grande llevará por nombre Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull.
El título, desvelado por Shia LaBeouf durante la gala de los MTV Music Awards, acaba con la especulación acerca de los seis posibles títulos que se barajaban.
Desde luego, si alguna vez existió un título cutre, seguro que es éste. Pero, de nuevo, Indiana Jones and the Temple of Doom no es que tampoco fuera ningún ejemplo de intitulación ejemplar, desde luego.
Ya nos queda menos para ese ansiado Jueves, 22 de Mayo, fecha de estreno mundial de Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull. Más vale que, nos guste o no, vayamos haciéndonos al título, porque, una cosa es segura: lo vamos a oír hasta la paranoia.

PD.- A vuestra derecha tenéis una nueva opción en Sunny Jhanna. Sí, nos hemos vuelto locos, hemos tirado la casa por la ventana (aparte de tirar de plantillas de Blogger), y ahora tenemos encuestas. Qué será lo próximo... ¿una opción para jugar al Pong?
¡Sunny Jhanna con el siglo XXI!

Tuesday, September 11, 2007

London Calling (5)

Viernes, 26 de Enero

Como el día anterior nos habíamos dado una paliza de cuidado, decidimos no levantarnos demasiado pronto, así que el teléfono de nuestra habitación sonó a las 9:15. En lugar de a las 9:30, por supuesto, que fue la hora que dijimos la noche anterior en recepción.
Casi no llegamos al desayuno, y yo me pregunto... ¿por qué los horarios de los desayunos buffet no pueden durar hasta las 11? Cierto que a esas horas mucha gente ya está almorzando, pero uno está de vacaciones tanto para aprovechar el día como para despertarse tarde y pasárselo haciendo el vago. Claro que, pensándolo bien, para eso me quedaría en mi casa, no me pago un hotel en Londres.

Antes de coger el tube nos dimos un paseíllo por Queensway para comprar algo de pan con el que poder luego almorzar unos sándwiches, que no todo iban a ser restaurantes; además de un rotulador, elemento más que indispensable para nuestra primera visita del día.

Dejamos el tube en Earl's Court, y dimos un paseo andando hasta el número 1 de Logan’s Place, dirección de Garden Lodge, la casa donde, durante sus últimos años, Freddie Mercury vivió y murió. Como fans de Queen y del todopoderoso Freddie, teníamos que ir allí y dejar nuestra huella. La entrada en si, que es todo lo que se puede ver de la casa, no es nada mas que un muro con una puerta de madera y un timbre cochambroso. Pero es lo que tiene la iconoclastia. A nadie le extraña que los fans de los Beatles visiten el paso de cebra que inmortalizaron en la famosa portada de su disco Abbey Road. De hecho, es una pena que no llegáramos a verlo, porque por lo que sé deben estar hasta las aceras llenas de pintadas y mensajes de los fans.

Los garabatos aquí no eran tan tan abundantes, pero por supuesto también los había. Lo que sí que me llamó mucho la atención fue que un altísimo porcentaje de esos mensajes estaban escritos por españoles. De hecho, creo que había tantas palabras en castellano en ese muro como las que había en inglés. En fin, que ni cortos ni perezosos, Rebeca y yo también dejamos nuestra impronta. Como debe de ser. Desde allí solo fue cuestión de dar un paseo hasta el sur de Kensington Gardens, donde se encuentran el Science Museum, dedicado a la ciencia (duh!), el Victoria and Albert Museum centrado en el diseño y las artes decorativas, y el National History Museum, que fue en el que decidimos pasar la mayor parte del día.

Debo reconocer que la visita fue, desde mi punto de vista, bastante decepcionante. Y no es que el museo no fuera todo lo que me esperaba. Sí, es un museo interactivo, en el que los objetos expuestos prácticamente exigen ser tocados y manoseados. Ya vi algún museo por el estilo cuando estuve en Los Angeles. Claro, que entonces no era más que un niño, y no pude menos que apasionarme. Ojalá hubiera sido un niño también durante esta visita, porque probablemente habría disfrutado el triple. Padres que tengáis hijos (de nuevo: duh!), llevadles a que disfruten de ese tipo de sitios de vez en cuando, que no todo va a ser pasar el sábado por la tarde en el Carrefour. Por favor.

