Monday, March 31, 2014

Más diseños deportivos

Para terminar con nuestra serie baloncestística, aquí tenéis dos diseños más. Tras haber diseñado la primera camiseta, la entrenadora me pidió un segundo diseño. Esta vez, en vez de una chica lanzando la bola quería simplemente una pelota de baloncesto con las letras correspondientes alrededor. Se me ocurrió hacer una versión con red y otra sin red para ver cuál me gustaba más, pero la red me obligó a cambiar de sitio las palabras, que no quedaban precisamente bien bajo la misma. Estos dos diseños los hice directamente con mi Cintiq, que hacía tiempo que no usaba pero que espero usar bastante dentro de muy poco. Enjoy!

Saturday, March 29, 2014

El maestro

Llevaba meses muriéndome de ganas de ver este documental, y por fin el otro día pude disfrutar de Drew: The Man Behind the Poster. Dirigido por Erik Sharkey, el documental explora la vida, carrera y obra del gran, magnífico, inconmensurable e inimitable Drew Struzan, y es una auténtica gozada audiovisual. A lo largo del documental, Drew y su esposa Dylan hablan sobre sus duros comienzos (el artista dice que llegó a comer sólo dos días por semana para poder comprar pintura), cómo el artista encontró su primer trabajo, y cómo éste lo llevó a empezar a ilustrar pósters de películas, medio que lo ha hecho famoso e inmortal en todo el mundo. El testimonio de los Struzan se combina con entrevistas a actores como Michael J. FoxThomas Jane, Steve Guttenberg y Harrison Ford; directores como Guillermo del Toro, George Lucas, Steven Spielberg y Frank Darabont; y otros artistas como Greg Hildebrandt, Ken Kelly y Roger Kastel, y en todas ellas los entrevistados no hacen más que alabar el talento y la profesionalidad de Struzan. Además, a lo largo del documental se muestran docenas de sus obras que todos tenemos grabadas para siempre en nuestras retinas: los pósters de Back to the Future, Star Wars, Indiana Jones, First Blood, Hellboy, Adventures in Babysitting, The Goonies, E.T., Batteries Not Included, Big Trouble in Little China, Police Academy, Harry Potter, Blade Runner, The Shawsank Redemption y un sinfín más que, de mencionarlos, conjurarían sin duda la imagen en vuestras mentes. Y todos espectaculares, inolvidables y magistrales.

Algo que me sorprendió muchísimo fue que, en su entrevista, Harrison Ford dijo que, a pesar de las decenas de retratos que Struzan ha pintado del carismático actor a lo largo de su carrera, retratos que indiscutiblemente han definido el personaje de Indiana Jones para siempre, nunca se habían conocido en persona. Poco se imaginaba el señor Ford la sorpresa que le tenían preparada, jejeje. Y ése es sólo uno de los momentos mágicos de los que el documental está  lleno.

Casualmente, vi Drew: The Man Behind the Poster al día siguiente de haber visto la segunda 300, y hay que ver qué diferencia: mientras que una me dejó bastante igual, la otra me pareció compelling a más no poder, y podría habérmela tragado entera otra vez esa misma tarde. Así que, como supongo ya os habréis imaginado, no os puedo recomendar este documental lo suficiente. Si tenéis la oportunidad, devoradlo, que vale mucho la pena.

Thursday, March 27, 2014

Thor: el mundo oscuro


Lo del mundo oscuro debe hacer referencia a cómo escribieron el guión de esta infame película, donde lo único bueno es Natalie Portman, que no sé cómo lo hace pero cada día esta más guapa si cabe. El resto no es más que un conjunto de situaciones absurdas que culminan en una batalla más propia de un episodio de los Power Rangers que de una película de  semejante presupuesto.
Podría seguir diciendo cosas malas de la peli, y hasta alguna buena, pero estoy muy cansado; así que, si tenéis ganas de verla, no lo hagáis. Espero que el resto de la segunda oleada de películas Marvel no seas tan malas como ésta.

