Saturday, August 30, 2014

Espiritismo enmarcado

Como tal vez recordéis, hace unos meses presenté una ilustración para la exhibición The Art of Darkness: Inspired by the Paranormal en el Banfill-Locke Center en Fridley, Minnesota. Dado que aceptaron el dibujo (no tenéis más que mirar el penúltimo párrafo de la página y ver quién está el primero de la lista, jejeje), tuve que imprimirlo y enmarcarlo antes de mandarlo a las frías Tierras del Norte, y aproveché para hacerle una foto antes de empaquetarlo. La exposición se inaugura hoy, 30 de agosto, y permanecerá abierta al público hasta el 27 de septiembre, así que, si Fridley os queda cerca y os pasáis por el Banfill-Locke, podréis ver la ilustración en persona. ¡Ojalá pudiera ir!

Friday, August 29, 2014

Violencia, pero con calma

Las dos últimas noches, Crystal y yo hemos visto dos películas que me han resultado bastante similares en más de un aspecto: Kill List y Blue Ruin. Nunca había oído hablar de ninguna de ellas, no cuentan con nadie conocido en su reparto, y aunque en ambas hay tiros y violencia a mansalva, las dos películas se desarrollan a un ritmo lento y pausado que a mí se me hizo algo pesado en más de una ocasión.

En Kill List, un par de tipos británicos que parecen ser asesinos a sueldo retirados deciden aceptar un trabajo para eliminar a varias personas que han estado cometiendo crímenes atroces, aunque ni el espectador ni ellos saben muy bien de qué va la cosa hasta el final. Por lo tanto, aunque la película no está mal, me pasé la mayoría del metraje preguntándome a dónde iba aquello y qué era lo que me estaban contando mientras los protagonistas se movían con parsimonia de un lugar a otro y se lo tomaban todo con una calma inaudita.

En Blue Ruin, el protagonista descubre que el tipo que asesinó a sus padres está a punto de volver a las calles, y decide tomarse la justicia por su mano y darle el pasaporte. Sin embargo, dado que no es un hombre de acción, la cantidad de pistas que deja tras de sí se lo pone muy fácil a la familia del finado para seguirlo y tratar de matarlo a él a su vez. De nuevo, tiros y violencia se suceden con pausa, sin prisa, y las cosas se encaminan lenta pero inexorablemente al enfrentamiento final.

Los finales de ambas películas son también ciertamente similares, pero no voy a destripároslos, obviamente. Lo que sí diré es que, pese a que ambas películas tenían muy buenas críticas y puntuaciones en distintas páginas web, a mí no me parecieron nada del otro mundo: se dejan ver, y poco más, con lo que no voy a urgiros a que las veáis. Pero si lo hacéis, armaos de paciencia, pues la necesitaréis.

Wednesday, August 27, 2014

El ataque de las arañas gigantes

Desde hoy mismo, Ruled by Spiders está disponible en ComiXology, la distribuidora de comics digitales más grande de la galaxia. Por el irrisorio precio de $0.99 (¡noventa y nueve centavos!), los amantes de la acción, el terror y la ciencia ficción podrán disfrutar de las aventuras de Finn y Rosey en su misión de rescate. No perdáis más tiempo, pues, visitad la página de Ruled by Spiders en ComiXology (o la versión para el Kindle en Amazon), y ayudadme a hacer que mi comic sea todo un éxito. ¡Muchas gracias!

Tuesday, August 26, 2014

Acción en Hong Kong

Sleeping Dogs es el séptimo juego que me he pasado este año, y es sin duda uno de mis favoritos. Sleeping Dogs está protagonizado por Wei Shen, un policía que, bajo una identidad falsa, se infiltra en el mundo de las Tríadas en Hong Kong para desmantelar al Sun On Yee desde dentro. Como suele pasarles a los policías encubiertos, Wei se ve obligado a cometer todo tipo de atrocidades para probar su lealtad al Sun On Yee, mientras al mismo tiempo trata de ayudar a la policía a pararles los pies a estos peligrosos criminales. A lo largo del juego, Wei va estableciendo lazos con distintos miembros de la Tríada, y cada vez le va resultando más difícil traicionarlos y entregarlos a las autoridades, lo que crea conflictos entre él y sus superiores. Y el explosivo final mejor no os lo desvelo, que vale la pena descubrirlo por vosotros mismos.


