Sunny Jhanna

Bienvenidos a Sunny Jhanna, el sitio oficial de Las crónicas de Dae y Ruled by Spiders. ¡Gracias por visitarnos y regresad pronto!

Monday, September 01, 2014

Mentiras marinas

Red Seas Under Red Skies es la soberbia continuación de The Lies of Locke Lamora, la formidable novela de Scott Lynch de la que os hablé recientemente. En esta ocasión, las aventuras de los protagonistas transcurren a caballo entre la ciudad de Tal Verrar y el Mar de Cobre (o como decidan traducir Sea of Brass en español), e incluyen piratas, asesinos a sueldo y timos más complejos y audaces si cabe que los del primer libro. Y si estoy siendo vago en mi descripción es para no destripar nada ni del primer volumen ni de este segundo, pues ambas novelas están llenas de sorpresas y giros inesperados que no quiero estropearos. Lo único que puedo decir es que estas dos primeras entregas del ciclo de los Gentleman Bastards son de lo mejor que he leído este año en particular, y de lo mejor que he leído en fantasía en el último lustro, así que no lo dudéis y, si no habéis empezado esta serie todavía, salid corriendo a vuestra librería más cercana y comenzad a disfrutarla. ¡Una auténtica maravilla!

Saturday, August 30, 2014

Espiritismo enmarcado

Como tal vez recordéis, hace unos meses presenté una ilustración para la exhibición The Art of Darkness: Inspired by the Paranormal en el Banfill-Locke Center en Fridley, Minnesota. Dado que aceptaron el dibujo (no tenéis más que mirar el penúltimo párrafo de la página y ver quién está el primero de la lista, jejeje), tuve que imprimirlo y enmarcarlo antes de mandarlo a las frías Tierras del Norte, y aproveché para hacerle una foto antes de empaquetarlo. La exposición se inaugura hoy, 30 de agosto, y permanecerá abierta al público hasta el 27 de septiembre, así que, si Fridley os queda cerca y os pasáis por el Banfill-Locke, podréis ver la ilustración en persona. ¡Ojalá pudiera ir!

Friday, August 29, 2014

Violencia, pero con calma

Las dos últimas noches, Crystal y yo hemos visto dos películas que me han resultado bastante similares en más de un aspecto: Kill List y Blue Ruin. Nunca había oído hablar de ninguna de ellas, no cuentan con nadie conocido en su reparto, y aunque en ambas hay tiros y violencia a mansalva, las dos películas se desarrollan a un ritmo lento y pausado que a mí se me hizo algo pesado en más de una ocasión.

En Kill List, un par de tipos británicos que parecen ser asesinos a sueldo retirados deciden aceptar un trabajo para eliminar a varias personas que han estado cometiendo crímenes atroces, aunque ni el espectador ni ellos saben muy bien de qué va la cosa hasta el final. Por lo tanto, aunque la película no está mal, me pasé la mayoría del metraje preguntándome a dónde iba aquello y qué era lo que me estaban contando mientras los protagonistas se movían con parsimonia de un lugar a otro y se lo tomaban todo con una calma inaudita.

En Blue Ruin, el protagonista descubre que el tipo que asesinó a sus padres está a punto de volver a las calles, y decide tomarse la justicia por su mano y darle el pasaporte. Sin embargo, dado que no es un hombre de acción, la cantidad de pistas que deja tras de sí se lo pone muy fácil a la familia del finado para seguirlo y tratar de matarlo a él a su vez. De nuevo, tiros y violencia se suceden con pausa, sin prisa, y las cosas se encaminan lenta pero inexorablemente al enfrentamiento final.

Los finales de ambas películas son también ciertamente similares, pero no voy a destripároslos, obviamente. Lo que sí diré es que, pese a que ambas películas tenían muy buenas críticas y puntuaciones en distintas páginas web, a mí no me parecieron nada del otro mundo: se dejan ver, y poco más, con lo que no voy a urgiros a que las veáis. Pero si lo hacéis, armaos de paciencia, pues la necesitaréis.