Friday, March 21, 2014

Artistas del grafiti

La protagonista de El francotirador paciente, la última novela de Arturo Pérez-Reverte, es Lex Varela, una cazadora de talentos a quien se le encarga que encuentre al misterioso Sniper, un grafitero de fama mundial que ha logrado durante años permanecer anónimo y escurridizo. Para cumplir su misión, a Lex le toca viajar por media Europa y adentrarse en el fascinante mundo del grafiti, retratado en el libro como guerrilla urbana, y establecer contacto con distintos artistas que, con algo de suerte, la llevarán a encontrar al esquivo francotirador.
La novela regala al lector con una prosa cuidada, un buen ritmo, unos personajes interesantes y gran variedad de discusiones sobre qué es arte, quién lo determina, y cuál es su propósito, disquisiciones todas estas que, como bien comprenderéis, me han resultado de lo más apasionante. La historia en sí incluye varios temas clásicos revertianos como ajustes de cuentas, viejas rencillas, conversaciones pausadas, y antagonistas capaces de comprender a su enemigo y hablar civilizadamente respetándose el uno al otro. En lo que al marco de la acción se refiere, las distintas ciudades europeas que el autor retrata casi parecen saltar de las páginas dado lo vibrante y acertado de las descripciones: se nota que el señor Pérez-Reverte se las conoce al dedillo y es capaz de transportarnos a ellas con una facilidad y veracidad encomiables.
Con sus 302 páginas, El francotirador paciente es una lectura tan rápida como amena, y la verdad es que me ha encantado. Así pues, si queréis leer un buen libro que no os lleve mucho tiempo, no lo dudéis y haceos con él.

Wednesday, March 19, 2014

Baloncesto en cuatricomía

Como mi compañera de trabajo quería ahorrar costes de impresión, me pidió que sólo usara blanco, negro, azul y naranja para colorear el diseño, y aunque personalmente creo que queda un poco extraño, esto es exactamente lo que quería, y así lo dejé. ¡Espero que os guste!

Monday, March 17, 2014

Sagas literarias

Tan pronto como le comenté a Nash medio en broma que podíamos hacer una lista con nuestras series de libros favoritas, fui inmediatamente consciente de dos verdades inalterables e inamovibles: que iba a acabar haciéndolo, y que iba a ser dificilísimo. Si soy sincero, hubo una tercera que también apareció instantáneamente: que iba a hacer todas las trampas que pudiera para meter cuantas más sagas, mejor. Sin embargo, he decidido tratar de ser honesto y establecer reglas a las que ajustarme.

La primera pregunta que creo debe hacerse es cuántos volúmenes se necesitan para que una serie se pueda considerar como tal. ¿Es una trilogía una serie? Para hacerme la vida más fácil, he decidido que, para confeccionar mi lista, no voy a aceptar trilogías como series, lo que desgraciadamente me impide mencionar la magnífica trilogía que Timothy Zahn escribió sobre el Gran Almirante Thrawn, o la colosal trilogía Millennium del difunto Stieg Larsson. Esta última es problemática, porque en realidad el autor tenía planeado escribir más volúmenes, pero murió habiendo completado sólo tres. ¿Debería entonces incluirla? Puede que sí, pero como el hecho incontestable es que sólo existen tres libros y la trama principal empieza y termina, la considero una trilogía y por tanto no puedo mencionarla en esta entrada sobre las mejores series que jamás he leído.

Relacionada con esta pregunta aparece otra: ¿y si sólo he leído tres libros de una serie de momento, y aunque sé que hay más y quiero leerlos, todavía no lo he hecho, pero los tres que he leído me han encantado? Hablo, por supuesto de The Iron Druid Chronicles escritas por Kevin Hearne, que supongo no puedo incluir.