Sleeping Dogs es uno de esos juegos open world, en el que el jugador tiene en todo momento una multitud de misiones entre las que elegir. Las misiones principales se centran el la historia de Wei y su progreso en la Tríada, pero también hay otro grupo de misiones semi- principales en las que Wei resuelve una serie de casos trabajando estrechamente con la Teniente Teng de la policía de Hong Kong. Ambas tramas son fundamentales para completar el juego, pero también hay una variedad de misiones opcionales que pasan por robar coches para un tipo que los revende, asaltar camiones blindados y hacerse con la pasta, extorsionar a los comerciantes de Hong Kong para que paguen por la protección del Sun On Yee, ayudar a distintos personajes a recuperar dinero o escapar de la policía, acabar con pandillas callejeras, atrapar traficantes de droga, hackear cámaras de seguridad, cantar karaoke, partirse la cara con clubs de artes marciales, salir con varias mozas de buen ver, y más que seguro se me olvidan. Y por si os parece poca variedad, las misiones principales ofrecen también infinidad de escenarios, situaciones y desafíos para tener al jugador entretenido.

Todas estas actividades tienen lugar en una Hong Kong magníficamente recreada: luces de neón, tráfico por doquier, peatones, bares, mercados y un sinfín de detalles que a mí, personalmente, me dejaron con la boca abierta gracias a los excelentes gráficos, las fantásticas animaciones, y la música y sonidos de fondo como las conversaciones y gritos en cantonés que se escuchan por doquier. Para moverse por esta enorme ciudad, Wei cuenta con una variedad de transportes: su moto, una cantidad tremenda de distintos modelos de coche, furgonetas y hasta lanchas. Y para moverse con rapidez de un punto a otro de la metrópolis, Wei puede parar cualquier taxi que vea y pedirle que lo lleve a cualquier punto del mapa, algo que agradecí pero mucho dado lo mal que siempre se me ha dado conducir en videojuegos. Cada vez que me ponía al volante de un vehículo, peatones, señales de tráfico y barandillas acababan aplastadas por accidente y sin yo quererlo. Mejor subirse a un taxi y dejar la conducción en manos de los profesionales.

Como habéis podido ver hace un par de párrafos cuando he hablado de las misiones, la mayoría de ellas requiere violencia de algún tipo, y es aquí cuando Sleeping Dogs revela lo que realmente es: una auténtica película de acción made in Hong Kong, con artes marciales, tiroteos y persecuciones a alta velocidad que, en mi caso, solían acabar con Wei estampándose contra un autobús, atravesando el parabrisas, y rebotando en la carretera. La mayor parte de la acción requiere el uso de puños y patadas, ya que las secciones con armas son más bien escasas. Según el jugador avanza en la historia, Wei va adquiriendo nuevos movimientos y golpes hasta acabar pareciendo Bruce Lee: patadas aéreas, llaves demoledoras, presas feroces... pero mis favoritos son sin duda los "golpes ambientales", en los que Wei utiliza elementos del decorado para finiquitar a sus oponentes de un solo golpe. Así, Wei le puede triturar la cara a un oponente con una sierra circular, electrocutarlo contra una caja de fusibles, estamparlo contra una unidad de aire acondicionado, ensartarlo en peces espada en el puerto, y varias muertes horribles más que a mí, personalmente, me encantaron, ya que no sólo me permitían acabar rápidamente con mis enemigos, sino que le añadían un toque peliculero a las peleas difícil de describir.

En lo que a los tiroteos se refiere, ya os podéis imaginar cómo funciona la cosa, y lo mismo con las persecuciones en coche; pero lo mejor es cuando se combinan ambas y Wei tiene que conducir y sacar medio cuerpo por la ventanilla del coche y disparar a los coches y motos que lo acosan. Y cuando logras darles en los neumáticos, los vehículos enemigos saltan por los aires y explotan, dándole de nuevo un increíble aire peliculero a la escena que hace que el jugador se sienta como Chow Yun-Fat en una película de John Woo.

Como suele pasar en estos juegos open world o sandboxSleeping Dogs ofrece horas y horas de contenido. De hecho, yo me he pasado el último mes jugando (unas treinta horas), y aún me falta terminar varias misiones opcionales a las que volveré en algún momento, ya que el juego me ha resultado fascinante y quiero regresar a Hong Kong y pasar más tiempo con Wei. Ni qué decir tiene, os recomiendo que vosotros hagáis lo mismo, ya que Sleeping Dogs es una auténtica joya que no deberíais perderos, especialmente si lo que os he contado os ha resultado medianamente interesante. ¡Si me hacéis caso y decidís comprar un billete de avión para Hong Kong, no dudéis en contarme cómo os va la visita!

