Thursday, June 30, 2011

Never Say Never

Had you told me a few weeks ago that I would be drawing a picture of Justin Bieber in the near future, I would have told you your tarot deck was short a card. What business did I have drawing the teen idol? None whatsoever. Or I didn't, until one of my students asked for a picture of JB for her yearbook and brought me tons of photographs as reference. What was I supposed to do? I said sure, and accepted the challenge.


The picture turned out cute, I think, but regardless of the end result, I have to say I enjoyed drawing this silly thing, so, all things considered, I guess I win in the end. I mean, right?

Thursday, June 02, 2011

Sí que hay resaca

El otro día, mi querida esposa y yo fuimos a ver The Hangover Part II. Como soy no sólo de lo más avispado sino consciente del papel que las expectativas suelen jugar cuando vamos a ver una película, entré en la sala preparado para lo peor. O no para lo peor, pero sí para una comedia menos graciosa, inventiva y original que su hilarante predecesora. Sin embargo, y como las comparaciones son odiosas, voy a deciros qué me pareció esta secuela sin tener en cuenta que se trata de eso precisamente.


The Hangover 2 es una comedia que, en general, me resultó bastante aburrida y larga hasta parecer interminable. La culpa de esto la tiene probablemente una historia que no es muy interesante, y una serie de chistes y situaciones que los guionistas obviamente quieren que sean graciosas, pero que realmente no lo son. Creo que reí en voz alta dos veces, y unas cinco por lo bajo. Por lo demás, cada vez que una supuesta gracia hacía acto de presencia, en vez de reírme me encontré a mí mismo pensando "Ah, mira: un chiste para que la gente se ría."


Por supuesto, por más que intente no comparar ambas películas, es imposible olvidar lo divertida y sorprendente que la primera Hangover es, pero esta resacosa secuela se hunde por deméritos propios, porque no es que sea menos graciosa que su predecesora: es que no lo es en absoluto.