La siguiente pregunta que cabe hacerse es si podemos escoger una serie que aún no hemos terminado de leer pero que está publicada en su totalidad. ¿Y si pasa como en Lost y al final las cosas se tuercen, cambio de opinión y me arrepiento de haberla incluido? Relacionado con este dilema, obviamente, viene el siguiente: ¿y si la serie continúa publicándose en la actualidad, tenga o no visos de acabar? ¿Y si dicha serie, para complicar aún más las cosas, resulta ser una trilogía como la brillante The Kingkiller Chronicles de Patrick Rothfuss? ¿Qué pasa si no la incluyo porque sólo va a haber un libro más, y luego resulta que el autor dice bueno, venga, voy a continuar la serie?

Como veis, todo son embrollos semánticos y de definición, así que al final he decidido que, para que una serie pueda ser candidata a entrar en mi lista, debo haber leído al menos cuatro volúmenes de la misma. Si tiene menos de cuatro o he leído menos de cuatro, lo siento pero no se cualifica. Dicho eso, aquí tenéis las diez que he escogido. No estoy diciendo que sean las mejores de la historia, pero sin duda, de todas las que he leído durante las tres últimas décadas, me parecen las más interesantes y recomendables por diversas razones. Iniciemos la cuenta atrás:

10. The DragonCrown War Cycle
Escrita por Michael Stackpole, esta serie de cuatro novelas de fantasía me resultó de lo más entretenida y emocionante. Prueba de lo mucho que me caló es que todavía recuerdo los nombres de al menos cinco de los protagonistas (Kedyn's Crow, Resolute, Alyx, Chytrine y Dravothrak), algo que os puede sonar ridículo pero que a mí jamás me pasa y que me resulta prueba fehaciente de lo mucho que resonaron conmigo, y eso que leí la serie hará cosa de diez años.

9. Harry Potter
Poco puedo decir de la popularísima serie de J.K. Rowling que no sepáis ya, así que sólo voy a deciros que leáis estos siete libros si aún no lo habéis hecho.

8. Las aventuras del Capitán Alatriste
Arturo Pérez-Reverte escribiendo sobre lo que más le gusta: héroes cansados de moralidad ambigua en un marco histórico perfectamente recreado. Si aún no habéis leído ninguno de los hasta la fecha siete volúmenes de la serie, ya podéis ir empezando.

7. Kingdoms of Thorn and Bone
Greg Keyes tiene que ser uno de los autores de fantasía contemporáneos más infravalorados del mundo, lo que no deja de ser una injusticia dado lo bien que escribe, lo originales e imaginativas que son sus historias, lo bien construidos que están sus personajes, y el tremendo pulso narrativo que demuestra en cada capítulo. En los cuatro volúmenes que componen esta saga, Keyes muestra todo eso y mucho más, así que, si decís que os gusta la fantasía, no podéis ignorar esta magnífica serie.

6. DiscWorld
La famosísima serie de Terry Pratchett mezcla comedia, sátira, humor absurdo y parodia con tremendas dosis de imaginación y creatividad. Si os da vértigo plantearos degustar los más de treinta volúmenes de la serie hasta la fecha, siempre podéis elegir un grupo de personajes (los magos, las brujas, los guardias) y leer las novelas de dicha subserie, pero todas ellas son divertidísimas e inspiradísimas.

5. The Alphabet Mysteries
Una de las series más largas de esta lista (veintitrés novelas hasta la fecha) es la que narra las peripecias de Kinsey Millhone, la detective creada por Sue Grafton que me ha deleitado con cada uno de sus casos. W is for Wasted se publicó el año pasado, con lo que sólo quedan tres entregas para que la longeva saga de misterio termine. Y hablando de series de misterio de múltiples volúmenes, no puedo sino mencionar la entretenidísima serie Alfred Hitchcock y Los Tres Investigadores, que durante más de cuarenta volúmenes me hizo disfrutar de lo lindo cuando era pequeño. De hecho, un par de amigos míos y yo siempre jugábamos a Los Tres Investigadores en el recreo, y creábamos nuestros propios casos. ¡Grandes series de misterio ambas!

4. The Dark Tower
Cómo no, la extraña pero extraordinaria serie de Stephen King debía aparecer en esta lista. Una combinación de fantasía, ciencia ficción, terror y western, la serie del Rey narra las peripecias de Roland y su ka-tet en su búsqueda de la Torre Oscura. ¡Ocho volúmenes fantásticos!