El museo en si se divide en dos áreas, las llamadas Life y Earth Galleries. En ellas pueden encontrarse exposiciones muy conseguidas, como una reproducción automatónica de un T-rex (y no estoy hablando de Marc Bolan), un simulador de terremotos o el hall de entrada a las Earth Galleries. Aunque, la verdad, donde mejor creo que nos lo pasamos fue en la sala de Biología Humana, descubriendo efectos ópticos y probando juegos de habilidad. Y también fue divertido aquel momento en el que, sentados en una mesa de la cafetería del museo, Rebeca se levantó para ir al baño y cuando volvió se sentó en la mesa equivocada, tan solo dándose cuenta cuando ya casi había empezado a intimar con el hombre mayor que ya estaba sentado allí antes.

Hacia las 17 horas decidimos dejar ya el museo, que más o menos habíamos visitado por completo, y nos encaminamos por Brompton Road hacia la zona centro de Londres. Y como de camino nos pillaban los famosos almacenes Harrods, pues en ellos que nos metimos a curiosear.

El interior de los almacenes Harrods está dividido en compartimentos, y no miento cuando digo que a los cinco minutos no tenía ni idea de dónde estábamos, por dónde se iba hacia la salida, por qué estaba Mohamed Al-Fayed allí subido sonriente a un pedestal (total, que resultó ser la figura de cera a su imagen y semejanza que preside los almacenes) o ni siquiera de cómo demonios hacen allí para poder vender de TODO lo que se le ocurra a uno. Por supuesto, evitamos comprar nada, pero cuando Rebeca se encontró ante la sección de saldos de La Perla, la marca italiana de ropa interior femenina, supe que no había nada que hacerle. Íbamos a salir más pobres de lo que entramos. Aunque más ricos en ropa interior, eso lo puedo asegurar.

Tras la visita consumista, seguimos nuestro camino hasta el centro londinense, donde en Piccadilly, a escasos metros de Piccadilly Square, nos esperaba una de las visitas obligadas, al menos para mi, de nuestro viaje: Waterstone’s, la que es, que yo recuerde, la librería en superficie más grande de Europa. Como a Rebeca no le hacía mucha gracia seguirme de estantería en estantería, nos separamos y decidimos quedar en la entrada a una hora en concreto. Yo, por mi parte, me lo pasé pipa. Tanto libro a mi alrededor... Tanta buena lectura en potencia... En la sección de fantasía y ciencia-ficción mi mandíbula se desencajó al ver la cantidad de libros que poblaban las estanterías. Nada de Greg Keyes, though. Aquella tarde salí de Waterstone’s con las manos vacías, incapaz de decidirme por comprar algo o no, pero una cosa es segura: si aquella visita me llega a pillar en mi momento más agudo de lector friki de Star Wars, me dejo todos nuestros ahorros allí. Seguro.

Nada más salir de Waterstone’s llamamos por teléfono a Antonio, que creo recordar tenía el día libre, para quedar para cenar. Casualmente, dos conocidos españoles suyos habían llegado a Londres ese mismo viernes para pasar el fin de semana, así que quedamos con ellos en Leicester Square, y nos fuimos a visitar algunos pubs, y a saborear unas buenas pintas de cerveza. De hecho, incluso llegamos a cenar en uno, que mantenía abierta su cocina a aquellas horas contra todas nuestras esperanzas, y no tengo palabras para describir el jugoso sabor del burger que, más o menos, todos nos pedimos. Delicioso en el más puro Homer-sentido de la palabra.

Todos juntos volvimos a Queensway, y mientras que Rebeca decidió irse a dormir directamente, Antonio, sus dos amigos y yo nos metimos en un pub australiano a beber las últimas pintas de cerveza. Igual que el día anterior, el Bombero y yo nos quedamos charlando allí en el pub, y luego en el pasillo del Hotel, hasta pasada la una y media de la noche.

Para otras entregas de London Calling:
- London Calling (1): Lunes, 22 de Enero.
- London Calling (2): Martes, 23 de Enero.
- London Calling (3): Miércoles, 24 de Enero.
- London Calling (4): Jueves, 25 de Enero.
- London Calling (6): Sábado, 27 de Enero.
- London Calling (y 7): Domingo, 28 de Enero.

