Saturday, July 29, 2017

Buscando a Avellaneda desesperadamente

Escrita por Alfonso Mateo-Sagasta, Ladrones de tinta es una entretenida novela histórica que mezcla realidad con ficción con una trama de lo más interesante. En 1614, el editor de El Quijote, don Francisco Robles, está que echa espumarajos por la boca por una muy comprensible razón: un tal Alonso Fernández de Avellaneda acaba de publicar la segunda parte de las aventuras del ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, con lo que las posibilidades de que Miguel de Cervantes publique la verdadera continuación de la popular novela han disminuido considerablemente. Y si Cervantes no escribe el libro, Robles se va a ver en un angustioso aprieto económico, así que el editor decide enviar a uno de sus empleados, Isidoro Montemayor, a la búsqueda de Avellaneda. Sin embargo, esto es más fácil decirlo que hacerlo, ya que "Avellaneda" es un pseudónimo tras el que nadie admite esconderse.

Con la excusa de buscar a Avellaneda, Alfonso Mateo-Sagasta hace que su protagonista nos muestre la vida en el siglo XVII, y que conozca a genios del Siglo de Oro como Lope de Vega, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, y el mismo Cervantes, así como a nobles y otras figuras destacadas de la época. Todo esto lo logra a través de vivas y detalladas descripciones de lugares, comidas, y costumbres, y con personajes que tipifican cómo vivían los españoles del XVII, qué comían, y de qué trabajaban.

Ladrones de tinta me hizo pasar un rato estupendo, y aunque a veces se me hizo un poco larga y repetitiva (Montemayor no hace más que andar de acá para allá entrevistándose con gente), me parece de lo más recomendable para ver al siglo XVII cobrar vida, y alternar con algunos de los talentos más grandes de la literatura española. Le doy tres estrellas y media, y os recomiendo que le deis una oportunidad si os suena interesante.

4 comments:

Halagan said...

Suena pero que muy interesante, sí señor. Lástima que tenga tantísimos libros por leerme antes.

finn5fel said...

Siempre puedes añadirlo a la lista y leerlo dentro de nueve años cuando le llegue el turno, jaja.

Halagan said...

Jajaja. Quizá tenga que empezarme una lista, sí.

finn5fel said...

Nada como ser organizado :)