Friday, September 30, 2016

Defensa desesperada

Sin apenas tiempo de recuperarse de la última batalla, una nueva amenaza se cernía sobre las tropas escocesas.
Esta vez, Crystal decidió pasar al ataque directamente ya que se enfrentaban a los odiados Tohaa, una raza alienígena que va de amigos de los humanos pero son unos malditos intrigantes y traidores.
Sin dar tiempo al enemigo a pensar, Crystal giró una esquina y disparó con su escopeta una ráfaga contra una especie de toro baboso lleno de dientes, y de paso hirió al que parecía su cuidador. Por su parte, los wulvers se lanzaron en una loca carrera para llegar rápidamente al combate cuerpo a cuerpo contra sus enemigos. En cuanto a Garen, rápidamente acribilló a un francotirador… aunque con estos malditos nunca se sabe. Wallace y los wulvers dispararon contra todos los enemigos, que aguantaron su furia debido en gran parte a sus malditos simbiontes. Dos toros alines así como otro bicho cayeron bajo el fuego enemigo, pero la posición en la que quedaron los escoceses era realmente indefendible. Las tropas Tohaa derribaron a Wallace y a un par de wulvers mientras Crystal mataba al cuidador de los toros, que cruzó confiado por donde no debía. El primo Duncan también fue derribado… La cosa se ponía muy complicada, y se puso peor cuando Crystal fue derribada por los disparos de los malditos aliens, no sin antes acabar con otro enemigo… Las tropas escocesas tenían que defender el pueblo como fuese, pero en el último momento un alien salió por la espalda del último wulver que quedaba en pie, y el SAS dudó… lo justo para que nuestro querido lobuno fuese derribado.

Una partida muy dura que se perdió en el último disparo del último turno con la última orden. Pero estoy muy contento, ya que el rival tiene mucha más experiencia que yo, y como suele pasar cuando juega contra mí, se queda perplejo por la agresividad de mi estrategia.

2 comments:

finn5fel said...

Siento que las tropas escocesas fueran derrotadas, pero al menos le plantaron cara al enemigo y se lo hicieron pasar mal. Eso sí: me parto imaginando a tu rival perplejo, sin poder creerse lo que está viendo se le viene encima, jajajaja.

Nash said...

Pues si todavía no entienden mi forma agresiva de juego pero a pesar de la derrota lo mejor es que aprendí mucho