Sunday, August 24, 2014

Fantasmas del pasado

Aparecidos es una coproducción argentino- española que cuenta la historia de Malena y Pablo, dos hermanos que viajan de Barcelona a la Tierra del Fuego para firmar los papeles para la eutanasia de su padre y recoger su testamento. Sin embargo, a Pablo le asaltan las dudas cuando ve a su padre conectado a las máquinas que lo mantienen con vida, y convence a su hermana para esperar un poco antes de firmar los papeles.

Desafortunadamente para ellos, es entonces cuando empiezan a verse asaltados por lo que parecen ser los fantasmas de una familia que fue víctima de un brutal asesinato en 1980, y no les queda más remedio que descubrir qué está pasando, cómo pueden solucionarlo, y por qué nadie más puede ver estas aterradoras apariciones.

Sin ser nada del otro mundo (nótese el astuto juego de palabras), Aparecidos es de lo más entretenida, y Crystal y yo nos lo pasamos en grande asistiendo a las desventuras de la pareja protagonista. Así pues, si os apetece ver una película de (no mucho) miedo para pasar una tarde agradable en casa, Aparecidos cumple de sobra.

Friday, August 22, 2014

Muerte en la escuela privada

Never Tell es el cuarto libro en la serie policíaca escrita por Alafair Burke y protagonizada por Ellie Hatcher, y aunque no me he leído ni el primero, ni el segundo, ni el tercero, vi que éste estaba de oferta y sonaba interesante, y me lo compré sin pensármelo dos veces.

En Never Tell, la policía neoyorquina Ellie Hatcher investiga el aparente suicidio de una adolescente que asistía a una escuela privada de élite en la populosa ciudad. Ni qué decir tiene, las cosas acaban resultando mucho más complejas de lo que parecía a simple vista, y la detective se ve envuelta en un caso cada vez más enredado que la va sorprendiendo con cada giro inesperado.

Sin ser una gran novela, Never Tell me ha parecido de lo más entretenida, y de ninguna manera pude adivinar el desenlace dado lo enrevesado de la trama y las sorprendentes revelaciones que se van sucediendo a lo largo del libro. Así pues, y aunque no voy a salir corriendo a comprarme las tres entregas anteriores, puedo decir que Never Tell es de lo más recomendable, y si os apetece leer un misterio ameno e impredecible, seguro que éste os resultará de lo más satisfactorio.

Wednesday, August 20, 2014

Somnífero con forma de libro

El secreto de Christine, de Benjamin Black, es uno de los libros más aburridos que he terminado en mucho tiempo. Si en lugar de pasarse páginas y páginas describiendo a qué huelen las cosas con palabras tan rebuscadas que me tocaba buscarlas en el diccionario para olvidarlas segundos después se centrase en hacer una trama interesante y un misterio realmente currado, estaría bien; pero si a eso le añadimos unos personajes plastas con vidas deprimentes y que se pasan todo el rato fumando (si no dice que se encienden 30 cigarrillos, no lo dice ninguna), consigue que te duermas cada diez páginas.
Para colmo de males el secreto del título es una auténtica parida que descubres en las cinco primeras páginas, con lo que estás el resto del libro esperando que te digan algo que ya sabes desde hace mucho tiempo. 
Mi recomendación: sólo leed este libro en caso de no poder dormir, ya que caes en trance seguro; o si te apetece aprender palabras rebuscadas.
En el link podéis disfrutar de las mentiras de un montón de críticos literarios que no sé qué libro se han leído.

Policía en el tiempo

Continuando con nuestra maratón de Denzel Washington, Crystal y yo vimos el otro día Déjà Vu, película de 2006 que, al igual que Man on Fire Unstoppable, está protagonizada por el carismático actor y dirigida por Tony Scott. Sin embargo, a diferencia de las dos anteriores, y pese a que también nos gustó, este largometraje nos produjo sentimientos encontrados.