3. The Age of Unreason
Greg Keyes es el único autor que repite en esta lista, y es que su tetralogía The Age of Unreason es tremendamente original. Esta serie parte de una interesantísima premisa: Isaac Newton descubre los secretos de la alquimia en vez de formular la Ley de la Gravedad, y el mundo y la historia tal y como los conocemos cambian enormemente. Además, todos los atributos que he mencionado al hablar de sus Kingdoms of Thorn and Bone aparecen también en esta serie, lo que la convierte, a mi parecer, en lectura imprescindible para los amantes no sólo de la fantasía, sino de la historia alternativa.

2. The Dresden Files
Escrita por Jim Butcher, la popular y brillante serie de fantasía urbana protagonizada por Harry Dresden verá publicada su decimoquinta entrega en mayo, y seguro que será tan amena y emocionante como las anteriores. Situaciones límite, personajes tridimensionales, acción frenética y mucho sarcasmo convierten a The Dresden Files en mi serie de novelas favorita de los últimos treinta años...

1. Bakuman
… Pero las aventuras de Harry Dresden se ven superadas por una serie no de novelas sino de manga: la incomparable e insuperable Bakuman de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, a la que he alabado sin cesar durante los últimos  dos años y medio. Y es que no hay ni uno de los veinte volúmenes que componen la serie que no me parezca magistral y compelling a más no poder, ya que la historia de Mashiro y Takagi en su empeño por convertirse en estrellas del manga es tremendamente interesante e imposible de dejar de leer una vez se empieza. ¡Una verdadera obra maestra!

Como siempre suelo decir, varios puestos de la lista podrían alterarse un poco y no pasaría nada. Así pues, aunque los dos primeros son inamovibles, los miembros del grupo 3-6 podrían bailar un poco y cambiar posiciones entre ellos según el día de la semana o el volumen en cuestión, y lo mismo con los integrantes de la sección 7-10. Lo que realmente importa es que todas estas sagas me han proporcionado centenares de horas de entretenimiento, y me han permitido viajar a lugares imposibles y conocer personajes inolvidables. Puede que vosotros hayáis leído algunas de las que he citado y no os hayan marcado tanto como a mí, o puede que yo ni siquiera haya oído hablar de las que os han dejado una marca indeleble a vosotros. Afortunadamente, eso tiene fácil solución: dejadnos un comentario, y contadnos qué sagas deberíamos estar leyendo ya mismo, qué series no deberíamos perdernos, y por qué os parecen magníficas. ¡Y es que no hay nada como un buen libro para iniciar conversaciones fascinantes!

Saturday, March 15, 2014

Jugando al baloncesto

Una de las entrenadoras de baloncesto de la escuela me pidió que hiciera un dibujo para poner en camisetas que quería regalarles a sus niñas, y ni corto ni perezoso me puse manos a la obra. Tras enseñarle el cutre-boceto de rigor, me puse a dibujar en serio e hice el dibujo que podéis ver ahí al lado. Una vez hecho, lo escaseé para colorearlo con el ordenador, pero para ver el producto final tendréis que esperar hasta mañana. Enjoy!

Thursday, March 13, 2014

El motel de los caníbales

Si el otoño pasado mi querida esposa y yo empezamos a seguir dos series nuevas de las que ya os hablé entonces, el mes pasado descubrimos otras dos cuyas segundas temporadas acaban de comenzar ahora en marzo. Ambas series son oscuras y aterradoras, y ambas están impecablemente escritas y mejor actuadas. Así que, si estáis buscando una serie de intriga que explore lo más oscuro del alma humana, no lo dudéis y poneos la primera temporada de cualquiera de estas dos.

