Sunny Jhanna

Bienvenidos a Sunny Jhanna, el sitio oficial de Las crónicas de Dae y Ruled by Spiders. ¡Gracias por visitarnos y regresad pronto!

Sunday, August 02, 2015

Un par de criaturas

Como bien indica el título de esta entrada, aquí tenéis un par de criaturas que dibujé el otro día. Obviamente, no son más que bocetos medio garabateados sin demasiada complicación, y aunque los hice por la mañana, les voy a colocar la etiqueta de bocetos nocturnos dado el similar espíritu que comparten con los rayajos pertenecientes a dicha serie. ¡Espero que os gusten!

Friday, July 31, 2015

A la sombra de los pinos

Ah, Wayward Pines: qué extraña relación hemos tenido tú y yo. Aunque, si he de ser sincero, la culpa es mía, por haberme dejado enredar por mi esposa, pero bueno.

A principios de junio, Crystal y yo empezamos a ver Wayward Pines, una miniserie de televisión de diez episodios producida por M. Night Shyamalan y basada en la trilogía escrita por Blake Crouch. Para que os hagáis una idea, Wayward Pines comienza con el agente federal Ethan Burke (Matt Dillon) despertándose en el pueblecito titular tras un accidente terrible. Burke trata de contactar con su esposa y sus superiores, pero pronto se da cuenta de que algo o alguien está impidiendo que se comunique con el mundo exterior. (¿Tal vez el extraño sheriff Pope, interpretado por Terrence Howard?) Las cosas toman un cariz más serio cuando Burke intenta irse de Wayward Pines, y descubre que la carretera da la vuelta en círculo y lo lleva de nuevo a esta prisión con forma de. Y cuando Burke descubre que el tiempo parece transcurrir de forma diferente para los distintos vecinos de la localidad, el pobre hombre empieza a dudar de su misma cordura. Interesante, ¿verdad?

Los tres primeros episodios nos encantaron, pero justo antes de que se emitiera el cuarto, mi esposa y yo nos fuimos a visitar Escocia. Como los tres primeros episodios nos habían planteado una decena de interrogantes (como Lost) y no nos habían dado respuesta alguna (como Lost), decidimos hacernos con la versión electrónica de los tres libros, y leerlos durante el viaje para averiguar qué demonios estaba pasando en Wayward Pines.

El primer tercio de Pines, el libro con el que empieza la serie, lo leí con impaciencia, ya que acababa de ver los sucesos narrados en la tele, y por tanto ya sabía lo que iba a pasar. Si ya sabía todo eso gracias a la serie de televisión, ¿para qué estaba perdiendo el tiempo leyendo lo mismo? Pero perseveré, y pronto eventos que aún no habían tenido lugar en la serie de televisión empezaron a desarrollarse, y las cosas mejoraron muchísimo. Tanto es así, que me ventilé la novela casi sin darme cuenta, y me puse con la segunda inmediatamente.

Para no alargar mucho la cosa, os diré que Wayward, segunda entrega de la trilogía, me encantó, y que la tercera, The Last Town, me resultó igual de amena y entretenida.
Dado que Crystal coincidía conmigo en la valoración de los libros y los había devorado con la misma celeridad que yo, ni ella ni yo podíamos esperar a continuar con la serie de televisión. Así pues, al volver de Escocia, nos pusimos a ver el cuarto episodio, pero como ya teníamos todas las respuestas a los misteriosos sucesos que estaban teniendo lugar en el pequeño pueblo de Wayward Pines, el episodio nos causó más impaciencia que otra cosa (justo lo mismo que me había pasado al empezar a leer el primer libro). Desafortunadamente, las cosas fueron a peor a partir del quinto episodio por dos razones: una, porque ya sabíamos lo que iba a pasar; y dos, por los tremendos cambios que los guionistas de la serie habían hecho con respecto al material original. Esto, obviamente, aumentó algo nuestro interés, ya que no sabíamos exactamente qué iba a suceder, pero, al mismo tiempo, no podíamos dejar de murmurar lo que todos hemos dicho más de una vez al ver una película basada en un libro que nos había gustado: ¡esto nos lo han cambiado!

Para resumir: las novelas nos encantaron, y la serie nos habría gustado mucho más si no hubiésemos leído los libros entre capítulo y capítulo; pero siendo objetivo, debo decir que la adaptación televisiva es, si no fiel a los sucesos de los libros, fiel al espíritu de las novelas, lo cual es muy de agradecer y es suficiente para recomendarla. Así pues, si el planteamiento os parece interesante, mi recomendación es que leáis los libros o veáis la serie, pero que no hagáis las dos cosas, especialmente al mismo tiempo. ¡Cuatro estrellas para las novelas... y tres para la serie!

Wednesday, July 29, 2015

Tinta invisible

Invisible Ink es un libro escrito por Brian McDonald para, como su propio subtítulo indica, ayudarnos a escribir historias con resonancia. Tras haber disfrutado y aprendido con su The Golden Theme, no me lo pensé dos veces y me hice con éste, y debo decir que me gustó más y me resultó incluso más útil que el anterior. Mientras leía sus sabios consejos, no paraban de ocurrírseme formas de mejorar y reconstruir la historia de mi próximo comic: cómo hacer que los temas resuenen, cómo hacer que los personajes ejemplifiquen el tema de la historia, cómo lograr que el protagonista crezca y conecte con los lectores, y un sinfín de cosas más que ya he incorporado a mi historia y que la han enriquecido y mejorado más de lo que puedo explicar. Cuando este comic esté terminado y sea un éxito, McDonald será una de la personas a quienes tendré que agradecérselo. Si estáis interesados en escribir historias con calado y que conecten con el público, no lo dudéis y leed tanto The Golden Theme como Invisible Ink, pues valen su peso en oro. ¡Cinco estrellas invisibles!