En Déjà Vu, Washington interpreta a Doug Carlin, un policía que acaba viajando al pasado para evitar el asesinato de una mujer y la explosión de una bomba que acabará con la vida de los más de quinientos pasajeros de un ferry. Esta explicación es un resumen simplificado del argumento, y si fuera así como os lo he contado, la película me habría gustado más. El problema es que la máquina del tiempo que le permite al agente Carlin viajar al pasado no es una máquina del tiempo al uso, sino que es un aparato avanzadísimo y de lo más sofisticado y capaz de hacer cosas increíbles, pero que al mismo tiempo sufre de unas limitaciones absurdas que no tienen sentido, excepto para ponerle las cosas difíciles al protagonista. Estos límites arbitrarios, junto con la explicación de cómo funciona este aparato y lo que puede hacer me resultaron bastante ridículos y difíciles de creer, y aunque habría aceptado sin problemas que los policías hubiesen tenido una máquina del tiempo a su disposición, al querer hacer este aparato tan original y algo diferente a las típicas máquinas del tiempo de otras películas, lo que hicieron fue que me resultara absurdo e increíble. Pero una vez logré dejar de lado la ridiculez intrínseca de lo que me estaban presentando, la película me gustó gracias a su historia interesante, su ritmo endiablado, y sus buenas actuaciones.

En resumen: Déjà Vu es una película entretenida que, en mi opinión, sería mejor si hubiese tratado de no ser tan "original", y cuyo tercer acto supera con creces los anteriores y acaba enderezando lo que parecía iba a ser un desastre. ¡Si la habéis visto, no dudéis en dejarnos vuestros comentarios, que me gustaría comentarla más a fondo!

Monday, August 18, 2014

Beach Bums #1

Aquí tenéis la primera entrega de Beach Bums, la tira cómica de periodicidad irregular que irá saliendo según se me vayan ocurriendo gracias. ¡Espero que os guste!

Saturday, August 16, 2014

Cabinas claustrofóbicas

Non-Stop es un thriller de lo más entretenido protagonizado por Liam Neeson y Julianne Moore, y del que nunca había oído hablar hasta que mi querida esposa sugirió que lo viéramos la otra noche. Por si no sabéis de qué va la cosa, Neeson interpreta a Bill Marks, un air marshal que, cuando se encuentra en pleno vuelo transoceánico, recibe un mensaje de texto diciéndole que, si no transfiere ciento cincuenta millones de dólares a la cuenta adjunta, un pasajero morirá cada veinte minutos. Como todos sabemos, el gobierno americano no negocia con terroristas, así que le toca al bueno de Bill intentar encontrar al villano entre los pasajeros, tarea esta mucho menos fácil de lo que podría parecer.

Dirigida con excelente pulso narrativo por el catalán Jaume Collet-Serra, Non-Stop me mantuvo en vilo de principio a fin tratando de adivinar quién era el terrorista y cómo iban a terminar las cosas. Ni qué decir tiene, ninguna de mis teorías resultó ser acertada, las sorpresas se sucedieron una tras otra a lo largo del metraje, y me lo pasé en grande acompañando al agente Marks en su peligrosa aventura. Por lo tanto, si os apetece ver una peli llena de emoción e intriga, no lo dudéis y alquilad Non-Stop, que no os decepcionará.

Thursday, August 14, 2014

En busca de la piedra perdida

Tras el brutal asesinato de su padre adoptivo, Enrique Alonso, escritor de éxito afincado en San Sebastián, regresa a su Barcelona natal para hablar con la policía, poner en orden los asuntos de su difunto padre, y resolver un misterio histórico- literario que parece haber sido la causa del crimen. Así empieza El anticuario de Julián Sánchez, un thriller de lo más entretenido que se lee con rapidez y que en más de una ocasión me recordó a las aventuras del arqueólogo más famoso del cine. Enrique Alonso no es, ni de lejos, Indiana Jones, pero su búsqueda del misterioso artefacto que le costó la vida a su padre tiene unos tonos místico- religiosos y unos ubicuos tintes históricos que, aunque la acción transcurre en la Ciudad Condal en su totalidad y el protagonista (y su bella acompañante) no viajan a ningún lugar exótico, remiten indefectiblemente a las clásicas películas de Steven Spielberg. Por lo tanto, si os apetece leer un misterio emocionante tan realista como fantástico y visitar Barcelona al mismo tiempo, El anticuario os hará pasar un buen rato garantizado. ¡De lo más recomendable!

