Saturday, June 28, 2014

Que se vayan escondiendo

No habrá paz para los malvados es una interesante película dirigida por Enrique Urbizu y protagonizada por un José Coronado en plena forma y como nunca antes había visto. En el papel del inspector de policía Santos Trinidad, Coronado aparece envejecido, beodo, hecho polvo, y con unas malas pulgas que hacen que la gente lo desprecie tanto como él los detesta a ellos. Al principio de la película, este entrañable personaje, borracho como una cuba, se persona en un bar donde acaba cepillándose a la camarera, al gerente, y al propietario del local, y cuando sube al piso de arriba para destruir la cinta de seguridad y ocultar así su crimen, descubre a un testigo huyendo por piernas. Dispuesto a no dejar vivo a nadie que pueda reconocerlo, Trinidad comienza una persecución implacable que lo lleva poco a poco y sin darse cuenta a mezclarse en otro asunto que otra división está investigando, con las complicaciones que esto supone.

Con un título así de contundente y con la presencia de José Coronado, No habrá paz para los malvados me tenía ganado desde el principio, y la verdad es que el actor madrileño borda el papel y se come la pantalla con una actuación colosal y completamente sorprendente e inesperada que es, en mi opinión, lo mejor de la película. Así pues, si no la habéis visto, de verdad os recomiendo que le echéis un vistazo. ¡Ya nos diréis qué os parece!

2 comments:

Nash said...

Estas es una de las pocas pelicuals españolas que tengo ganas de ver y que por una razon u otra no lo consigo. Definitivamente la pogon en al lista de pendientes.

finn5fel said...

Pues ya me dirás qué te parece cuando la veas :)