Monday, September 10, 2007

Organic #4

Welcome to this week's installment of Sunny Jhanna's most popular webcomic, Organic! Last week, the Lizard Men were zeroing in on an unsuspecting Koori, and now all hell has broken loose. Will she be caught in the net the Lizard Man is throwing at her? Will she manage to escape? This is Organic, so you decide what happens next!

Sunday, September 09, 2007

Evil Canines

Today's post is dedicated to my dear friend Jorge, who will surely appreciate it.

Last Friday I watched (for the second time) that interesting TV show named Dog Eat Dog. I still remember when Jorge described it to Lori, Alberto and I back in Athens, and everything he said is certainly accurate: you have a bunch of hot girls in bikinis going through different courses and trials, and the camera is right there on their crotch. This is true, but I would also like to point out that some of the games are actually fun to watch (probably not to suffer in your own skin), and the hostess, Brooke Burns, is beautiful beyond the world.

Basically, the contestants, who have had a day to get to know each other, need to choose somebody to play one of the games. And this is the fun part: they have to choose the player they think will fail, so they can get rid of all their opponents and get the money (hence the title of the show), and this is where what they learned about each other comes in handy. However, once there's only one contestant left (the Top Dog), then he or she has to face the other contestants that have ended up in the Dog Pound, and if they can answer the questions she gives them, they get the money and the Top Dog becomes the Top Loser.
The show in entertaining and little else, but it is worth watching just to see Brooke Burns. And I mean, really. (If you don't believe me, check out some pictures here and her Maxim photo shoot video here.) Also, while I was doing research for this post (I'm such a scholar!), I found out that Brooke broke her neck in an accident over a year ago, and almost became a quadriplegic. However, she managed to recover and now she is fine, so besides celebrating her amazing beauty, I am also celebrating the fact that she is okay, when the outcome could have been much, much darker. Here's to you, Brooke!

Saturday, September 08, 2007

When They Come for You

I wanted to go see Hot Fuzz when it opened back in April, but multiple other movies prevented me from doing so. Fortunately, a friend of mine rented it (it just came out on DVD), and we watched it a few nights ago. And I enjoyed it immensely.
The people behind Hot Fuzz are the same guys who brought you Shaun of the Dead: Edgar Wright co-writing and directing, Simon Pegg co-writing and co-starring, and Nick Frost co-starring in this parody of all buddy-movies. Clear homages to Bad Boys and Point Break (to name just a few) are scattered throughout the movie. In the film, supercop Nicolas Angel is transferred from a London precinct to Sandford, a sleepy little town with no crime, because his efficiency was making everybody else in London look bad. Needless to say, as soon as Sergeant Angel arrives, he begins to see suspicious people everywhere, but is he right or just paranoid?
The movie is clearly divided into two parts. The first one, which is most of the movie, is a laugh-out-loud comedy that I enjoyed very, very much. The second part is an actionfest (with funny parts too) that takes the term "action movie" to whole new levels of ludicrousness. I liked the first part better, but the whole movie works brilliantly, and the laughs keep coming in every single scene. And besides the writing, it's Simon Pegg (Sergeant Angel) and Nick Frost (PC Butterman) we have to thank for those priceless comedic moments. If they were funny in Shaun of the Dead, they knock the ball out of the park in Hot Fuzz. Their chemistry is beyond description, and they deliver their lines with such aplomb that you don't believe they could restrain themselves. Then, when you watch the outtakes, you see they really couldn't most of the time. It is obvious they were having a great time, and that certainly shows in the film.
So there you go: go see this movie if it's playing in theaters (you can see the trailer here, and also play a little game), or get it on DVD as soon as you can: you will have an incredibly good time!

Friday, September 07, 2007

Random News

You know how I like to occasionally offer compilations of not-so-random news. Well, it's that time of the month again, so fasten your seatbelts and join me for a ride.

George Lucas, a recurrent guest here in Sunny Jhanna, says that The Clone Wars animated series premiering next year will be at least 100 episodes long. I can't wait… Actually, not only can I wait, but I have zero interest in this.

It seems the ubiquitous Nicolas Cage might play Magnum in the Magnum PI movie that's in the works. Will it be as good as I remember the show being? Or, even more important, was the show as good as I remember it? The answer to both questions is probably the same.

