Tuesday, October 15, 2013

El día de la marmota... otra vez

Como ya os dije hace un par de semanas, dos de las señoras a cargo de la feria de Prater's Mill en la que mi querida esposa y yo participamos el pasado fin de semana me pidieron que dibujara "una marmota" y luego me pidieron que hiciera varios cambios. A cambio de hacer el dibujo gratis, las buenas señoras lo iban a utilizar para anunciar el evento en el periódico, lo que nos daría a Crystal y a mí publicidad gratuita, con lo que parecía un buen negocio. Parecía.

Tras hacer los cambios y mandarles el nuevo dibujo (que podéis ver aquí al lado) por correo electrónico, la respuesta no sólo se hizo esperar, sino que nunca llegó, y eso que mantuvimos un par de conversaciones telefónicas con las susodichas en distintas ocasiones. De todas formas, y por si acaso, mi querida esposa y yo estuvimos mirando el periódico los días previos al evento por si salía el anuncio, pero no vimos nada de nada. Ignorando qué había pasado, fuimos a la feria el sábado y el domingo, y fue ese último día cuando una de las mujeres se acercó a nuestro puesto.

- ¿Dónde están las marmotas? -saludó-. No las veo por ninguna parte.
- Se han escapado -contesté.
- ¿Cómo?
- No hemos hecho camisetas con ese diseño -explicó mi esposa-. Como teníamos tantos diferentes y no podíamos hacer camisetas con todos, hemos tenido que elegir los que pensábamos iban a ser más populares.
- Ah, ya veo -dijo la mujer, que claramente no veía.
- Hablando de marmotas -intervine-, ¿al final usó usted el dibujo?
- ¿Yo? ¡Pero si os estábamos esperando a vosotros!
- ¿Cómo? -respondió Crystal-. Nosotros les mandamos el dibujo por correo electrónico.
- Sí, y lo recibimos. Os dijimos que nos gustaba, pero que queríamos cambios.
- Sí, ya. E hicimos los cambios, y mandamos la nueva versión.
- Ah, sí, sí -contestó la buena mujer-. Sí: con el cartel y todo.
- Exacto.
- Pero no nos mandasteis las camisetas con el diseño.
Aquí fue cuando mi esposa y yo intercambiamos una mirada que mezclaba tanto asombro como ultraje.
- ¿Qué camisetas con el diseño? -dijo Crystal-. Usted nunca nos dijo nada de eso.
- Sí, os lo dije en el correo. Teníais que hacer camisetas con la marmota y mandárnoslas para venderlas.
- Pues ese correo debió perderse, porque a nosotros jamás nos llegó.
- Vaya. Qué lástima. Seguro que se hubieran vendido como churros.

Una vez nos hubimos despedido y la señora hubo desaparecido, Crystal y yo no pudimos sino explotar en indignación y pasmo ante la jeta de la amiga. ¿Quería que hiciéramos camisetas específicas de y para la feria? Dejando aparte que jamás nos lo había dicho, ¿quién iba a pagar por las camisetas? Porque, por el tono que había usado, parecía que las camisetas las habríamos tenido que hacer nosotros sin cobrarle ni un duro a nadie, y luego las habríamos tenido que vender nosotros en nuestra tienda. Y si las camisas no se hubieran vendido, no habríamos podido venderlas en otro sitio porque tenían el nombre de la feria incluido en el dibujo. Y pese a las "garantías" que nos ofreció la buena señora, no sé yo cuántas camisetas habríamos vendido. De hecho, en los dos días que estuvimos en la feria, nadie nos preguntó ni una sola vez si teníamos camisetas con marmotas. Por piratas, gusanos, y no sé qué más si que preguntaron, ¿pero marmotas? Ni una vez ni media. Y eso de que se habrían vendido como churros está por ver, ya que pese a que la señora nos aseguró que el lema de la feria y de la organización es "aquí siempre es el día de la marmota", y que por tanto incluir eso en el diseño sería una buena idea y ayudaría a publicitar el evento y vender camisetas, en ningún momento vimos dicho lema en ninguna parte: ni carteles, ni anuncios, ni en ningún sitio. De hecho, tal lema no aparece por ningún lado en ninguna de las secciones de su página web. Entonces, ¿para qué narices querían una marmota con el "lema" de Prater's Mill si realmente ni la marmota ni el presunto lema tienen la más mínima importancia ni la gente sabe de qué va la cosa? ¿Y encima querían que hiciéramos camisetas, sin pagárnoslas, para ver si se vendían? Ya me puedo imaginar el intercambio:

