Sunny Jhanna

Bienvenidos a Sunny Jhanna, el sitio oficial de Las crónicas de Dae y Ruled by Spiders. ¡Gracias por visitarnos y regresad pronto!

Monday, August 31, 2009

Reading List: August

It feels like just the other day I came back from San Diego and wrote the list for July, but another month has gone by, and I have read some more books. Let’s see what I feasted on in August:

Empowered, vol. 5
Yet another fun entry in this hilarious series by Adam Warren. I actually got this volume signed by the author at the San Diego Comic Con, and while it wasn’t as awesome as volume four, it was still a terrific read.

Mandy’s Shorts
This book by Dean Yeagle is divided into three short stories starring Mandy, Yeagle’s prone-to-lose-her-clothes heroine. The artwork is phenomenal, and the stories are terribly cute, and I will certainly buy more books by the author. I also met him in San Diego, and he signed the book for me and drew a quick head sketch while we chatted about his visit to Valencia many years ago. A great read!

Q is for Quarry
Yet another Kinsey Millhone adventure by Sue Grafton, Q is for Quarry is actually based on an unsolved case. Grafton takes the known facts and takes them in a completely imagined direction that actually makes sense and also makes for a thoroughly entertaining read. Go Kinsey!

The Pillars of the Earth
I already gushed about how incredibly brilliant Ken Follett’s novel is. Go read it. Now.

Remote, vols. 1 through 7
A friend wanted to read this manga series by Seimaru Amagi and Tetsuya Koshiba, and I decided to re-read it so I could actually talk about it with her. (Needless to say, I had forgotten pretty much everything except for how much I liked it.) And I am pleased to say Kurumi’s adventures are as much fun the second time around as they were the first time!

The Wheel of Darkness
Another Pendergast adventure by Douglas Preston and Lincoln Child, The Wheel of Darkness takes place after The Book of the Dead, the third and last book in the “Diogenes Trilogy”. As it’s usually the case with Preston and Child, this novel is a non-stop rollercoaster of a thriller, and I certainly recommend it to any fan of the genre, even though the ending was a bit weak.

Remote, vols. 8 through 10
The last three volumes of this fun series, I read them quickly and I enjoyed them a lot. Just like the previous seven.

And that’s it for August. I only read three novels, but the fact that The Pillars of the Earth is a thousand pages long compensates for it. At least in my mind. See you in September!

Sunday, August 30, 2009

I Don't Like Musicals

That is just a fact of life, my friends. Do you like musicals? I don't usually enjoy them, even though I've probably seen one or two that I did enjoy. (Grease comes to mind, and so does Sweeney Todd, but that one would be so much better if you replaced the songs with actual dialogue.) I guess that's why I had been putting off watching Moulin Rouge for the last eight years. My mom owns the DVD, and she had been asking me to watch it for at least five years, if not longer. So, last July (on my sister's wedding day, as a matter of fact), I finally gave in and watched it, and even though I thought it was okay (better than I anticipated), I think it'd be much better with more talking and less singing. Therefore, I must conclude that I just don't like musicals. Maybe it is because I find people who randomly break into song very unnatural and terribly unrealistic; or maybe it's because I really, truly love dialogue. (Probably a combination of the two.) Still, the story was interesting if not great, and the characters were okay, but not too terribly compelling. If nothing else, it managed to (mostly) hold my interest for the almost two hours it lasted, but I don't think I had been missing much before I watched it. The funniest thing was that, once the movie was over, my mom asked me what I thought, and after I shrugged and said it wasn't all that great, she said "Yeah, I don't like it too much, either." What's up with that? Why was she on my case for five (plus) years if she didn't even like the flick? Some things I just don't understand.

Saturday, August 29, 2009

Weird but Fun

It's been ten years since Being John Malkovich was released, and even though I had always been interested in the movie, I had never actively pursued watching it until now. The movie, directed by Spike Jonze and written by Charlie Kaufman (no wonder it's so strange) stars John Cusack, Catherine Keener, a barely recognizable Cameron Diaz, and, of course, John Malkovich, and it is a lot of fun to watch. The basic premise of the movie is that Cusack finds a portal that lets you be John Malkovich for fifteen minutes, and even though he dreams up a scheme to make money out of this almost immediately, things take a turn for the worse quite quickly.

I think my favorite thing in the movie was the character interaction, their relationship, and what they do to one another and why. Women in cages, twosomes that are unexpected threesomes and sometimes even unlikely foursomes, a marriage in trouble, really short people, and the hilarious metaphysical conundrum of what happens when somebody tries to get inside his own mind will keep you guessing from the get go until the movie is over. So, if you're up for an offbeat adventure that is both fantastical and absolutely real at the same time, try Being John Malkovich for an hour and a half. At least, it won't cost you two hundred dollars.

Friday, August 28, 2009

Pitt Perfect

The more I see Brad Pitt in action the more I think he is an incredibly gifted actor. I hadn't seen 12 Monkeys in a very long time, and pretty much all I remembered was how good he was. If my memory serves me, this was one of the first roles in which he tried to diversify was he was doing, the kind of character he was playing. I think he might have been trying to prove he wasn't just a pretty boy, and he certainly succeeded. From here he would go on to play a wide variety of characters, with some (to me, at least) memorable turns in the more recent Mr. & Mrs. Smith, Burn After Reading, and Inglourious Basterds, proving his versatility and fearlessness in choosing parts in a movie.
As for the movie itself, I really like it, but then again I am partial to time-traveling stories and time-continuum paradoxes. Plus, "The Army of the Twelve Monkeys" has to be one of the coolest names for an army ever. Or one of the strangest. Or both.

Thursday, August 27, 2009

Bringing Down the House

I watched 21 on DVD as soon as I was finished with Bringing Down the House, the book by Ben Mezrich on which the film is based. This is usually a bad idea, but since I was mostly concerned with being true to the spirit of the story rather than the details, I thought I would be fine.

I liked the movie, and the screenplay by Peter Steinfeld and Allan Loeb is indeed true to the spirit of the book. It hits most of the same beats and presents the story in a very similar way, but it also changes several things. This doesn't really bother me anymore, because I understand some changes occur to better present the story on a different medium, and it sometimes works for the best. In 21...

