Wednesday, July 22, 2015

Festival de cine

¡Bienvenidos a la primera edición del Festival de Clásicos Dudosos! Durante las próximas dos semanas, el abajo firmante va a disfrutar de algunas de sus películas favoritas que hace años que no ha visto, y se lo va a pasar en grande.

Para darle legitimidad al asunto (como si la necesitara), se me ha ocurrido dividir estos clásicos por década (y ya sé que The Butterfly Effect es del 2000, pero qué se le va a hacer), y limitarlos a cinco por sección (y ya sé que en la primera hay seis, pero qué se le va a hacer). Si os apetece ver alguna de las quince películas listadas (bueno, dieciséis), no dudéis en hacerlo y luego comentarla con nosotros. Y si alguien se atreve a decir que estas obras maestras del séptimo arte no son verdaderos clásicos, al título del evento lo refiero. ¡A divertirse toca!

8 comments:

Nash said...

jajjaja me parto pero star dust ni malditos bastardos son clásicos. el resto si y me parece imperdonable que no veas la trilogía completa de indy, solo la tercera parte.

Halagan said...

Buenísima idea la que has tenido, Fel. ¿Imagino que habrá post diario? ¿O harás una recopilación de impresiones peliculeras cada pocos días?

Personalmente, yo ni de broma te podré seguir el ritmo. Pero intentaré ver las que no he visto aún y tirar de memoria con el resto.

finn5fel said...

A cada cual sus clásicos, Nash, jajaja.

Con respecto a las películas que faltan de Indiana Jones, ya lo sé, y quería ponerlas, pero no he querido incluir demasiadas series porque busco variedad. Dicho eso, no pude resistirme a poner la trilogía de Regreso al futuro porque hace siglos que no veo esas películas. Y por si alguien lo duda (que sé que sí), La última cruzada es la mejor película de Indiana Jones con diferencia. ¡Con diferencia! (En mi opinión.)

Sobre los comentarios acerca de los films, Hal, no sé cómo lo voy a hacer, la verdad. La intención es ver una película al día para terminar el festival en un par de semanas (por eso no quise tampoco incluir todas las pelis que me habría gustado), aunque sospecho que es posible que ni yo mismo pueda mantener el ritmo (por eso traté de no poner películas de más de dos horas, aunque hay dos o tres excepciones que no logré evitar), así que no sé cómo voy a postear al respecto. Ya veremos qué pasa :)

Pero sí: intenta ver las que no has visto, y tira de memoria con las que no vayas a revisitar. ¡Y me alegro de que te guste la idea!

finn5fel said...

Han pasado varios días desde mi último comentario, y las cosas se han ido perfilando un poco. Ya he visto cinco de las seis películas de los 80, así que lo más probable es que escriba una entrada por década. Sin embargo, no creo que mañana lunes vaya a poder ver ninguna, así que no creo que publique nada hasta el miércoles o jueves. Si habéis estado viendo alguna de las pelis, ¡tenéis hasta entonces para ver más!

Halagan said...

Bueno, por suerte la única que no he visto de los ochenta es Ferris Bueller's Day Off, lo que es un delito grave, lo sé, pero es fácilmente solucionable. El resto me las sé tan de memoria que podría cerrar los ojos ahora mismo y verlas con el ojo de mi mente.

Por cierto, ¿The Blues Brothers? Es un peliculón, y uno de mis filmes favoritos de siempre, pero... ¿No es un poquito demasiado musical para tu gusto?

finn5fel said...

Sí que es un delito, sí.

Con respecto a The Blues Brothers, que me guste un musical como ése no es sino testamento al talento de John Landis. Y que la música en la película es estupenda, claro. Y que me encantaba el juego de PC de principios de los noventa, jejeje.

Halagan said...

¡Madre mía, ya ni me acordaba del juego! Jajaja, vaya torrente de recuerdos que me has hecho recuperar así de repente, Fel. Ahora mismo me voy a Youtube a buscar videos del juego.

finn5fel said...

Me alegro de hacerte memoria, Hal. La de horas que mi hermana y yo nos pasamos jugando a dobles a ese fantástico juego. De hecho, todos los arcades de plataformas de la compañía francesa Titus me encantaban: Prehistorik (y su secuela), The Blues Brothers, Titus the Fox... ¡Menudos recuerdos!