La primera es Bates Motel. Como su propio nombre indica, la serie se centra en el famoso motel de la película de Alfred Hitchcock, y nos permite explorar la relación entre el joven Norman Bates y su madre antes de los acontecimientos narrados en Psycho. Freddie Highmore interpreta a un Norman Bates adolescente, y aunque el joven actor lo hace increíblemente bien, es Vera Farmiga la que se come la pantalla en su rol de madre del psicópata en ciernes. A su alrededor, una serie de personajes ambiguos y misteriosos completa un reparto de lo más interesante, y cuentan una serie de historias de lo más intrigante. ¡Sin duda una de nuestras series favoritas del momento!

Hannibal es la segunda serie, y está basada en las famosas novelas de Thomas Harris. Protagonizada por Hugh Dancy como el agente Will Graham y Mads Mikkelsen como el caníbal titular, esta serie es intensísima, chocante y tremendamente suspenseful, que dicen por aquí. Y si encima añadimos a Laurence Fishburne como secundario de lujo, una cinematografía magnífica y hermosa, y una tensión que se podría cortar con uno de los cuchillos con que Hannibal trocea a sus víctimas, no es de extrañar que esta serie se haya convertido en cita ineludible en Chez Fel.

En resumen, y como ya he dicho antes, creo que no deberíais perderos ninguna de las dos series, pues me parecen de lo mejor que se está haciendo en televisión en la actualidad. Ya me diréis lo buenas que os parecen.

Tuesday, March 11, 2014

Necrópolis

Necrópolis es la tercera entrega de las aventuras y desventuras de Los primeros de Tanith, escrita magníficamente como las anteriores, de las que ya os hablé, por Dan Abnett.
En esta novela se nos cuenta el asedio de la ciudad colmena Vervun por tropas de su ciudad vecina, Ferrozoica. En los primeros momentos del ataque se nos van presentando diferentes ciudadanos de las diferentes clases sociales que habitan la colmena, y cómo consiguen (o no) sobrevivir. Ante el fuerte ataque injustificado, los dirigentes de la ciudad piden ayuda al Emperador, que envía varios regimientos de la Guardia Imperial, entre ellos nuestros queridos amigos comandados por Gaunt.

Necrópolis es una novela dura e intensa en la que tienes poco tiempo para descansar ya que vas de un combate a otro en los diferentes frentes. Al enemigo que ven de frente se suman los traidores, cobardes y desgraciados que quieren sacar provecho aunque esto suponga la muerte civiles y soldados. En pocas palabras: lo que pasa en la vida real. Además, por una vez no sólo vemos el sufrimiento de las tropas, sino que Abnett nos relata de forma magistral lo dura que puede ser una guerra desde el punto de vista de los civiles.

Está claro que Necrópolis no es una novela que le pueda recomendar a Finn, ya que es el ejemplo perfecto de lo que está rehuyendo, pero al resto de personas que quieran disfrutar de una buena novela bélica, seguro que os encanta. El único “fallo” que tiene es que no se tiene en cuenta para nada el combate aéreo ni las naves que transportaron a los regimientos al combate. Se podían haber buscado una excusa para semejante desaparición, pero bueno: como el resto de la novela es fantástica,  pasaremos por alto este descuido. Por lo demás, ¡una novela magnífica!

Monday, March 10, 2014

Trescientos dos

El viernes pasado asistí al estreno de 300: Rise of an Empire, secuela de la popular película basada en el comic de Frank Miller que sorprendió a propios y extraños en 2007, y de la que no había visto ni un tráiler, ni un fotograma, ni nada de nada; pero un amigo profesor de historia antigua (Ancient Civilizations es como se llama la clase) quería ir a verla y me convenció para que lo acompañara. Dado que la primera película me encantó cuando la vi hace ya la friolera de siete años (y, casualmente, en el cine con el mismo amigo), no le costó mucho convencerme, así que nos personamos en The Majestic después de clase, y nos preparamos para disfrutar lo que a buen seguro iba a ser un espectáculo sangriento y violento como pocos. Y no nos equivocamos.