- ¡Bienvenidos a Sweet Camisas! ¿Quieren comprar una camiseta oficial de la feria?
- ¿Por qué no? ¿Dónde están?
- Ahí delante de usted.
- ¿Dónde?
- Pero si la tiene delante de sus narices, señor mío.
- Aquí yo sólo veo una marmota, no el molino.
(Nota: mill en inglés es molino, y la feria recibe su nombre del famoso molino ubicado en la propiedad.)
- Pues a ésa me refiero, buen hombre. La de la marmota.
- ¿Y qué tiene que ver una marmota con Prater's Mill?
- Ah, ¿es que no lo sabe? La marmota es el animal oficial del molino y de la feria.
- ¿En serio?
- Claro, hombre. Pregúntele a quien quiera.
- Vamos a ver. ¡Susan! Ven para acá, mi amor.
- ¿Qué quieres, Jack?
- ¿Tú sabes cuál es la mascota oficial de Prater's Mill, corazón?
- Claro: el molino; aunque no sé yo si llamarlo "mascota" sería correcto, por aquello de que es un edificio.
- No, tonta, no. Aquí el joven me dice que es la marmota.
- ¿La marmota?
- Sí: está en la camiseta y todo.
- ¿Y por qué tiene una cita de la película esa de Bill Murray?
- Pues no lo sé, cariño. Pero seguro que el joven sí lo sabe. ¿Por qué?
- Porque es el lema de la feria, señor.
- ¿El lema de la feria? ¡Llevo treinta años viniendo a esta feria cada octubre, y jamás he escuchado semejante tontería. ¿El lema de la feria? ¡No me hagas reír!

Y lo mismo habría pasado con todos y cada uno de los que se hubieran acercado. En fin: que no sólo hemos aprendido nuestra lección, sino que lo más probable es que el año que viene no vayamos a la feria. La hermanas Gilda ya se pueden ir buscando otro pringado que les haga (y rehaga) dibujos a su antojo para que luego decidan no usarlo con alguna peregrina excusa de por medio. Hasta ahí podíamos llegar.

13 comments:

Nash said...

La gente tiene mucho morro, lo que querian eran camisetas para ellas gratis promocionando el evento.
Pero bueno como escaparate y para daros a conocer esta bien el sitio, aunque siempre podeis buscar otras ferias donde daros a conocer.

finn5fel said...

Pues sí. Al menos el dibujo me quedó simpático...

Nash said...

Si una pena que la gente no tenga un minimo de decencia ya que podia haber quedado muy bien, tanto en un anuncio como en camisetas, has podian haber hecho un muñeco de carton grande indicando donde esta la feria.... joer si hay infinidad de posibilidades.

finn5fel said...

Me gusta lo del muñeco de cartón grande, oye. De hecho, podían haber hecho un muñeco hinchable gigante!

Nash said...

Molaria que hicieses la versión 3D de la marmota para imprimirla en una impresora 3D. ¿¿Con tus programitas pudes hacer eso??

finn5fel said...

Creo que no. Con mis programas sólo puedo hacer cosas en 2D. Y es una lástima, porque en la escuela acabamos de hacernos con una impresora 3D que no me importaría en absoluto probar, jejeje.

Nash said...

Como mola tu cole, ya te puedes ir haciendo con un programa para diseñar cosas 3D, quiero una Dae muñeca ya.

finn5fel said...

¡Y yo también!

Halagan said...

Y yo.

Sobre las hermanas Gilda (jajaja), no sé si es peor el morro que tienen o su nula capacidad de marketing. Eso de que el lema del evento no aparezca ni en la página web es que ya es de risa.

Al menos os librásteis de haber hecho un buen puñado de camisetas gratis que no íbais a haber vendido de ningún modo. Bala esquivada.

finn5fel said...

Pues sí: podría haber sido mucho peor. Y más que mal marketing, lo que yo creo es que el lema no existe, sino que quieren crearlo y nos trataron de vender la moto diciéndonos que ya existía. De una forma u otra, las camisetas se las va a hacer quien yo les diga...

Halagan said...

Pero entonces, una cosa, ¿el lema que han elegido es porque es de verdad que se celebra el día de la marmota? Porque ahora que lo pienso dices que no se ve ni una marmota ni media en la feria.

finn5fel said...

El día de la marmota se celebra, pero creo que sólo en donde fuera que se celebraba en la película. Creo que las hermanas Gilda querían hacer la gracia porque, según ellas, en la propiedad se ven marmotas todos los días. Ni qué decir tiene, ya te puedes imaginar cuántas marmotas he visto yo allí en las múltiples ocasiones en que he visitado dicha propiedad.

Halagan said...

Pues no tiene mucho sentido el lema ese, no.