Saturday, July 09, 2016

El retorno del pirata fantasma zombie

Medio año después de disfrutar la edición especial de The Secret of Monkey Island, he tenido la oportunidad de jugar a la nueva versión de su secuela, Monkey Island 2: LeChuck's Revenge, juego que ya me pasé hace unos quince años en su versión original, pero del que prácticamente no recordaba nada de nada.

Al igual que el primer juego de la serie, esta edición especial de LeChuck's Revenge es idéntica a la aventura gráfica original de LucasArts publicada en 1991, pero los gráficos han sido rediseñados y redibujados en alta definición para que luzcan bien en este siglo XXI, y hay que ver lo coloridos y detallistas que resultan. Mención especial, en mi opinión, merece el propio LeChuck, que cuenta con un diseño magnífico y una animación que lo hace arrastrarse renqueante como buen pirata fantasma zombie que es.

En cuanto al guión del juego, que suele ser lo más interesante e hilarante de esta serie, el jugador se reencuentra con Guybrush Threepwood, el jovenzuelo que derrotó a LeChuck en el primer juego, y que es ahora un pirata hecho y derecho... al menos en su propia opinión. En esta ocasión, Guybrush está enfrascado en la búsqueda de Big Whoop, un legendario tesoro perdido desde hace años, tarea que se hace incluso más difícil de completar cuando LeChuck vuelve de la tumba de la que ya había vuelto en el juego anterior para vengarse de nuestro intrépido protagonista.

Como buena aventura gráfica que se precie, en LeChuck's Revenge el jugador tiene que explorar los distintos escenarios, hablar con los variopintos personajes con que se cruza, y usar objetos con otros objetos para poder usarlos con otros objetos que le ayuden a avanzar en la historia. Personalmente, aunque estos juegos me encantan, soy malísimo a la hora de discurrir y discernir qué objeto usar dónde, especialmente en esta surrealista serie en la que la lógica sólo es aplicable a veces, y uno nunca sabe muy bien qué les pasaba por la cabeza a los creadores cuando diseñaron ciertos puzzles. O sea, que me pasé la mayor parte del tiempo con una guía del juego abierta en mi portátil para ir leyendo las pistas necesarias para evitar dar vueltas y más vueltas por horas, tratando de descubrir qué hacer a continuación. Como yo juego para entretenerme y no para frustrarme, no tengo mucho reparo en acudir a guías como ésta cuando me resulta necesario, pero me avergüenza (un poco) admitir lo mucho que la necesité en este juego, pues me vi incapaz de hacer las asociaciones ilógicas necesarias para avanzar sin ayuda, y la técnica de probar todos los objetos en todos los lugares hasta que algo funciona es tediosa, cansina, y prefiero no usarla. Mejor no frustrarme y concentrarme en disfrutar del esperpéntico guión y las delirantes aventuras de Guybrush y compañía.

En resumen: Monkey Island 2: LeChuck's Revenge es una aventura gráfica entretenidísima, hilarante, de factura técnica impecable, pero también dificilísima, al menos para mí. Le doy cinco estrellas porque se las merece, pero me doy una a mí mismo por ser tan negado. ¡Imprescindible para mentes más brillantes que la mía!

2 comments:

Nash said...

Este juego es completamente absurdo nadie en su sano juicio puede pensar como pasarse los puzzles así que tranquilo que no te mereces solo una estrella. Hace poco leí que el creador del juego estaba interesado en conseguir los derechos para hacer una tercera parte... pero dudo que lo consiga

finn5fel said...

Gracias por el ánimo, jajaja. Ron Gilbert se marchó de LucasArts poco después de terminar este juego, con lo que la tercera y cuarta parte no tienen nada que ver con cómo hubiera desarrollado él la serie, algo que ha dicho en varias entrevistas y en su blog (que por cierto sigo con cierta frecuencia). Con respecto a los derechos, Gilbert siempre ha dicho que le encantaría tenerlos, pero que sabe que Disney jamás se los vendería ni a él ni a nadie, y en caso de que quisieran hacerlo, le pedirían demasiado dinero. Así pues, durante los últimos años se ha dedicado a hacer juegos con distintas compañías (como The Cave, del que os he hablado hasta la saciedad), y desde hace cosa de un año está trabajando en un proyecto propio financiado a través de Kickstarter: una aventura gráfica como Maniac Mansion (qué él también creó) llamada Thimbleweed Park, que tiene buena pinta, aunque preferiría que los gráficos fueran menos retro, la verdad:

¡Menudo ladrillo que te he soltado!

Enlaces de interés:

Blog de Gilbert:
http://grumpygamer.com

Blog de Thimbleweed Park:
https://blog.thimbleweedpark.com

The Cave en Sunny Jhanna:
http://sunnyjhanna.blogspot.com/2014/05/nuevas-aventuras-espeleologicas.html
http://sunnyjhanna.blogspot.com/2014/01/la-cueva-del-crimen.html