Tuesday, August 12, 2014

El mapache locuaz

Cuando vi el trailer por primera vez hace varios meses, pensé que Guardians of the Galaxy no estaría mal: que sería entretenida, me haría reír de vez en cuando, y poco más, con lo que realmente no me moría de ganas de ir a verla al cine. Sin embargo, la semana antes de su estreno, las críticas empezaron a aparecer, y todo eran alabanzas y halagos; y el día del estreno llegó, y el mundo entero pareció rendirse a los pies de la nueva película de Marvel, con lo que decidí que tal vez debía ir al cine a verla para no perderme la película del año y poder decir que en su día la vi en pantalla grande. Arrastré, pues, al cine a la sufrida Crystal, que no tenía el menor interés en ver un film con un mapache parlanchín, y le aseguré que Guardians of the Galaxy nos iba a encantar. Pero no fue eso lo que pasó.

Antes de que me digáis de todo y me lancéis imprecaciones varias, debo decir que la película me gustó, pero no me pareció en absoluto el triunfo cinematográfico del que todo el mundo habla, y las críticas estelares que ha recibido me parecen tremendas exageraciones. Guardians of the Galaxy me resultó entretenida (sin pasarse), divertida a ratos (con más gracias me hubiera gustado mucho más), y con personajes interesantes pero no memorables. Chris Pratt como Star-Lord y Bradley Cooper como la voz de Rocket Raccoon lo hacen de lo más bien, pero lo mejor en mi opinión es la colosal banda sonora y el uso que se le da a lo largo del film. Eso sí que me pareció original y diferente.

En resumen, y como ya he dicho, Guardians of the Galaxy me gustó, pero no le daría más que un notable si tuviera que puntuarla. Dicho esto, comprendo que estoy en la minoría, y lo acepto. Lo que tenéis que hacer es ir a verla, juzgar por vosotros mismos, y después volved y decidme si estoy mal de la cabeza o si estáis de acuerdo conmigo. ¡El debate queda abierto!

Sunday, August 10, 2014

República de ladrones

Hay una Espina clavada en Camorr, y su nombre es Locke Lamora, carismático líder de la banda de ladrones conocida como The Gentlemen Bastards y protagonista de The Lies of Locke Lamora, la increíble primera novela de Scott Lynch. En este magnífico libro, Lynch nos cuenta la historia de Locke Lamora, un joven huérfano adepto y adicto a los hurtos más elaborados y efectivos que imaginarse pueda. Intercalando capítulos sobre su infancia y entrenamiento con otros en el presente en el que Locke y su banda están metidos de lleno en un trabajo que les reportará cuantiosos beneficios, Lynch va retratando a su protagonista, a sus compañeros Jean, Calo, Galdo y Bug, y nos descubre el fantástico ducado de Camorr, una ciudad de fantasía que derrocha originalidad y cuenta con maravillas nunca vistas vibrantemente descritas por el autor.

La historia que nos presenta el señor Lynch engancha al lector de principio a fin, sorprende a cada capítulo, y su ritmo va acelerando progresivamente a lo largo de la novela hasta llegar a un clímax de auténtico infarto que me mantuvo pegado a las páginas durante dos horas. Llena de personajes memorables, situaciones límite, y reveses y contratiempos que me hicieron gritar con sorpresa, frustración y preocupación por Locke y sus amigos constantemente, The Lies of Locke Lamora es sin duda el libro que más he disfrutado en lo que va de año (y con diferencia), y difícil veo que otro lo supere antes de diciembre, excepto tal vez por su secuela, que ya tengo en mi poder lista para ser devorada. Pero antes de empezarla, os urjo a que leáis estas Mentiras, ya que si os gustan la fantasía, la aventura y la acción, ésta es la novela que estabais buscando. Disfrutadla, y ya me lo agradecéis cuando podáis.