1. Some of the changes make sense, such as reducing the number of members on the MIT Blackjack Team for reasons of budget, time, and clarity.

2. Some other changes help flesh out the main character's personality and evolution (Ben, played by Jim Sturgess), such as his relationship with his friends and how it changes after he becomes part of the Blackjack Team.

3. Some changes are rather pointless though, like changing the name of the main character from Kevin to Ben (the author's name) when "Kevin" is a fake name itself (the book is based on a true story), or having the teacher in charge of the team (played by Kevin Spacey) still teaching as opposed to being retired.

4. Some other changes have to do with marketing and making money, such as the whole team being Asian in the book but only having one Asian girl in the movie –I guess an all-Asian cast would not attract audiences to the movie theater.

5. And some other changes feel too coincidental, like the girl Ben likes (played by Kate Bosworth) being on the team. Bosworth's character is actually a blend of two or three different girls from the book, and even though I understand this is common practice when adapting a novel and it helps streamline both cast and story in the film, it also feels like too much of a coincidence.

6. Finally, there is one change I didn't like, and that was giving Ben a reason to enter the team. In the book he does it because of the thrill, the danger, the appealing double life. In the movie, he does it to get money to pay for his continuing education, a much more praiseworthy motive but one that I think changes the fundamental nature of the character. Maybe that's why they gave him a different name in the movie, because he is a different character.

At any rate, I enjoyed the movie, which, as I said, is true to the spirit of the book. I found it well acted and entertaining, and you could do worse than watching it. Just don't watch the preview first, since it spoils quite a lot of things. Will they ever stop doing that?

Wednesday, August 26, 2009

El viejo y su coche

Después de que infinidad de personas -incluyendo a mi madre- me dijera que tenía que ver esta película de Clint Eastwood, por fin he tenido un par de horas (ocupado que está uno, al parecer) para sentarme delante de la tele y ver Gran Torino. Y debo decir que, tal vez por segunda o tercera vez en la historia, estoy de acuerdo con el resto del mundo.

El ritmo de la película, como suele ser el caso cuando Eastwood dirige, es lento pero en ningún momento se hace pesada o aburrida. La transformación de su personaje, Walt Kowalski, es interesante aunque ciertamente predecible, y su peculiar forma de relacionarse con la gente a su alrededor es divertida. Sus dos vecinos Sue y Thao (interpretados por Ahney Her y Bee Vang respectivamente) son también interesantes, aunque me hubiera gustado conocer algo mejor a Sue. Finalmente, la forma en que acaban las cosas tiene sentido, pero no puedo sino desear que hubiera sido diferente, qué queréis que os diga.

En resumen, la he disfrutado bastante más que las dos últimas películas suyas que había visto (Bloodwork y Flags of Our Fathers), y ahora tengo ganas de ver algunas otras por Eastwood dirigidas (Mystic River, Million Dollar Baby) que he dejado pasar en los últimos años. A ver si las añado a mi lista de Netflix.

Tuesday, August 25, 2009

Fall Movies

The Summer season is over at the movies, but that means that Fall season is about to begin. I've seen so many cool trailers for movies opening in the next few months that I can hardly wait to see them all. Plus, there are some movies I know nothing about but which have interesting titles that make me want to, at least, find out more about them. At the same time, you know it doesn't take much to lure me to the movie theater, so it's not as if I need an excuse to patron The Rave in months to come. Here you have twenty-two movies I want to go see this season:

IX. September
All About Steve (09/4): the new Sandra Bullock comedy, the preview is hilarious.

9 (09/9): the animated movie produced by Tim Burton, 9 is going to kick all sorts of butt.

The Informant! (09/18): Matt Damon as a clueless spy, the preview is painfully funny.

Jennifer's Body (09/18): Megan Fox is a high-school-boy-eating demon. That's genius, if you ask me.

Pandorum (09/18): Deep space is always the wrong place to go in a horror movie.

Surrogates (09/25): a Bruce Willis sci-fi adventure based on a comic book, it looks great despite the writers.

X. October
Shutter Island (10/2): the new movie by Martin Scorsese starring once again Leonardo DiCaprio. I haven't seen any of their previous collaborations, but this one looks all sorts of cool.

Toy Story & Toy Story 2 in 3D (10/2): a double feature featuring two of my favorite movies of all time. I did go see Toy Story 2 in theaters when it opened, but I've never seen the first one on the big screen. I think that is about to change.

Zombieland (10/9): a cavalier Woody Harrelson killing zombies with a banjo = must see.

Law Abiding Citizen (10/16): Gerard Butler turns the law system against itself. The preview looks awesome.

Astro Boy (10/23): I'm really not familiar with the character, but the preview looks cool.

The House of the Devil (10/30): I have no idea what this movie is about, but it has a great title.

XI. November
The Box (11/6): the premise of this movie blew my mind. I haven't seen the preview, but I am interested.

A Christmas Carol (11/6): Scrooge strikes back, this time in CGI form and voiced (as well as the ghosts) by Jim Carrey.

The Fourth Kind (11/6): I saw the preview for this movie starring Milla Jovovich a couple of weeks ago, and it could be really creepy.

The Men Who Stare at Goats (11/6): what I've read about the movie plus the title piqued my interest. We'll see how it turns out.

Red Cliff (11/13): I know nothing about this movie other than it's the new John Woo movie. I'll have to do some research.

Planet 51 (11/20): the alternative for those of us who don't want to go see New Moon that weekend, this CGI sci-fi comedy looks very neat.

XII. December
The Lovely Bones (12/11): the new movie directed by Peter Jackson, it is based on the bestselling book by Alice Sebold that I still haven't read.

Avatar (12/18): James Cameron's long-gestating project will finally be unveiled. Will it top Titanic? Probably not, but I'll go see it all the same. Actually, I don't think I've ever seen a movie by James Cameron on the big screen. What about that?

Sherlock Holmes (12/25): Robert Downey, Jr. playing Sherlock Holmes? Sold.

So what do you guys think? Any of these movies look interesting to you? Did I miss something you're eagerly anticipating? Leave your comments and let us know!

