Friday, February 26, 2016

Expediente final

My Struggle II es el sexto y último episodio de la décima temporada de The X-Files, la legendaria serie de televisión que ha regresado más de una década después de terminar con esta mini temporada cuyo último episodio os comento hoy.

Como podéis ver en el título, este episodio es la continuación de My Struggle que, curiosamente, no fue el quinto episodio de la temporada, sino el primero. Si estáis un poco confundidos, no os culpo. Si hacéis memoria, recordaréis que el segundo episodio de la temporada no tenía nada que ver con el primero, y lo mismo pasó con las siguientes entregas. Sin embargo, este último episodio retoma la acción donde terminó el primero, y continúa desde ahí. De hecho, hasta parece que ambos episodios se hubieran filmado al mismo tiempo, pero que alguien hubiese decidido utilizarlos como marco para el resto de la temporada, lo que, debo decir, me dejó bastante descolocado.

El episodio en sí, al ser secuela directa del primero, retoma la trama de la nueva conspiración que, entre otras cosas, explica detalles y sucesos que tuvieron lugar durante temporadas anteriores de la serie, y arroja nueva luz sobre varios misterios desarrollados durante años. Esto me resultó bastante interesante, pero dada la evidente conexión entre este episodio y el primero, me habría gustado que se hubiesen emitido consecutivamente, y al no haber sido así, este último capítulo me dejó un poco frío ya que pensaba que estas líneas argumentales se habían dejado aparcadas, y retomarlas así sin previo aviso no me hizo mucha gracia, aunque esto, obviamente, es una preferencia personal y no le resta calidad objetiva al episodio. Lo que sí que me molestó bastante fue el final, del que no os diré nada pero del que supongo los seguidores se habrán estado quejando bastante en los foros de rigor.

La verdad es que pensaba que iba a disfrutar este último episodio mucho más de lo que lo hice, pero entre la conexión/desconexión con el primero, el abrupto final, y el hecho de que Mulder y Scully aparecen un máximo de dos minutos juntos en pantalla (¡en el último episodio de la serie!), la verdad es que me quedé con cierto mal sabor de boca. Eso sí: en verdad espero que esta mini temporada haya tenido el éxito suficiente para que Chris Carter y su equipo quieran regalarnos otra el año que viene. Habrá que mantener los dedos cruzados... como si fueran una X.

2 comments:

Nash said...

Pues que pena por que un mal final puede echar para atras a lo hora de hacer nuevas temporadas...ya te contare si algun dia tengo tiempo y ganas de ver esta nueva temporada.

finn5fel said...

La temporada está muy bien, aunque este último episodio me decepcionara. Échale un vistazo cuando puedas, que seguro que te gusta. Además, como son sólo seis episodios, podrás verla en un suspiro.