Tuesday, May 19, 2015

Dos de Disney

La primera de las pelis de Disney que he visto en el tren y mientras tenía a Ángel dormido encima ha sido Frozen.
Con dibujos de estilo clásico, la película nos cuenta la historia de las princesas Anna y Elsa, esta última con el poder de controlar la nieve, el hielo, y el invierno en general; y cómo al no poder controlar esos poderes mete a su reino y a su hermana en problemas.
Frozen es una tipiquisima peli de Disney con canciones, personajes divertidos (en esta ocasión un muñeco de nieve y un reno), malos malísismos y buenos buenísismos. Lo mejor es que, por primera vez en una peli de estas características, cuando dos príncipes se conocen de un rato y deciden casarse, alguien les dice que eso es una locura. Por lo demás, no aporta nada nuevo. Y cómo no, ambas princesas quedan huérfanas a lo largo de la cinta.

La segunda película fue Big Hero 6. De los estudios Disney y Marvel, la verdad es que es una auténtica delicia tanto en gráficos como en el diseño de los personajes. La historia ya es un poco más clásica: también el protagonista es huérfano, pero para joderle un poco más la vida deciden cargarse también a su hermano. Los de Disney se lo tienen que hacer mirar, pues siempre se cargan a las familias de sus protagonistas. Seguro que tienen un montón de problemas psicológicos no resueltos.

En Big Hero 6, Hiro decide utilizar el proyecto de su hermano fallecido Tadashi, un robot médico con algunos ajustes, para que le ayude a capturar al asesino de su hermano. También le ayudan el resto de compañeros del laboratorio de Tadashi con sus diferentes inventos.
Muy entretenida y recomendable.

11 comments:

finn5fel said...

No he visto ninguna de las dos, pero no me importaría ver Big Hero 6, que recibió excelentes críticas.

La peli animada que seguro que no me pierdo es la nueva de Pixar, Inside Out, que se estrena el mes que viene. ¡Tiene una pinta estupenda!

Nash said...

He visto el trailer y tiene muy muy buena pinta. La de Big Hero no la dejas pasar.

Halagan said...

De las dos, solo he visto Frozen, que me gustó bastante, aunque no me parece tan buenísima como el resto del mundo parece opinar. Pero está muy bien.

Me apunto la otra.

Buenas siestas se echa Ángel, ¿no? :P

Nash said...

Pues si fin a mi también me llegaron muy buenas críticas y luego no me pareció han cosa. Angel se duerme una horany media en el tren que no esta nada mal por q el resto del viaje se lo pasa corriendo del primer al ultimo vagón y yo voy detrás.

Nash said...

Pues si fin a mi también me llegaron muy buenas críticas y luego no me pareció han cosa. Angel se duerme una horany media en el tren que no esta nada mal por q el resto del viaje se lo pasa corriendo del primer al ultimo vagón y yo voy detrás.

finn5fel said...

Qué juego tan simpático, oye :)

juan hoth said...

Yo debo de estar viendo las cosas a través de los ojos de mis hijos (4, 6 y 8 años) o reviviendo la infancia porque me fascinan las dos cada una en su estilo.

Halagan said...

Quizá a mí me pase lo mismo en el futuro, juan hoth, pero de momento mis dos niñas no han cumplido ni el año de edad. Seguro que si les hubiera pillado más mayores estaría ya hasta los mismísimos de escuchar Let It Go.

Pero, oye, de momento solo les pongo Pocoyó a ratitos cortos, y no veais cómo se sale, jajaja. Casi la disfruto más yo.

Nash said...

Yo estoy saturado de poco yo y la casa de micky ahora le pongo Bola de drac aunque a la madre de la criatura no le hace ni puletwra gracia . ángel se aburre con las pelis de dibujos no llego ni a la mitad de ninguna de las dos

Nash said...

Yo estoy saturado de poco yo y la casa de micky ahora le pongo Bola de drac aunque a la madre de la criatura no le hace ni puletwra gracia . ángel se aburre con las pelis de dibujos no llego ni a la mitad de ninguna de las dos

Halagan said...

Por eso llevaba yo tantísimo tiempo sin ver series de animación, por mucho que me gusten, porque preveía que iba a llegar un momento que no iba a poder ver otra cosa. Cada vez me queda menos, jejeje. Pero bueno, hoy por hoy les pongo veinte minutos de Pocoyo algunos días, con lo que todavía estoy bastante fresco.

A ver si consigo mantenerlas a raya y que no se me pasen la infancia pegadas a una pantalla. Porque hay que ver cómo se quedan de embobadas ya ahora.