Monday, August 24, 2009

She Did Anyway


I don't know what it is, but I love this song by St. Etienne. Maybe it's the music, or maybe it's Sarah Cracknell's voice (which I love). Or perhaps it is the wistful lyrics, I don't know. This reminds me of something Rob Fleming says in High Fidelity, the great book by Nick Hornby: "Did I listen to pop music because I was miserable? Or was I miserable because I listened to pop music?" At any rate, I love this song, whatever the reason.

Sunday, August 23, 2009

A la cuarta va la vencida

Avatar, la nueva película de James Cameron, llevaba desde el mes pasado escurriéndoseme entre los dedos. Primero fue en San Diego, donde me perdí la primicia mundial exclusiva a cargo del director. Después, cuando el tráiler en teoría estaba disponible en Internet, me topé con una pantalla que decía que no, que lo habían retirado temporalmente. Y ayer, cuando entré en la sala 17 de The Rave para ver Inglourious Basterds, lo único que vi fueron las palabras "December 18th" al final del tráiler. Hoy, por una serie de razones, he vuelto al cine para ver la película de Tarantino por segunda vez, y he entrado pensando que esta vez no se me escapaba. Sin embargo, al empezar los trailers y para mi desesperación personal, todos los que han puesto eran completamente diferentes a los que pusieron ayer. (He visto el de la esperada y retrasada The Wolfman, que tiene muy buena pinta, y la misteriosa Inception, entre otros.) Pero, afortunadamente, el último -que fue el primero ayer para chincharme- ha sido el de Avatar, y tiene una pinta tremenda. Juzgad por vosotros mismos.

Saturday, August 22, 2009

Accented Fun

I am not a big Quentin Tarantino fan, yet I rushed to The Rave to see Inglourious Basterds, the director's playfully mispelled sixth movie. I had only seen the preview once, but it looked like a fun film, and that's pretty much all the excuse I need to head over to the movies.
IB is an alternate-history movie in which a bunch of Jewish American soldiers are sent, under Lieutenant Aldo Raine's charismatic command, to kill Nazis over to Europe. This is all Tarantino needs to sell his movie, but it's so much more than just that. As it turns out, the Basterds have a smaller part in the film than I was anticipating, and the various interlocking stories in IB showcase a handful of other very interesting characters such as Shosanna (played by Melanie Laurent) and Colonel Hans Landa (no relation to Alfredo). Without spoiling anything, I'll say that these characters' fates are intertwined, and it is a lot of fun to watch them onscreen, especially Landa, who, as portrayed by Christoph Waltz, very much steals the show.

Something else I really enjoyed was Brad Pitt's riotous accent, and the wealth of languages spoken in the movie was another delightful surprise. There are very long segments of the movie in French and German, and there's even some Italian thrown in along with the expected English with different accents. However, the use of all these languages is not gratuitous, and it proves to be a key element more than once.

I thought the movie was very well acted and directed, and Tarantino's trademark witty dialogue is everywhere in IB. One of my favorite scenes, the tavern, showcases Tarantino's strengths as a dialogue writer, and had the scene been even twice as long as it already was, I would have enjoyed it all the same.

Along with the humor, there was also Tarantino's other trademark --gruesome violence. Except for a couple of longer, brutal scenes, though, the violence was limited to a few (quite vicious) flashes here and there, and maybe it was because I was expecting a lot more blood, but there seemed to be less violence than I was expecting. (Especially for a war movie.) On the other hand, there was way more tension than I anticipated, and I spent most of movie on the edge of my seat almost holding my breath.

So, was Inglourious Basterds worth the admission price? Absolutely. Should you guys go see it as soon as you get a chance? Definitely.

Friday, August 21, 2009

Nueva pila

Como suele pasar de forma constante y para nada sorpren-
dente, mi pila de libros por leer se ha regenerado casi espontáneamente mientras leía The Pillars of the Earth, esa gran novela que me regaló nuestro querido Blogueador Oficial del Reino Halagan. No sólo eso, sino que esta encarnación en particular resulta bastante variada: un libro en español de Carlos Ruiz Zafón; Las metamorfosis de Ovidio del que, como bien indica el marcapáginas, llevo leída la cuarta parte (la leí en junio antes de visitar España); un libro de historias cortas del famoso Neil Gaiman; la siguiente entrega de las aventuras de Kinsey Millhone, esa gran detective privada; el primer libro de la ubicua trilogía Millennium del difunto Stieg Larsson (trilogía que al parecer iba a constar de diez libros, probablemente planeados desde el 77 pese a que sólo se haya encontrado el manuscrito inacabado del cuarto y sinopsis de lo que hubieran sido el quinto y sexto); Kushiel's Dart, l primer libro de una serie de fantasía que unos amigos vienen recomendándome desde hace meses; y The Wheel of Darkness, otra aventura más del extraño agente del FBI Pendergast. Todavía no sé en qué orden me los leeré, pero parece que está claro qué páginas van a tenerme entretenido durante los próximos dos meses. Con algo de suerte, sólo tendré cosas buenas que decir de todos ellos.

Thursday, August 20, 2009

Unputdownable

I was starting to feel I was the only person on the planet who still hadn't read the The Pillars of the Earth. Fortunately, my dear friend Halagan saw to it and gave me the book for my birthday, assuring me I would love it. And boy was he right.

This novel by Ken Follett has everything that makes a story great. The characters are terribly compelling, and their everchanging fortunes made me both giddy with relief and mad with anger. The good guys are very good, and the bad guys are horrible human beings. The two most notorious villains, Waleran Bigod and William Hamleigh, are so despicable, so vile, so absolutely evil that I was near apoplectic every time they got away with murder. But the extremely likeable good guys, Phillip, Tom, Jack, Ellen, and Aliena, are too good to lower themselves to their level and fight them on their own terms. I understand that, but they have to put up with so much that I found myself about to scream at them to go hire and assassin to get rid of those abominable creatures. (And I should include the invidious Alfred in this group too.) I was so angry Waleran and William wouldn't leave them alone it was hard to remember these characters were not real people. That, of course, didn't stop me from cheering when things went their way, or when they managed to foil Waleran's or William's schemes. My copy of the book is 975 pages long, and I read them all with bated breath. And had there been a thousand pages more, I would have devoured them with equal enthusiasm. These were not characters: these were people struggling to make a living, chasing their dreams and fighting for them. To say that I found them and their misadventures compelling would be a gross understatement.