This one's too good not to share with you, dear readers. I couldn't care less about Ridley Scott, but he just said something we were all anticipating (and making fun of) a few weeks ago here in Sunny Jhanna. On the topic of downloading movies from the Internet and watching them on your iPod or computer, he claimed that "we try to do films which are in support of cinema, in a large room with good sound and a big picture". Or, in other words, as true to the director's vision as possible [insert laughs here]. And then he goes on to say that "we're fighting technology. While it has been wonderful in many aspects, it also has some big negative downsides". And here I was thinking that it was the new technology that allowed the directors to actually present on screen exactly what they had in their minds. I thought that's why Scott himself is re-releasing Blade Runner later this year. Ah, the irony.

Angel lives again… or is undead again, or whatever phrase fits this character's state. After the success of Buffy Season 8 (which is now being said to be an open series with no end planned, hahaha), the Angel series will also continue in comic book format. I just hope they get a good artist this time, as opposed to spend all the flashy artwork on the cover. Probably not...

And that's it for now. We'll have more news in individual posts. Either that, or we'll run out of stuff to talk about.

Thursday, September 06, 2007

Nessun Dorma

Desgraciadamente, hoy nos hemos despertado con la muerte de otro grande. Igual que El Fary hace ya más de dos meses, Luciano Pavarotti ha muerto esta mañana a los 71 años en su ciudad natal, Modena, víctima de un cáncer de páncreas.


Mientras el mundo entero se vuelca en elogios y sinceros homenajes, desde Sunny Jhanna aportamos nuestro pequeño granito de arena en la despedida de este mítico hombre que fue, a la vez, gran persona, nulo actor, voz incomparable e inigualable tenor.

Para la historia quedan sus cientos de representaciones operísticas, su récord de subidas y bajadas de telón tras una actuación (165), sus actuaciones con José Carreras y Plácido Domingo, cuyo disco Carreras - Domingo - Pavarotti: the Three Tenors in Concert sigue siendo el disco de música clásica más vendido de la historia, o sus colaboraciones con otros artistas como U2 o James Brown.

Otro genio que se nos ha ido, sin el que nos quedamos un poco más solos.

Wednesday, September 05, 2007

Clásicos imperecederos

Si ha habido un post en la historia de Sunny Jhanna que debería venir firmado por dos de los Blogueadores Oficiales del Reino, es éste. La otra noche, Halagan y el nene nos pegamos una maratoniana sesión messengeril que, gracias a la diferencia horaria, él notó más que yo, pero bueno. El caso es que, de algún modo, empezamos a pasarnos enlaces a vídeos de humor, algunos conocidos por ambos, otros sólo por uno de los dos, y nos pudimos reír bien a gusto con los citados clips. Fue entonces cuando decidí escribir un post con las joyas televisivas que recuperamos, para vuestro goce y disfrute personal. Estoy convencido de que, si sois españoles, conoceréis todos o casi todos estos vídeos, pero es probable que no los hayáis visto en mucho tiempo y os traigan, además de carcajadas, algún que otro recuerdo. Así que, aquí os insto a que recordéis a ese personajillo que daba en llamarse Carlos Jesús, entrevistado por el entrañable Cárdenas para hacernos reír lo que no está escrito. Aquí tenéis un segundo vídeo del interfecto, más un tercero en el que describe con detalle los trece millones de naves que estaban a punto de venir a la Tierra provinentes de Raticulín, de Alfa, y de Beta. (Digo yo que los de Omega pillaban demasiado lejos.)
Si las lágrimas os dejan seguir viendo la pantalla, os recomiendo que os reencontréis con el famoso gitano que maldecía a la Sole en Al Ataque, o con la aparición más famosa del recientemente fallecido Francisco Umbral, en la que se cabreaba porque no se hablaba de su libro.
Pero si os van más las canciones, no os preocupéis: asombraos con el dominio del inglés que El Príncipe Gitano exhibe cantando In the Ghetto (con subtítulos para que sepáis qué canción está cantando); deleitaos con la pimpinélica predicción meteorológica a cargo de Martes y Trece; o sorprendeos con la insistente afirmación de uno de nuestros tacos más queridos en este desasosegante vídeo.
Si queréis algo más reciente, degustad de nuevo este hilarante episodio de Tomas Falsas de El Informal; y si preferís algo mucho más antiguo, volved a vivir el inmortal momento en que Ruiz Mateos ataca a su némesis Boyer, o cómo el mismo empresario pide ayuda superhumana para recuperar Rumasa. Hay que ver cómo pasan los años.