Wednesday, August 27, 2014

El ataque de las arañas gigantes

Desde hoy mismo, Ruled by Spiders está disponible en ComiXology, la distribuidora de comics digitales más grande de la galaxia. Por el irrisorio precio de $0.99 (¡noventa y nueve centavos!), los amantes de la acción, el terror y la ciencia ficción podrán disfrutar de las aventuras de Finn y Rosey en su misión de rescate. No perdáis más tiempo, pues, visitad la página de Ruled by Spiders en ComiXology (o la versión para el Kindle en Amazon), y ayudadme a hacer que mi comic sea todo un éxito. ¡Muchas gracias!

Tuesday, August 26, 2014

Acción en Hong Kong

Sleeping Dogs es el séptimo juego que me he pasado este año, y es sin duda uno de mis favoritos. Sleeping Dogs está protagonizado por Wei Shen, un policía que, bajo una identidad falsa, se infiltra en el mundo de las Tríadas en Hong Kong para desmantelar al Sun On Yee desde dentro. Como suele pasarles a los policías encubiertos, Wei se ve obligado a cometer todo tipo de atrocidades para probar su lealtad al Sun On Yee, mientras al mismo tiempo trata de ayudar a la policía a pararles los pies a estos peligrosos criminales. A lo largo del juego, Wei va estableciendo lazos con distintos miembros de la Tríada, y cada vez le va resultando más difícil traicionarlos y entregarlos a las autoridades, lo que crea conflictos entre él y sus superiores. Y el explosivo final mejor no os lo desvelo, que vale la pena descubrirlo por vosotros mismos.


Sleeping Dogs es uno de esos juegos open world, en el que el jugador tiene en todo momento una multitud de misiones entre las que elegir. Las misiones principales se centran el la historia de Wei y su progreso en la Tríada, pero también hay otro grupo de misiones semi- principales en las que Wei resuelve una serie de casos trabajando estrechamente con la Teniente Teng de la policía de Hong Kong. Ambas tramas son fundamentales para completar el juego, pero también hay una variedad de misiones opcionales que pasan por robar coches para un tipo que los revende, asaltar camiones blindados y hacerse con la pasta, extorsionar a los comerciantes de Hong Kong para que paguen por la protección del Sun On Yee, ayudar a distintos personajes a recuperar dinero o escapar de la policía, acabar con pandillas callejeras, atrapar traficantes de droga, hackear cámaras de seguridad, cantar karaoke, partirse la cara con clubs de artes marciales, salir con varias mozas de buen ver, y más que seguro se me olvidan. Y por si os parece poca variedad, las misiones principales ofrecen también infinidad de escenarios, situaciones y desafíos para tener al jugador entretenido.

Todas estas actividades tienen lugar en una Hong Kong magníficamente recreada: luces de neón, tráfico por doquier, peatones, bares, mercados y un sinfín de detalles que a mí, personalmente, me dejaron con la boca abierta gracias a los excelentes gráficos, las fantásticas animaciones, y la música y sonidos de fondo como las conversaciones y gritos en cantonés que se escuchan por doquier. Para moverse por esta enorme ciudad, Wei cuenta con una variedad de transportes: su moto, una cantidad tremenda de distintos modelos de coche, furgonetas y hasta lanchas. Y para moverse con rapidez de un punto a otro de la metrópolis, Wei puede parar cualquier taxi que vea y pedirle que lo lleve a cualquier punto del mapa, algo que agradecí pero mucho dado lo mal que siempre se me ha dado conducir en videojuegos. Cada vez que me ponía al volante de un vehículo, peatones, señales de tráfico y barandillas acababan aplastadas por accidente y sin yo quererlo. Mejor subirse a un taxi y dejar la conducción en manos de los profesionales.

Como habéis podido ver hace un par de párrafos cuando he hablado de las misiones, la mayoría de ellas requiere violencia de algún tipo, y es aquí cuando Sleeping Dogs revela lo que realmente es: una auténtica película de acción made in Hong Kong, con artes marciales, tiroteos y persecuciones a alta velocidad que, en mi caso, solían acabar con Wei estampándose contra un autobús, atravesando el parabrisas, y rebotando en la carretera. La mayor parte de la acción requiere el uso de puños y patadas, ya que las secciones con armas son más bien escasas. Según el jugador avanza en la historia, Wei va adquiriendo nuevos movimientos y golpes hasta acabar pareciendo Bruce Lee: patadas aéreas, llaves demoledoras, presas feroces... pero mis favoritos son sin duda los "golpes ambientales", en los que Wei utiliza elementos del decorado para finiquitar a sus oponentes de un solo golpe. Así, Wei le puede triturar la cara a un oponente con una sierra circular, electrocutarlo contra una caja de fusibles, estamparlo contra una unidad de aire acondicionado, ensartarlo en peces espada en el puerto, y varias muertes horribles más que a mí, personalmente, me encantaron, ya que no sólo me permitían acabar rápidamente con mis enemigos, sino que le añadían un toque peliculero a las peleas difícil de describir.

