Sunny Jhanna

Bienvenidos a Sunny Jhanna, el sitio oficial de Las crónicas de Dae y Ruled by Spiders. ¡Gracias por visitarnos y regresad pronto!

Sunday, July 05, 2015

El miedo se lleva dentro

The Evil Within es el primer juego que me he pasado este año, y la verdad es que me ha encantado. Si os digo que el juego está dirigido por Shinji Mikami, creador de Resident Evil, os podréis hacer una idea rápida del género y ambientación; y si os digo que en Japón el juego se llama Psycho Break, podréis empezar a imaginaros de qué va el asunto.

En The Evil Within, el jugador controla a Sebastian Castellanos, un detective en Krimson City que acude a una llamada de emergencia de un hospital psiquiátrico junto a sus dos compañeros, Juli Kidman y Joseph Oda. Una vez llegan allí, descubren que una terrible masacre ha tenido lugar, pues los cadáveres se amontonan por pasillos y salas de espera. Castellanos y Oda entran entonces en el cuartito donde el guardia de seguridad vigila los monitores conectados a las cámaras diseminadas por el edificio, y ven a un extraño personaje asesinando inocentes y dirigiéndose inexorablemente hacia ellos. Efectivamente, el misterioso adversario acaba materializándose delante de los dos policías, y Castellanos se desmaya cuando su atacante empieza a estrangularlo. Un tiempo indeterminado después, Castellanos se despierta, y descubre que todo a su alrededor es de lo más raro: terremotos que destruyen la ciudad, criaturas que lo acosan, y lo que parecen ser muertos vivientes y seres de pesadilla se pasean por todas partes queriendo merendárselo tanto a él como a sus compañeros.

A lo largo de quince largos niveles, Castellanos va descubriendo qué narices está pasando al mismo tiempo que el jugador averigua detalles sobre la personalidad del protagonista, su vida, y cómo ciertos acontecimientos del pasado podrían explicar más de una de las cosas raras que están sucediendo.


The Evil Within es un juego en tercera persona diseñado para resultar más que tenso y destrozarle los nervios al más pintado. Gran parte de la acción transcurre en penumbra, en lugares poco iluminados, estrechos, y claustrofóbicos, lo que contribuye al desasosiego tanto como los excelentes efectos de sonido, que mantienen al jugador en vilo y le meten el miedo en el cuerpo. Casi me avergüenza confesar las veces que salté del sofá sobresaltado por un ruido o una aparición inesperada, y las veces que me tuve que forzar a entrar en una habitación o girar en una esquina de donde venían sonidos que no podían presagiar nada bueno. Afortunadamente, Castellanos cuenta con varias armas diferentes para hacer frente a sus enemigos, pero los señores de Tango Gameworks compensan la variedad de armas con la más acusada escasez de munición, para que las cosas resulten más difíciles todavía, vamos.
Y eso por no hablar de la forma en que la cámara sigue al protagonista y la visibilidad limitada en numerosas ocasiones, especialmente cuando se sube o se baja por escaleras de mano: buena suerte tratando de discernir a dónde te diriges, aunque seguro que esos sonidos guturales que escuchas no tienen nada que ver con lo que te espera al final de las escaleras y no hay nada de qué preocuparse. En una palabra: aterrador.

Las criaturas que hostigan a Castellanos parecen salidas de la más retorcida pesadilla, especialmente los jefes de final (o mitad) de nivel, como The Keeper (también conocido como Boxman o Safehead), el Trauma, o el simpático monstruito conocido como la Herejía (¿cómo podría no ser adorable con ese nombre?). Y eso por no hablar de la criatura que puede camuflarse y hacerse invisible, y que sólo puedes saber por dónde viene cuando ves sillas y mesas moviéndose por sí solas siendo apartadas cada vez más cerca de ti. No me extraña que más de una noche tuviera pesadillas después de haber estado jugando antes de acostarme.

El juego me costó pasármelo algo más de veintidós horas, y en todas y cada una de ellas me lo pasé en grande gracias a los magníficos gráficos, excelentes animaciones, y fantástica música y efectos de sonido. Todo en The Evil Within contribuye a ofrecer una experiencia atmosférica y perturbadora, y cualquier jugador al que le atraiga este tipo de juego va a pasar un rato estupendo.