So what's in this book? Well, there's love and hate, romance and violence, dreams and nightmares, good and evil, laughter and tears, blood and sweat, lust and melancholy, truth and lies, honor and treachery. The question should be what is not in this formidable novel. I think by now you will have gathered I consider this book a masterpiece, and it's a shame it took me twenty years to get to read it. If you haven't read it yet (and now that I have, there must be few people left), stop reading whatever you're currently enjoying and buy a copy of The Pillars of the Earth: it will blow your mind.

Wednesday, August 19, 2009

You Say Prawn, I Say Shrimp

District 9 was the second movie I saw last Saturday (immediately after Ponyo), the third movie I saw that weekend (I saw The Time Traveler's Wife the night before), and the ninth movie I saw at The Rave over the last three weeks (but the movie madness is now officially over). And I liked it.

I had been anticipating this movie since producer Peter Jackson, director Neill Blomkamp, and main actor Sharlto Copley showed us some exclusive footage at the San Diego Comic Con on July 24th, and maybe that is why I was a little bit disappointed with the film. It was a good movie, and I enjoyed it a lot, but I guess it wasn't as great as I thought it was going to be. Once again (and this is something we've discussed in the past), the expectations you have when going to see a movie actually affected how much I enjoyed it.

The acting was very good, and the movie, even though it is a sci-fi story, felt real. This was Sharlto Copley's first movie as an actor, and the fact that the movie is shot in a documentary style and that the actors were encouraged to adlib most of the dialogue really help to turn this film into a close-to-real experience. Copley in particular does a terrific job as the beleaguered main character, and he made me root for him the entire time. I was really, really impressed by his performance.

The special effects were great, and the Prawns (the aliens) looked really cool. And what about that mecha straight out of a manga? Now that's what cool robots look like, not the crappy designs certain movie about robots that transform boasts.

I would tell you more about the movie, but that would reveal key plot points the trailer, for once, doesn't give away, so I think I'm going to stop typing now. But if you're looking for a movie that combines action, sci-fi, good filmmaking, and packs a message and a reflection on classic topics such as racism, segregation, government control, and the influence of big corporations, District 9 is the movie to watch. Who said that summer movies are by definition brainless fun and should therefore not be expected to be intelligent? It's movies like District 9 that make crap like Transformers 2 even more insulting and unforgivable.

Tuesday, August 18, 2009

Tiny Little Fish

Ponyo is only the third movie by Hayao Miyazaki I've seen in my life, and even though I liked it, it would come in last after Howl's Moving Castle and Kiki's Delivery Service. However, Ponyo is pure Miyazaki, with fun, interesting characters and a whimsical story you never quite know what to expect of.

Ponyo tells the story of a fish that wants to become human, and even though this sounds like The Little Mermaid, this movie is quite different from the Hans Christian Andersen tale. I think my favorite part was how everyone just took this in stride. They would meet Ponyo, who used to be a fish, and they would just say "Right on," and continue as if nothing out of the ordinary had happened. And from there, things just keep getting stranger.

Just like in Howl's Moving Castle and Kiki's Delivery Service, there are children in the movie, loving parents, old people, and strange characters living in this hand-drawn world of crayon colors and deceivingly simple designs. It is a pretty movie to watch, and even though it was quite entertaining and awfully cute, the fact that it seemed to be geared toward a really young audience made me enjoy it less than I did Castle or Service. Still, Ponyo is a fun time at the movies, and if you are a Miyazaki fan you should definitely check it out. But maybe on DVD.

Monday, August 17, 2009

Timeless Love

The Time Traveler's Wife by Audrey Niffenegger was my favorite book of 2007, and I had been eagerly anticipating the movie version of that great story. After several delays and changes of dates, it finally opened last Friday, so I went to The Rave for the seventh time in the last three weeks.

The movie stars Eric Bana as the time traveler and Rachel McAdams as his wife, and they both do a great job of bringing Henry and Clare to the screen. As it's usually the case, the book goes into more detail and is more poignant: the sweetness is sweeter and the bitterness is darker and more disturbing. Still, the screenplay by Bruce Joel Rubin is true to the spirit of the book, and therefore the minor changes and omissions are forgivable.

The Time Traveler's Wife is romantic and bitter, sweet and dark, uplifting and heartrending, and I had a great time at the movies. As opposed to the book, which topped my Best of list in 2007, the movie version will not finish first in 2009, but it is highly recommendable, and I hope you guys give it a chance. So do yourself a favor, read the novel, and then go see the movie. I have a feeling I'll be getting it on DVD in the future.

Sunday, August 16, 2009

Atrapados en el ascensor

Aquí tenéis una foto de algo que espero os resulte tan curioso como a mí. Como os conté reciente-
mente, durante mi visita a la Convención del comic de San Diego me alojé en un Holiday Inn cercano. Dado que mi habitación estaba en el noveno piso, no quedaba más remedio que coger el ascensor para subir y bajar, y los botones de la foto que acompañan esta entrada pertenecen al panel de control del mismo. Nada más entrar en el ascensor por primera vez me di cuenta de que el aparato tenía un botón que no había visto nunca: "earthquake", o "terremoto", en la lengua de Cervantes. ¿Para qué sirve este en teoría obvio botón? ¿Para avisar de un terremoto? Sinceramente, si hay un terremoto no creo que nadie tenga que darle al botón para que el personal del hotel se aperciba. Podría aventurar que tal vez el botón fuera para llamar a los bomberos en vez de alertar al conserje, pero entonces ¿por qué hay justo al lado un botón cuya función es claramente llamar a los bomberos? Si a esto añadimos los dos botones inferiores que podéis ver en la foto del panel completo, botones de alarma y telefonillo respectivamente, la cosa empieza a complicarse. ¿Qué botón hay que apretar en según qué emergencia? ¿Cuándo hay que llamar a los bomberos? ¿Quién responde si aprietas el botón del intercomunicador? ¿Quién viene a socorrerte si le das a la alarma tradicional? Y, por supuesto, ¿quién es responsable de rescatarte si le das al botón de terremoto? ¿O acaso dicho botón sirve para causarlos? Hmmm… De todas formas, creo que me alegro de que nada se torciera mientras usaba el ascensor. Con tanta opción, hubiera acabado atrapado y sin rescate.

