Saturday, November 07, 2015

Texturas góticas

El mes pasado, Crystal y yo fuimos al estreno de Crimson Peak, la nueva película del director Guillermo del Toro. Como suele ser habitual en los filmes del mexicano, Crimson Peak es un festín visual en el que la paleta de colores está cuidada al máximo. Luces anaranjadas cálidas se mezclan con verdes fríos y azules cerúleos para crear una atmósfera única y de gran contraste en las localizaciones interiores que aparecen en la película. Y tanto protagonismo como los colores tienen las texturas que cubren todas las superficies del filme: vestidos, paredes y cerámicas lucen y se combinan con estampados, patrones y demás en una decoración barroca y recargada que encaja perfectamente con la atmósfera y la época del relato que se cuenta.

Dicho relato es una historia gótica de fantasmas y secretos protagonizada por Edith Cushing (Mia Wasikowska), una joven que, tras casarse con el apuesto Thomas Sharpe (Tom Hiddleston), se va a vivir con su nuevo esposo a la vieja y destartalada mansión que éste y su hermana Lucille (Jessica Chastain) poseen en Inglaterra. Una vez allí, Edith empieza a descubrir una oscura trama que, por supuesto, no os voy a revelar aquí, y que precipita una serie de eventos que tampoco os voy a destripar.

Pese a desarrollarse a ritmo más bien lento y pausado, Crimson Peak resulta entretenida y absorbente de principio a fin, y Crystal y yo nos lo pasamos en grande tratando de desentrañar los secretos de la mansión y los hermanos Sharpe antes del desenlace. Como ya he dicho, es una película inquietante, envolvente y atmosférica que realmente no da ni miedo ni sustos sino que utiliza los recursos de las historias góticas para presentar una historia oscura y perturbadora y proporcionar un par de horas de lo más agradables. ¡Altamente recomendable!

7 comments:

Halagan said...

Rebeca y yo estuvimos a un tris de ir a ver esta película hace casi ya un mes. Habían venido mis padres a vernos, así que aprovechamos para salir el viernes por la noche a cenar algo y al cine ella y yo solos. Nos plantamos en el único centro comercial aquí en Soria, decidimos ver esa película, que empezaba unos cuarenta minutos después, y nos pusimos a cenar algo primero. Pero estábamos tan cansados y nos centramos en cenar tan tranquilamente, que cuando llegó la hora del cine ninguno de los dos teníamos ganas de hacer otra cosa que no fuera volver a casa para meternos tranquilamente en la cama.

La aventura de ser padres.

Por cierto, Jessica Chastain está últimamente metida en todo lo que se estrena, ¿no?

Nash said...

Que manía tiene la gente de ir a vivír a mansiones destartalada con fantasmas y demás seres cabrones con ganas de fastidiar.
Halagan te comprendo perfectamente a nosotros nos paso lo mismo cuando bajamos a alicante .... descansar es una buena forma de pasar el dia

finn5fel said...

Crystal dijo lo mismo: esta Jessica Chastain está en todo lo que se hace últimamente. Es como Bradley Cooper o Justin Long hace unos años: ¡salían en todas las películas que se estrenaban! No sé de dónde sacan el tiempo...

Nosotros no somos padres, pero también nos ha pasado eso más de una vez: quieres ir al cine, haces planes, haces otra cosa antes... y luego sólo quieres irte a casa, jajaja. Será la edad...

Nash said...

No sois padres pero tenéis un montón de perros, una veintena de caballos y mil proyectos y una sobrina que es casi como una hija... no es la edad es que no paráis.

finn5fel said...

Jajaja. Pues también :)

Halagan said...

Eso digo yo, jajaja.

Otro ejemplo de actor prolífico es Jude Law. A principios de este siglo parecía que todos los fines de semana estrenaba película.

finn5fel said...

Es verdad, jajaja.