The Evil Within tiene dos niveles de dificultad al principio (se puede acceder a más tras pasárselo entero), y pese a elegir el fácil (que el juego describe como "apto para los débiles y cobardes"), hubo varias secciones y algún que otro enemigo que me hizo desesperar y estrujar el mando de mi 360 como si fuera el cuello de mis oponentes. Como ya he dicho, y pese a no haber estado verdaderamente atascado en ningún lugar, The Evil Within me duró más de veinte horas, con lo que es comprensible mi incredulidad ante uno de los "logros" del juego, que consiste en pasárselo de principio a fin en cinco horas. ¿Cinco horas? Ni habiéndomelo pasado ya una vez y sabiendo qué hacer y cómo hacerlo podría pasarme el juego tan rápido; pero según la gente en Internet, es posible. No seré yo el que lo intente.

En resumen, The Evil Within me ha parecido un juego fantástico, altamente recomendable para todo aquel que esté buscando un survival horror que no sea parte de una franquicia (al menos, todavía). La diversión y las pesadillas están garantizadas.

14 comments:

Halagan said...

Madre mía, ¡suena fantástico! Con críticas como ésta al final vas a hacer que empiece a considerar comprarme una consola nueva. Por suerte no me sobra el tiempo, jejeje.

¿Vas a volver a jugar en niveles más altos de dificultad, como sueles hacer?

finn5fel said...

El juego es estupendo, y no deberías perdértelo.

En cuanto a pasármelo otra vez, es posible (es probable), aunque no de inmediato. Lo que sí he hecho (por primera vez en la historia) ha sido descargarme una ampliación del juego, de la que os hablaré pronto :)

Nash said...

Otro juego que no jugaré aunque lo pintes tan bien. Aunque esta claro que el malo tiene atrapado al pobre chaval y todo pasa en su mente

finn5fel said...

Sí, pero no. Es algo más complicado, pero no vas desencaminado :)

Halagan said...

¿Ampliación de pago o gratuita?

finn5fel said...

De pago. Añade cuatro horas de juego, y es la primera parte de dos. Hay una tercera también, pero es diferente (controlas a The Keeper, aka Safehead) y no me parece muy interesante. Pero ya os hablaré de ella más en profundidad. De momento, aquí os dejo un par de vídeos del enemigo más horrendo no sólo de este juego, sino de la mayoría a los que he jugado. En el primero, podéis ver a la criatura merendándose a la protagonista. En el segundo (que por cierto está en italiano), podéis ver a la protagonista escondiéndose de la misma en una escena super tensa:

https://www.youtube.com/watch?v=NK1w4NxL1EI

https://www.youtube.com/watch?v=rr4jZ4iwEK0

Enjoy!

Nash said...

Joer q bicho mas asqueroso veo q no es el típico juego de te reviento a disparos, hay q ser sutil.

finn5fel said...

SÍ: el sigilo y el agazaparse son más que vitales para no acabar descuartizado, literalmente en casi todos los casos.

Halagan said...

No he podido ver aún los vídeos, pero tampoco me hacen falta para imaginar lo que decís.

En fin, otro gran juego de esos a los que nunca jugaré. Como The Last of Us. Sniff, sniff.

finn5fel said...

A The Last of Us le tengo ganas. A ver si puedo hacerme con él pronto...

Seubra Arbúes said...

Este juego, como decenas antes que él, lo compré y lo tengo criando polvo ya que el poco tiempo que tengo para jugar está dedicado a DA Inquisición, Mass Efecct (vuelvo a jugarlos una y otra vez) y Skyrim. Yo disfruté mucho con juegos como Silent Hill, Resistence o Dead Space así que este juego me encantará... cuando tenga tiempo para él

Seubra Arbúes said...

Ah! Tendría que haber una ley que obligara a todo el mundo a jugar, al menos una vez en la vida, al The Last of Us

Halagan said...

Jajaja. Yo opino igual, Arbúes. Y que el gobierno autonómico, el estatal, la ONU o quien sea te pague la consola y el juego. ;)

Como yo no me lo he podido permitir, porque no tengo tiempo para ello, he tirado de sucedáneos: https://youtu.be/lzmXbHHefMY

finn5fel said...

Jajaja. No es mala idea, Hal.