Saturday, August 15, 2009

SDCC Media

Since I talked a lot about this year's San Diego Comic Con but didn't really show you any pictures (I didn't take any) or videos (same), I thought this might be a neat way to complement the aforementioned entries. G4TV has lots of clips of coverage from the show (the 48 Hours with Olivia Munn at Comic Con series is very entertaining), and if you want to see pictures of statues, booths, artists, and people in costumes, you could do worse than checking out these pages (one, two, three, and four) at the 11 O'Clock Comics forum. Enjoy!

Friday, August 14, 2009

Scarlet Steals the Show

I confess: I went to see G.I. Joe: The Rise of Cobra last Saturday, a mere day after it opened. I thought it was going to be unspeakably bad, and it turned out to be… quite entertaining. And that's good.

Of course, neither the story, the characters, or the plot developments are exactly fresh or original, and yet the movie is, unlike Transformers 2 or Terminator 4, fun to watch, especially when the gorgeous, gorgeous Rachel Nichols is onscreen playing Scarlet. Or when Sienna Miller is making you love her Baroness, that bad, bad girl.

The visuals were neat, and the chase scene in Paris I found particularly inspired. It was audacious and absurdly over the top (like the infamous wheel swordfighting scene in Dead Man's Chest), and for that I loved it. However, the effects looked fake in more than one occasion all throughout the film, especially when you could tell the actors had been replaced by a CGI clone. And that happened a lot. In a movie with such a big budget, those amateurish-looking frames here and there looked even worse than they would have had this been a B movie.

At least, and unlike Transformers 2, I found most of the characters interesting or at least likeable, and I found myself rooting for Scarlet on several different scenes. The acting in general was serviceable, and, looks aside, I thought Rachel Nichols did a great job playing Scarlet. Channing Tatum as Duke, though, was more uneven, and in some scenes he definitely looked like he was just delivering his lines without being invested in the story at all. The costumes were cool for the most part, but the two characters people were most likely dying to see (Snake Eyes and Stormshadow) struck me precisely as the two with the lamest suits. This is just a matter of personal preference, and I understand it, but Snake Eyes' mask-with-fake-lips and foamy chest costume was quite bad, and Stormshadow's white ensemble looked more like he was on his way to his daily judo lessons.

The story didn't boast an exactly intricate plot, but it was mostly coherent (hello, Transformers 2), so instead of scratching my head wondering what was going on (cough, cough Transformers 2 cough, cough), I could just sit back and enjoy the ride. Also, there are a couple of elements left unresolved to build a franchise, which will depend on how well this movie performs at the box office. I thought it was okay, but I wouldn't rush to recommend it to anybody. I enjoyed (500) Days of Summer, which I saw the night before (and which, incidentally, also starred Joseph Gordon-Levitt, who completely threw me out of the story the first time he showed up in G.I. Joe and made me wonder what movie I was watching), a lot more than I did G.I. Joe, but I don't regret going to see it. So, if you decide to give the Joes a chance, let me know what you think!

Thursday, August 13, 2009

(95) Minutes of Awesomeness

I guess the title pretty much gives it away: I really enjoyed (500) Days of Summer, the new movie starring Zooey Deschanel and Joseph Gordon-Levitt. And it wasn't only because Zooey Deschanel is cute beyond description. Really.

I think my favorite part was the clever editing of the movie, which presents a somewhat typical romance story in a refreshingly new way that makes the audience think they've never seen anything quite like it. 500DOS, written by Scott Neustadter and Michael H. Weber and directed by Marc Webb, tells the story of Tom and Summer, how they meet, how they start going out, and what happens next. However, saying what happens "next" is kind of tricky, seeing as the movie isn't told in strict chronological order, and you might witness what happened on day 243 before you find out what went on on day 87, to give you an example. But the cleverest part was probably the scene presented in split screen, with "expectations" on the left, and "reality" on the right. That was one of the most heart-rending moments in the movie, and there were quite a few of those. The same is true for the funny parts, of which 500DOS has several scattered throughout the film. I thought the writers balanced comedy and drama very well, and the great acting by Gordon-Levitt and Deschanel made the characters compelling and utterly believable. (And I must mention Chloe Moretz as Gordon-Levitt's younger sister --she was a riot!)

So, if you're in the mood for a romantic movie (and please notice I didn't say "romantic comedy", which this certainly isn't), don't hesitate and go have some calendar confusion with Summer. I think you'll like it.

Wednesday, August 12, 2009

San Diego ComicCon (5/5)

Domingo, 26 de julio

Antes de marcharme de la habitación me lo dejé todo preparado: maleta hecha, todo lo que había comprado en la mochila. Todo listo para arañar hasta el último segundo en el Centro de convenciones, y luego volver al hotel y poder salir inmediatamente hacia el aeropuerto. La sala de muestras abría a las nueve y media, y tenía que marcharme de allí a las diez y media para poder llegar al hotel a las once menos diez, recogerlo todo, pasarnos por recepción, bajar hasta el garaje, y coger el coche de alquiler para devolverlo a la compañía y que de allí nos llevaran al aeropuerto. Por consiguiente, y sabiendo que sólo quería comprar varias litografías y un libro de bocetos, lo único que me llevé al Centro de convenciones fue el tubo para meter las litografías.

Lo primero que hice una vez entré en el edificio fue dirigirme a la mesa de Laurie B. para comprar varias serigrafías. Sin embargo, parecía que yo había madrugado más que ella, pues su mesa estaba vacía. Frustrado, me fui a buscar a Adam Hughes para comprar alguna litografía.