Rise of an Empire transcurre paralelamente a los eventos narrados en 300, y ambas historias se intersectan en un par de ocasiones. En general, la película me resultó entretenida, aunque también se me hizo algo pesada y larga, y dado que el film sólo dura una hora y tres cuartos, eso no es algo particularmente positivo. Creo que el problema principal fue que me resultó demasiado repetitiva y tan solo medianamente interesante, ya que puede que Nash sea capaz de disfrutar hora y tres cuartos de mandobles y miembros cercenados, pero yo estaba saturado bastante antes de llegar al final del metraje. Las ultraviolentas escenas de batalla (o sea, la práctica totalidad de la película) están bien rodadas y coreografiadas, pero una tras otra después de otra más acabaron por hastiarme. Al menos, la película es visualmente gloriosa, y eso precisamente fue lo que mantuvo mi interés, ya que la historia de los atenienses liderados por Temístocles partiéndose las caras contra Jerjes, Artemisia y los persas resulta más bien una excusa para lo que acontece: violencia estilizada a cámara lenta de principio a fin de la película.

Dicho todo eso, y como ya he mencionado en el párrafo anterior, la película no me disgustó, pero me habría gustado mucho más si la cinta hubiera durado, digamos cuarenta y cinco minutos, porque entonces me habría parecido mucho más intensa y menos redundante. Si la habéis visto, ¡no dudéis en dejarnos vuestros comentarios!

Saturday, March 08, 2014

Esquinado

Este tipo de torva mirada y de aspecto más bien esquinado está basado en uno de los concursantes de la vigésimo tercera temporada de The Amazing Race, programa que Crystal y yo seguimos con entusiasmo entrega tras entrega. A los dos nos cae bastante gordo, pero tiene una cara interesante y por eso se convirtió en mi sujeto durante la reunión de profesores de la semana pasada. Enjoy!

Thursday, March 06, 2014

Ready Player One?

Mi penúltima lectura ha sido Ready Player One, escrita por Ernest Cline. La premisa parece muy típica: un mundo futurista que es una auténtica pena, hambre, pobreza, falta de combustible, y un mundo virtual al que todo el mundo escapa para vivir vidas mejores. Cómo no, un chaval huérfano que vive con su malvada tía, y la búsqueda de un tesoro que le saque del infierno donde vive es el eje central del libro. La gracia es que, para encontrar el tesoro escondido en ese mundo virtual, la persona que lo busque tiene que conocer los 80: las películas, series, música, etc, con lo que son continuas las referencias y citas de éstas en el libro, lo que hace que siempre tengas una media sonrisa en la cara mientras lees.

El mundo virtual es una mezcla entre World of Warcraft y Second Life: se puede comprar, vender, trabajar, e incluso ir al colegio con tu avatar, pero también puedes ir a mundos donde enfrentarte a demonios, elfos, klingon, tropas de asalto y todo lo que quieras. Si matan a tu avatar, pierdes todo lo que tenías y tienes que volver a empezar de cero.

Sin ser una obra maestra de la literatura, Ready Player One es una auténtica pasada de libro, y lo disfrutas de principio a fin. Es como esas películas de los 80 que aparecen en el libro: geniales divertidas y sencillas. No sé qué estáis leyendo, pero dejadlo aparcado para disfrutar de este libro.

Os dejo un trailer bastante chulo hecho por fans que refleja muy bien el espiritu del libro.

Wednesday, March 05, 2014

El coleccionista de habilidades

Después de un sexto volumen que me dejó algo indiferente, me alegra decir que Bad Apples, el tomo que recopila los números 31 al 35 de la serie Chew me ha encantado. John Layman y Rob Guillory muestran una vez más su lado más alocado, creativo y sorprendente, y nos regalan una historia rocambolesca en la que la hilaridad y el horror más disparatado se combinan para crear un cómic con una personalidad única y como ningún otro. En esta ocasión, Tony Chew, tras el sorprendente desenlace del tomo anterior, ha desenterrado el hacha de guerra y está decidido a no dejar títere con cabeza para encontrar al Coleccionista, ese genio diabólico que ha operado en la sombra desde el principio de la serie. Al mismo tiempo, el incombustible Colby se ve acosado por partida doble (o triple, según se mire), con resultados tan grotescos como desternillantes. Y para redondearlo todo, se descubren los tejemanejes de algunos secundarios y otros nos sorprenden con giros inesperados.

