Sunday, August 14, 2016

Objetivo: rescatar al Jedi

La primera temporada de Star Wars Rebels termina con Fire Across the Galaxy, el decimotercer y hasta el momento mejor episodio de la serie.

Siguiendo con su plan para rescatar a Kanan, Ezra y los otros rebeldes se infiltran en el destructor estelar del gobernador Tarkin, plan que, obviamente, no puede sino torcerse en algún momento. Cuando lo inevitable sucede, Kanan y Ezra acaban enfrentándose al Inquisidor en un duelo de sables de luz que recuerda -y mucho- al enfrentamiento entre Qui Gon Jinn, Obi-Wan, y Dart Maul en La amenaza fantasma. Es en este duelo, por cierto, cuando la habilidad de la espada de Ezra de disparar como un blaster viene bien, tal como ya predije cuando se reveló. El caso es que el Inquisidor tira a Ezra de la elevada pasarela en la que parece requerirse que este tipo de duelos tenga lugar, y esto hace que Kanan suba de nivel y se convierta en superguerrero. Bueno, eso no pasa, pero Kanan sí coge la espada de Ezra y se pone a repartir mandobles a dos manos, logrando así derrotar al Inquisidor quien, antes de precipitarse a su muerte (o no, quién sabe), se despide de Kanan diciéndole que "hay cosas más aterradoras que la muerte".

Afortunadamente, Ezra aparece entonces sorprendiendo a Kanan (que no al espectador): ¡está vivo! Realmente, no se había caído al pozo sin fondo bajo la pasarela, sino que había aterrizado en otra pasarela ubicada estratégicamente. ¡Menos mal! Más contentos que unas Pascuas, Kanan y Ezra se apresuran en abandonar el destructor mientras sus amigos hacen lo propio, pero la Ghost, que debía estar allí esperándolos para saltar al hiperespacio, no aparece por ningún lado. ¿Acaso habrán escapado para volver a ser atrapados por el Imperio? Pues claro que no. En el último momento, una pequeña flota de naves comandada por el senador Bail Organa aparece y los rescata.

Una vez a bordo, Kanan y sus compañeros asisten boquiabiertos a la revelación de Hera: ellos no son los únicos rebeldes de la galaxia, pues hay otras células operando en diversos planetas plantándole cara al Imperio. A eso es, precisamente, a lo que se dedica el misterioso Fulcro: a coordinar dichas células. Y ya que estamos de revelaciones, aquí llega la siguiente: el Fulcro revela su identidad, y no es ni más ni menos que Ahsoka Tano, la protagonista de The Clone Wars, que reaparece así en el universo Star Wars mucho más crecidita que la última vez que la vimos.

Por si todo esto fuera poco, la siguiente y última escena nos lleva de vuelta con los imperiales. Tras el sonado fracaso de Kallus y el Inquisidor, ha llegado la hora de dejarse de tonterías. Es, pues, con algo más que un poco de miedo y desazón que Kallus ve aterrizar la lanzadera imperial en el hangar del destructor estelar, y ve abrirse la compuerta principal. Es él. Ha llegado. Darth Vader.

Y aquí acaba la primera temporada de Rebels. No me diréis que el final no es de órdago, ¿verdad? ¡Ansioso espero a poder continuar la serie!

2 comments:

Nash said...

Realmente interesante pero en algún momento todos estos jedi han de morir por que solo queda Luke obi y yoda como vestigio de los jedi.

finn5fel said...

Como ya dije en otro sitio, eso no tiene por qué pasar. Podrían exiliarse, o simplemente la serie podría terminar antes de "conectar" con las películas, dejando su destino en el aire.