En lo que a los tiroteos se refiere, ya os podéis imaginar cómo funciona la cosa, y lo mismo con las persecuciones en coche; pero lo mejor es cuando se combinan ambas y Wei tiene que conducir y sacar medio cuerpo por la ventanilla del coche y disparar a los coches y motos que lo acosan. Y cuando logras darles en los neumáticos, los vehículos enemigos saltan por los aires y explotan, dándole de nuevo un increíble aire peliculero a la escena que hace que el jugador se sienta como Chow Yun-Fat en una película de John Woo.

Como suele pasar en estos juegos open world o sandboxSleeping Dogs ofrece horas y horas de contenido. De hecho, yo me he pasado el último mes jugando (unas treinta horas), y aún me falta terminar varias misiones opcionales a las que volveré en algún momento, ya que el juego me ha resultado fascinante y quiero regresar a Hong Kong y pasar más tiempo con Wei. Ni qué decir tiene, os recomiendo que vosotros hagáis lo mismo, ya que Sleeping Dogs es una auténtica joya que no deberíais perderos, especialmente si lo que os he contado os ha resultado medianamente interesante. ¡Si me hacéis caso y decidís comprar un billete de avión para Hong Kong, no dudéis en contarme cómo os va la visita!

Sunday, August 24, 2014

Fantasmas del pasado

Aparecidos es una coproducción argentino- española que cuenta la historia de Malena y Pablo, dos hermanos que viajan de Barcelona a la Tierra del Fuego para firmar los papeles para la eutanasia de su padre y recoger su testamento. Sin embargo, a Pablo le asaltan las dudas cuando ve a su padre conectado a las máquinas que lo mantienen con vida, y convence a su hermana para esperar un poco antes de firmar los papeles.

Desafortunadamente para ellos, es entonces cuando empiezan a verse asaltados por lo que parecen ser los fantasmas de una familia que fue víctima de un brutal asesinato en 1980, y no les queda más remedio que descubrir qué está pasando, cómo pueden solucionarlo, y por qué nadie más puede ver estas aterradoras apariciones.

Sin ser nada del otro mundo (nótese el astuto juego de palabras), Aparecidos es de lo más entretenida, y Crystal y yo nos lo pasamos en grande asistiendo a las desventuras de la pareja protagonista. Así pues, si os apetece ver una película de (no mucho) miedo para pasar una tarde agradable en casa, Aparecidos cumple de sobra.

Friday, August 22, 2014

Muerte en la escuela privada

Never Tell es el cuarto libro en la serie policíaca escrita por Alafair Burke y protagonizada por Ellie Hatcher, y aunque no me he leído ni el primero, ni el segundo, ni el tercero, vi que éste estaba de oferta y sonaba interesante, y me lo compré sin pensármelo dos veces.

En Never Tell, la policía neoyorquina Ellie Hatcher investiga el aparente suicidio de una adolescente que asistía a una escuela privada de élite en la populosa ciudad. Ni qué decir tiene, las cosas acaban resultando mucho más complejas de lo que parecía a simple vista, y la detective se ve envuelta en un caso cada vez más enredado que la va sorprendiendo con cada giro inesperado.

Sin ser una gran novela, Never Tell me ha parecido de lo más entretenida, y de ninguna manera pude adivinar el desenlace dado lo enrevesado de la trama y las sorprendentes revelaciones que se van sucediendo a lo largo del libro. Así pues, y aunque no voy a salir corriendo a comprarme las tres entregas anteriores, puedo decir que Never Tell es de lo más recomendable, y si os apetece leer un misterio ameno e impredecible, seguro que éste os resultará de lo más satisfactorio.