Monday, July 27, 2015

Otro punto de vista

Se ve que no debí pasar suficiente miedo jugando a The Evil Within, pues al poco de terminarlo me hice con su primera expansión, The Assignment, para profundizar en los terroríficos sucesos narrados en el juego. En The Assignment, el jugador controla a Juli Kidman, la compañera de Sebastian Castellanos que en esta ocasión se convierte en protagonista de su propia historia. Dicha historia transcurre de forma paralela a la de The Evil Within, y resulta de lo más interesante. Sin destripar nada de ninguno de los dos juegos, en The Evil Within, Juli desaparece en varias ocasiones dejando que Sebastian recorra los oscuros escenarios él solito, para aumentar el terror y el desasosiego del jugador. En The Assignment, el jugador descubre qué estaba haciendo Juli durante sus desapariciones en el juego principal, y como ya he dicho, lo que se desvela arroja una interesante luz a lo que vimos con anterioridad.

The Assignment es un juego marcadamente diferente a The Evil Within, ya que el sigilo y el esconderse de los enemigos no sólo se recompensa, sino que es absolutamente esencial. En The Evil Within, el jugador podía decidir ser cuidadoso y esconderse para no atraer a los enemigos o para ahorrarse preciosas balas (o porque no le quedaban), pero dado que en The Assignment Juli no tiene ni un arma ni media y en dos tortazos la matan, ser sigiloso y no estornudar en el momento inoportuno se convierten en la única forma de avanzar. Esta mecánica, obviamente, añade un tipo de presión y angustia diferentes a los del primer juego, y evita que las cuatro horas que dura resulten un mero alargamiento de The Evil Within.

Hay un par de ocasiones (un par, literalmente) en las que Juli encuentra un arma (una pistola y un hacha, ambas de duración extremadamente limitada), y debido a lo mal que el jugador lo ha pasado durante el resto del juego, ponerle las manos encima a algo con lo que defenderse de los monstruos produce una sensación de alivio similar a la que, me imagino, una persona sentiría si los sucesos del juego le estuvieran pasando en la vida real. ¡Un efecto muy logrado!

En general, The Assignment me ha encantado, y eso que tenía serias dudas sobre si debía comprarlo o no, ya que el único juego puramente de sigilo al que había jugado hasta la fecha (Hitman Absolution) permanece en mi estantería sin terminar debido a la creciente frustración que me hizo abandonarlo hace ya casi dos años. Ahora que he mejorado un tanto en mis habilidades sigilosas, tal vez le dé otra oportunidad. Pero vamos: si os gustó The Evil Within, y os va el sigilo y el esconderse detrás de cajas, no lo dudéis y seguid la aventura con The Assignment, que no os decepcionará.

Saturday, July 25, 2015

Felino noir

Amarillo es el título de la nueva entrega de Blacksad, la fantástica serie noir escrita por Juan Díaz Canales e ilustrada por Juanjo Guarnido. En esta ocasión, John Blacksad accede a conducir un coche desde Louisiana hasta Amarillo, Texas, para sacarse un dinerito sin tener que pelearse con nadie, pero las cosas se tuercen rápidamente y lo de evitar conflictos se queda más en bonita idea que en otra cosa.

Como siempre, la historia de Díaz Canales es entretenida, y las ilustraciones de Guarnido son colosales. Armado con sus acuarelas, el granadino pinta una magistral página tras otra, y la expresividad que les da a sus personajes hacen que el texto sea casi innecesario y que el lector se deleite con la fauna antropomórfica que puebla las distintas viñetas. Si aún no habéis empezado a leer esta serie, no sé a qué estáis esperando, porque es de lo mejorcito que se publica en la actualidad. ¡Cinco estrellas felinas!

Thursday, July 23, 2015

Relámpagos

En inglés, a la luciérnaga se la conoce como firefly, pero mucha gente en el sur de los Estados Unidos la llama lightning bug por razones obvias. Crystal y yo estábamos hablando sobre esto el otro día, y se me ocurrió que si al simpático bichito se lo llamaba lightning bug, deberíamos poder ver tormentas y relámpagos gestarse en su abdomen, o como mínimo verlo lanzar rayos cual Zeus en miniatura. Como no creo que vayamos a ver esto en ningún momento del futuro cercano de manera natural, sentí que era mi obligación tomar cartas en el asunto y hacerlo suceder, al menos sobre el papel. ¡Espero que os guste!

Wednesday, July 22, 2015

Festival de cine

¡Bienvenidos a la primera edición del Festival de Clásicos Dudosos! Durante las próximas dos semanas, el abajo firmante va a disfrutar de algunas de sus películas favoritas que hace años que no ha visto, y se lo va a pasar en grande.

Para darle legitimidad al asunto (como si la necesitara), se me ha ocurrido dividir estos clásicos por década (y ya sé que The Butterfly Effect es del 2000, pero qué se le va a hacer), y limitarlos a cinco por sección (y ya sé que en la primera hay seis, pero qué se le va a hacer). Si os apetece ver alguna de las quince películas listadas (bueno, dieciséis), no dudéis en hacerlo y luego comentarla con nosotros. Y si alguien se atreve a decir que estas obras maestras del séptimo arte no son verdaderos clásicos, al título del evento lo refiero. ¡A divertirse toca!