Adam Hughes tenía dos carpetas encima de la mesa: una con serigrafías pequeñas y caras a la venta, y otra con serigrafías grandes que no estaban a la venta. Adivinad en qué carpeta estaban las tres o cuatro que más me gustaban. Exactamente: quería gastarme el dinero, y los artistas no estaban cooperando. Con las manos vacías por segunda vez en dos mesas, me acerqué a la de Terry Dodson para comprar el libro de bocetos que debería haberle comprado el jueves cuando estuve hablando con él, pero a nadie sorprenderá lo que me encontré: la mesa vacía.

Farfullando entre dientes, me di la vuelta y desanduve lo andado hacia la mesa de Laurie B., viendo por el camino al actor Edward James Olmos firmando autógrafos. Cuando por fin llegué de nuevo a la base de operaciones de la simpática artista, vi que sus cosas ya estaban en la mesa, pero ella no iba a llegar hasta una hora más tarde. Aun así, quería comprar cosas, y mientras alguien me las vendiera, no me suponía un problema que ella no estuviera allí para firmarlas. Así pues, me compré dos serigrafías grandes (una de Red Sonja y otra de, para seguir con el tema, Alicia en el País de las maravillas) y dos pequeñas (una de Elektra y otra de, oh sorpresa, Alicia), y al comprar cuatro, tal y como me informaron entonces, me daban otra gratis, así que elegí una de la Baronesa (de G.I. Joe). Menos mal que las cosas empezaban a salir bien.

Viendo que aún tenía algo de tiempo, me dirigí hacia la garita de Top Cow, a ver si había algo interesante, y vi a un tipo sentado en uno de los laterales. Dado que no lo reconocí, me acerqué un poco más y vi que estaba firmando portadas de comics y poniéndolos en un montón, como si fuera un artista firmando ejemplares que luego se van a vender firmados. Curioso, me acerqué algo más, y vi que los comics que estaba firmando eran números de Witchblade, mi serie favorita. Y dado que aquel no era Ron Marz, el guionista de la serie…

- ¡Stjepan Sejic! –dije, habiendo leído antes el nombre en su pase para asegurarme de no meter la pata. Allí estaba el dibujante de mi serie favorita, sin nadie alrededor.
- Hola, qué tal –me saludó, estrechándome la mano.
- Encantado de conocerte. Witchblade es mi serie favorita.
- Ah, muchas gracias.
- En serio. Siempre estoy diciéndole a todo el mundo que tiene que leerla. Y tus dibujos son asombrosos. Me alegro que vayas a quedarte en la serie al menos hasta el número 150 –dije, refiriéndome al contrato que tanto él como Marz firmaron hará cosa de un año.
- Y nos quedaremos por más números. Tanto Ron como yo estamos muy contentos en Witchblade y tenemos montones de ideas. De hecho, es probable que dentro de poco Witchblade empiece a salir dos veces al mes en vez de una.
- ¿De verdad? Genial.
- Oye –me dijo-, si tienes aquí tu libreta te puedo hacer un dibujo gratis.

Fue entonces cuando casi me da una apoplejía. Desde que había llegado a San Diego el miércoles había llevado mi libreta conmigo a todas partes –todas, incluyendo el Hall H-, pero como esta mañana sólo tenía una hora y lo había tenido que dejar todo empaquetado y listo para salir velozmente…

- Mi… libreta… está… en el hotel.
- Vaya –dijo, riéndose-. Tal vez el año que viene.
- Es la primera vez que salgo del hotel sin la libreta porque tengo que irme al aeropuerto en media hora. Qué mala suerte.
- Lo siento. Si tuvieras más tiempo, Ron va a estar por aquí dentro de un rato.
- No me digas esas cosas –dije, al borde del colapso nervioso-. De todas formas, ha sido un placer conocerte.
- Igualmente.

Dado que aún me quedaban diez minutos o así antes de tener que irme, me di una vuelta por las mesas de alrededor para ver si veía alguna hoja de papel abandonada que pudiera requisar y llevarle al bueno de Stjepan, pero no hubo suerte. En mi pequeña exploración, no obstante, avisté a varios artistas conocidos, como Eric Canete, el guionista Simon Furman, el extraordinario dibujante de Transformers Guido Guidi, el execrable Rob Liefeld en la mesa de Image, y el famosísimo y espectacular ilustrador de fantasía Luis Royo, que estaba firmando autógrafos en una mesa cercana. Pero era inútil: no había papel por ningún lado –irónico, estando rodeado de comics y libros-, así que, vencido, abandoné el Centro de convenciones por última vez. Al menos, y para alegrarme un poco, delante de mí iba caminando una chica vestida de Cassie Hack, y la brisa que corría no hacía sino acentuar el encanto de su disfraz. Así pues, me tomé mi tiempo andando lentamente detrás de ella hasta que nuestros caminos se separaron. Imposible superar esta imagen como punto y final a mi aventura.

Tuesday, August 11, 2009

When Everything Works

I chose Public Enemies to close my crazy week at the movies, because a film starring Johnny Depp and Christian Bale sounds like a sweet deal to me. The movie, directed by Michael Mann, is based on a book by Bryan Burrough, and tells the story of legendary bank robber John Dillinger (Johnny Depp) and the FBI agent trying to capture him, Melvin Purvis (Christian Bale).

I liked the movie, but I'm still trying to figure out why I didn't love it. The acting is solid, the direction competent, the characters interesting (but not compelling, and maybe that's the problem), and even though the movie is two and a half hours long, it never dragged or bored me in the slightest. As I said, it was an interesting story with interesting characters, yet I wasn't invested on it. I wasn't rooting for either Dillinger to escape or for Purvis to catch him. I wasn't dying for Dillinger to reunite with his girl (played by the French actress Marion Cotillard with a really great American accent), or for the FBI to come up with the perfect plan. So what's my problem? Everything in the film was top-notch, and I simply wasn't moved. It's true that I have a weakness for comedy, but I must confess that I enjoyed The Ugly Truth a lot more. So doctor, what's wrong with me?

At any rate, let me know what you think if you go see the movie. Maybe you'll love it and call me crazy. Maybe you'll agree with me and we'll be able to figure out why. After all, it is a Johnny Depp movie, therefore you could do worse than checking it out.