En resumen: Chew sigue ofreciendo grandes dosis de originalidad tras 35 números (o siete tomos, como prefiráis), y espero que Layman y Guillory continúen entreteniéndonos por muchos más. Si aún no le habéis hincado el diente, no lo dudéis más y probadla, que seguro que os gusta.

Monday, March 03, 2014

A martillazo limpio

Hammered es el tercer libro de las Crónicas del druida de hierro escritas por Kevin Hearne, y es igual de entretenido que los dos anteriores. En esta ocasión, y tal y como se apuntó al final de Hexed, Atticus tiene que vérselas con el panteón nórdico por una serie de razones que no voy a desvelar aquí. A tal efecto, el milenario druida reúne un equipo de lo más interesante formado por personajes de distintos poderes que tampoco voy a destripar, y viaja a Asgard para vérselas con prácticamente todos los dioses y valkirias que tienen a bien aparecer.

Como en entregas anteriores, el libro está repleto de humor y personajes interesantes, y la historia general de la saga avanza hacia lo que varios dioses (incluido uno muy famoso con quien Atticus se va de bares en una desternillante escena) profetizan va a ser un desastre de proporciones cósmicas. Con tales  augurios, las cosas no pintan pero nada bien para el pelirrojo druida, pero los lectores (o, al menos, yo) ya se están frotando las manos tratando de imaginarse los cataclismos que se avecinan.

Algo que me gusta de esta serie y que se ve perfectamente ilustrado en Hammered es la forma en que Hearne narra las batallas. Aunque el autor nos esté contando un enfrentamiento cruento con decenas de combatientes y de consecuencias cósmicas, no se extiende más de lo necesario (muchos dirían que lo hace menos de lo necesario, de hecho), y las peleas son cortas pero intensas, bien desarrolladas pero breves. Esto, en mi opinión, hace que las novelas de esta serie sean dinámicas y que no resulten cansinas, y logra que no me aburra con una retahíla de mandobles y fintas que no me hacen ninguna falta para comprender lo que está sucediendo. Hearne parece tener claro que las batallas son parte de su historia, pero que su historia no es una batalla o sucesión de las mismas, y eso es muy de agradecer, especialmente cuando tantos autores pasan decenas de páginas describiendo cómo el héroe rotó el codo veinte grados para bloquear la acometida de su enemigo, quien trataba de hundirle la espada cinco centímetros y medio en el cuello al lanzarla en un ángulo agudo de cuarenta y tres grados desde una distancia de dos metros y treinta y seis centímetros. Cuando quiera leerme un manual de esgrima, me compraré uno.

Otra cosa que me gusta tanto como a Nash molesta es que los dioses en esta serie no sean inmortales (excepto los de algunos panteones en particular), y que básicamente fueran creados por los humanos que creían en ellos y les rendían culto, algo que, si mal no recuerdo, también hace Terry Pratchett en DiscWorld. Esta humanización de los dioses los convierte en personajes mucho más interesantes al añadir una dosis de incertidumbre con respecto a sus capacidades e integridad física que no suele estar presente en otras series de fantasía en las que las deidades hacen y deshacen a su antojo sin que nadie pueda hacer nada al respecto. En mi opinión, todo un acierto.

Pese a que sigo pensando que esta serie es Dresden Light, no es menos cierto que, de momento, los tres libros que me he leído me han hecho pasar un rato de lo más agradable y no puedo dejar de recomendároslos. Si no sois Nash, ¡os encantarán!

Saturday, March 01, 2014

Tipos con gafas

Aquí tenéis un par de garabatos rápidos que hice el otro día, y que no tienen nada que ver el uno con el otro, excepto porque ambos son hombres, y ambos llevan gafas. Bien pensado, ¡está claro que sí que tienen elementos en común!