Friday, August 08, 2014

Problemas clónicos

Como decía un artículo que leí el otro día, Orphan Black es la mejor serie de televisión que no estáis viendo. La segunda temporada terminó hace mes y medio, y aunque la primera me gustó más debido a su trepidante ritmo, ambas son fantásticas y se merecen que les deis una oportunidad. Por si no habéis oído hablar de la serie, en la primera escena del primer episodio de Orphan Black nos encontramos con Sarah Manning (Tatiana Maslany) en el andén esperando a que llegue el tren. Por la ropa que lleva, podemos deducir que a la alta sociedad no es que pertenezca precisamente, y muy feliz tampoco parece que sea. Mientras espera al tren, Sarah se da cuenta de que la otra mujer en el andén, de espaldas a ella pero obviamente mejor vestida, está actuando de forma un tanto peculiar, y cuando se le acerca para ver si está bien y le ve la cara, descubre con asombro que es idéntica a ella. Es entonces cuando la desconocida, dejando su bolso en el andén, salta a la vía para ser arrollada por el tren. Sin dar crédito a sus ojos, Sarah coge el bolso de la difunta y sale por piernas, y así empieza una serie de ciencia- ficción que transcurre en el presente y en la que la trama atrapa al espectador por completo y las revelaciones se suceden a ritmo endiablado episodio tras episodio. Si os parece interesante, lo que os he resumido no son más que los dos o tres primeros minutos del primer episodio, y dado que cada temporada cuenta con sólo diez, no os costará demasiado subiros al carro (o tal vez debería decir al tren) y disfrutar de Orphan Black. ¡La calidad y el entretenimiento están garantizados!

Wednesday, August 06, 2014

Aquel antiguo hospital

Siguiendo con nuestra maratón de Denzel Washington, Crystal y yo hemos viajado al pasado y hemos estado viendo la primera temporada de St. Elsewhere, una serie de los ochenta que a ella le encanta y que yo jamás había visto, pese a que reconocí la musiquilla del principio inmediatamente en cuanto metimos el DVD en el lector. (Mi teoría es que la hacían antes de alguna serie que sí veía de pequeño, y de vez en cuando pillaba los créditos del final del episodio con la música en cuestión.)

Además de un jovencísimo Denzel Washington, St. Elsewhere está protagonizada por un igualmente joven David Morse, y por un montón más de actores y actrices a quienes no conocía. Tanto Washington como Morse son médicos en un hospital, y la serie narra las vivencias de los doctores y pacientes de St. Eligius, un hospital de no muy buena reputación en Boston.

Pese a que la calidad de imagen no es precisamente extraordinaria, y los peinados y la ropa claramente indican que esta primera temporada de la serie de emitió en 1.982, las historias y los personajes de St. Elsewhere son tan interesantes que rápidamente me olvidé de todos estos "obstáculos" y me puse a disfrutar de todos y cada uno de los episodios de la serie.

St. Elsewhere duró seis temporadas, pero al parecer sólo la primera está disponible en DVD debido a una batalla legal por los derechos y beneficios. Sin embargo, mi querida esposa tiene todos los episodios grabados en VHS de cuando los emitieron hace ya treinta años, así que lo único que tenemos que hacer es encontrar un vídeo en condiciones para continuar con la serie. ¡Eso sí será un auténtico viaje al pasado!

Monday, August 04, 2014

Alfa y omega

El último volumen de la fantástica Locke & Key se publicó hace unos meses, y para estar bien preparado para el esperadísimo final, me releí los cinco primeros tomos uno tras otro en el espacio de tres o cuatro días antes de hincarle el diente a la conclusión de la saga. Y menos mal que lo hice, porque llevaba siguiendo la serie cinco o seis años, y con un tomo al año ya os podéis imaginar que apenas me acordaba de nada de lo que había pasado en las entregas anteriores.

Como ya sabéis que no suelo destripar nada, lo único que diré es que esta excelente serie magistralmente escrita por Joe Hill e increíblemente  ilustrada por Gabriel Rodríguez con colores de Jay Fotos es sensacional de principio a fin, y que si nunca la habéis leído en verdad os estáis perdiendo una de las mejores series de la última década, que se dice pronto. En Locke & Key hay drama, humor, acción, fantasía, terror, personajes tridimensionales y muy humanos, y diálogos realistas y acertados que hacen avanzar una historia sorprendente, oscura, bien pensada y mejor ejecutada. Lo dicho: ahora que la serie está disponible en su totalidad, haceos un favor y empezad a leer Locke & Key, que no os arrepentiréis.

Saturday, August 02, 2014

Esta editorial no es seria

Aquí tenéis el logo que diseñé el otro día para publicar mis propios comics, que de momento podéis encontrar en Amazon pero que espero en el futuro cercano podáis también comprar en otro lugar del que estoy esperando una respuesta. Como ya os imaginaréis, lo hice con mi Cintiq, y la verdad es que me lo pasé en grande combinando ranas y engranajes, extraña pasión ésta de la que ya os hablé hace más de un año. ¡Espero que os guste!