Monday, August 10, 2009

San Diego ComicCon (4/5)

Sábado, 25 de julio

Si algo había aprendido sobre el legendario Hall H a lo largo de los tres últimos días era que era tan difícil entrar allí como fácil era sobrevivir en su interior una vez alcanzada tan codiciada posición. También sabía, o mejor dicho intuía, que la presentación de Iron Man 2 que allí estaba programada a las cuatro de la tarde iba a ser el acto más popular y espectacularmente atendido después de Avatar. La ecuación, pues, era fácil de resolver dada la información durante los últimos días recogida: si Iron Man 2 empezaba a las cuatro, tendría que estar haciendo cola desde las dos, o desde la una para asegurarme. Esto, evidentemente, quería decir que si pensaba que tenía que estar en cola a la una, lo más probable es que realmente tuviera que estar en la cola sobre las doce –algo que se probaría cierto más tarde-. Eso suponía renunciar, de forma inequívoca e inmediata, a asistir a la charla de Joe Hill sobre su comic Locke & Key (y cuyo libro 20th Century Ghosts acababa de leerme) a las doce y media, y que la conferencia de Futurama de una a dos menos cuarto que iban a dar Matt Groening, los guionistas, y los actores de la serie la iba a tener que presenciar alguien que no fuera yo. ¿Y todo por Iron Man 2? Bueno, sí y no.

Por un lado, tenía mucho interés en asistir a la presentación de Iron Man 2 por dos razones básicas. Una, porque la primera película me encantó; y dos, por la potencial presencia de mi adorada Scarlett Johansson, pese a que no había ningún invitado anunciado en el programa. Por otro lado, a Iron Man 2 le seguía inmediatamente una sesión de hora y media con Kevin Smith, y si había un solo acto que no estaba dispuesto a perderme por absolutamente nada del mundo en los cinco días de convención, ése era la charla de Kevin Smith. Y si eso significaba pasar la mayor parte del día en el Hall H para asegurarme plaza en el evento, no había nada más que discutir.

Una vez decidido esto sólo quedaba escoger entre dos sesiones a primera hora: un taller de dibujo con el gran Adam Hughes de once a una, o una mesa redonda de Lost de once a doce con los productores de la serie… en el Hall H. Era pues mi destino pasarme el sábado entero en la sala más grande del Centro de convenciones de San Diego.

El plan perfilado, caminé una vez más desde el Holiday Inn hasta el exterior del Hall H, y me puse a hacer cola a las nueve menos cuarto. Lost empezaba a las once, y aunque el viernes me había costado dos horas entrar en la sala, esperaba poder hacerlo con mayor rapidez esta vez dado que Lost era el primer acto del día. Eso significaba que la sala estaba vacía, y yo estaba sin duda entre las primeras seis mil quinientas personas de la cola. Sin duda. Creo.

Como no valía la pena angustiarse en demasía, saqué El club Dumas y me dispuse a aguantar lo que cayera. Sobre las diez y cuarto más o menos, la fila empezó a moverse: las puertas al paraíso habían sido abiertas.

A las once menos cuarto, dos horas después de haber llegado y haberme puesto en fila, me estaba sentando en una de las sillas de una de las últimas filas de la sala. Por imposible que pareciera, casi me había quedado fuera, pero los casis daban lo mismo, pues había conseguido entrar. Ahora sólo quedaba disfrutar del espectáculo y planear con cuidado mi régimen de comida y bebida.

En lo que a comida se refería, me había parado, de camino al Centro de convenciones, a comprar un bocadillo enorme en un supermercado que me pillaba de paso. Era, ni qué decir tiene, más grande, más barato, y con mejor pinta que cualquier cosa que hubiera podido comprar en la sección de comida del Hall H. Con respecto a las bebidas, me había traído dos botellas de agua rellenadas arteramente en la habitación del hotel porque estaba harto de pagar tres dólares por botella. Sin embargo, había que tener cuidado con cuánto bebía, pues abandonar mi silla para ir al baño suponía renunciar a mi plaza y tener que buscarme otra cuando volviera. La alternativa, dejar la mochila en la silla y marcharme al servicio era impensable, pues me negaba a correr ese innecesario riesgo. Además, en las pantallas de la sala nos decían, entre acto y acto, que no dejáramos nuestras cosas en las sillas para ir al baño o reserváramos sitios para nadie; y dado que soy el único imbécil que obedece las normas, no tenía elección. Así pues, lo que hice fue beber bastante durante la presentación de Lost, ir al baño cuando terminó, cambiar de sitio al regresar, y luego apenas beber nada hasta que terminó Iron Man 2, sabiendo que podía aguantar sin ir al aseo hasta que Kevin Smith terminara por más que bebiera entonces. Un plan preciso, calculado al milímetro.

Una vez decidido cuál iba a ser mi estrategia y comportamiento, y antes de que empezara Lost, eché un vistazo al programa para ver qué era lo que iba a ver en el Hall H, tanto si me interesaba como si no:

11:00- 12:00- Lost
12:15- 1:15- Solomon Kane
1:30- 2:30- Miramax: Extract
2:45- 3:45- Sony: Zombieland, 2012
4:00- 5:00- Paramount: Iron Man 2
5:15- 6:45- Kevin Smith

En Lost, como ya he dicho, estaba interesado, pues he visto las primeras cinco temporadas y me apasiona la serie. De Solomon Kane no había oído hablar en mi vida. Extract debía ser alguna película de bajo presupuesto. De Zombieland había leído algo, y de 2012 había visto un tráiler. Finalmente, Iron Man 2 y Kevin Smith eran las razones de mi presencia allí. Podría ser peor.

En la charla sobre Lost, Carlton Cuse y Damon Lindelof ofrecieron más bien poca información y menos respuestas a las preguntas que les hicieron, aunque prometieron desvelar la historia de Richard Alpert. También nos aseguraron que tenían el final de la serie pensado desde el principio, y nos enseñaron un par de páginas en las que la escena final estaba escrita. Acto seguido, los productores metieron las páginas en una caja fuerte con dos cerrojos, y cada uno se colgó una llave al cuello con una cadena. La caja, dijeron, sería abierta en directo en televisión tras el último capítulo de la próxima temporada.

Después de un par de preguntas del público, la tercera persona que se acercó al micrófono para hacer una pregunta resultó ser Jorge García, que interpreta a Hurley en Lost, y con quien me había cruzado en la sala de muestras el día anterior. Cuse y Lindelof empezaron a esquivar sus perceptivas preguntas, y en éstas estaban cuando a Jorge García se le acercó Michael Emerson, Ben Linus en la serie. Ambos empezaron a discutir, y García señaló que Emerson estaba rabioso porque se había presentado para hacer de Hurley pero el papel ya se lo habían dado a él. Emerson negó aquella estrafalaria idea con vehemencia, momento en el cual Cuse y Lindelof pusieron un hilarante vídeo de la audición de Emerson para el papel de Hurley, todo, por supuesto, preparado para la SDCC. Al terminar el vídeo, Emerson y García se unieron a los productores en la mesa del escenario, y el público siguió haciendo preguntas. (El momento surrealista llegó cuando dos tipos del público se levantaron, uno detrás del otro, a hacer preguntas, y ambos iban disfrazados de Hurley.) Alguien preguntó sobre el pasado de Richard Alpert, y otra persona preguntó si el actor Néstor Carbonell se pone la sombra de ojos él mismo o si tiene una maquilladora. A esta pregunta siguió un vídeo de Carbonell en su camerino, delante del espejo, poniéndose la sombra de ojos y gritando, enfadado, que le habían dado azul cobalto cuando él había pedido negro ónice. Tras las risas de rigor, Néstor Carbonell apareció en el escenario, y la sesión de preguntas y lo que en Lost pasa por respuestas continuó. Cuse y Lindelof dijeron que en la última temporada veremos a Claire, a Faraday, y a Juliet, aunque todos sabemos que esto no significa realmente nada, ya que pueden ser flashbacks o cualquier otro recurso narrativo que no implique necesariamente el retorno de dichos personajes de entre los muertos.

A continuación, los productores anunciaron que un miembro más de la serie iba a unírseles en el escenario, y pusieron un vídeo que tenían preparado para presentarlo. El vídeo consistía en un montaje de escenas de la serie, y la primera imagen que se vio fue la del doctor Jack Sheperd con una linterna. Inmediatamente, las mozas presentes empezaron a gritar enfervorecidas. Lo que no sabían era que lo que Jack estaba haciendo con la linterna era iluminar al verdadero personaje que iba a aparecer. Así pues, cuando el buen doctor se dio la vuelta, la figura que apareció fue la de Sawyer.

Más gritos más enfervorecidos. Multiplicados por diez.

Tras las varias escenas del montaje mostrando a Sawyer con y sin camiseta, las luces se volvieron a encender y Josh Holloway apareció en el escenario. Una vez se hubo acercado a la mesa y hubo saludado a Néstor Carbonell, Holloway se sacó un taser del bolsillo, electrocutó a Damon Lindelof, y le robó la llave del candado.

- Dame la tuya –le dijo a Carlton Cuse.
- No –se negó el productor.
- O me la das, o vuelvo a electrocutar a tu amigo J.J. Abrams.
- Ése no es J.J. Abrams –dijo Cuse entre las risas del público-. Abrams no ha trabajado en la serie desde la primera temporada.
- Entonces, ¿quién es éste?
- Es Damon Lindelof.
- ¿Quién?
- Damon Lindelof.
- ¿Damon… Lilly qué? No sé quién es, pero da igual. Dame la llave, o lo electrocuto de verdad.

Una vez dicho esto, Holloway le cogió el brazo izquierdo a Lindelof y le metió la mano en el vaso de agua, supongo que para electrocutarlo de verdad. Ante tan horrible amenaza, Cuse cedió y le entregó la segunda llave. Holloway se acercó a la caja fuerte, la abrió, sacó los papeles, y tras probarse incapaz de leer lo que ponía –dijo que se había dejado las gafas en la isla-, le dio las hojas a Michael Emerson, que se puso sus gafas y empezó a leer el guión… que inmediatamente resultó obvio era para un episodio de Heroes, no Lost. Emerson se giró hacia Carlton Cuse, y su impagable pregunta fue: What the fuck is this?

Tras las risas generalizadas, Cuse y un recuperado Lindelof presentaron un vídeo que era un montaje con todos los personajes que en la serie han pasado a mejor vida. El último personaje en aparecer, el único con voz en vez de música fue Charlie, en un par de escenas con Claire y finalmente bajo el agua con Desmond. Fue entonces cuando las luces se encendieron y Dominic Monaghan apareció en el escenario. ¿Acaso volveremos a ver al personaje en la última temporada? No lo sabemos, pues su aparición marcó el final de la entretenidísima presentación.

Gran parte de los asistentes se levantaron para marcharse, así que aproveché para ir al baño y después reubicarme en un buen sitio mucho más cercano al escenario. Saqué a continuación mi fantástico bocadillo, y me puse a comer mientras empezaba la presentación de Solomon Kane.

Los invitados a esta presentación eran el director Michael J. Bassett, el productor Samuel Hadida, y el protagonista, James Purefoy, que nos enseñaron varias escenas de la película y nos contaron que el personaje de Solomon Kane fue creado por Robert E. Howard, el creador de Conan. Bassett estaba emocionadísimo con la película y lo que nos mostró, y aunque la peli no parece terrible, la verdad es que no estoy seguro de que vaya a ir a verla cuando la estrenen. Echadle un vistazo al tráiler y ya me diréis qué os parece.

Al terminar la sesión prácticamente nadie abandonó la sala: estaba claro que todo el mundo estaba esperando a Iron Man 2, lo que me hizo felicitarme a mí mismo por haber decidido pasar el día en el Hall H. De no haberlo hecho, no hubiera podido ver Iron Man 2.

El programa continuó con Extract, que resultó ser el título de la nueva película de Mike Judge, creador de Beavis and Butthead, y director de las hilarantes Office Space e Idiocracy. Curiosamente, había visto –y disfrutado enormemente- Idiocracy tan sólo unas semanas antes, con lo que tener allí al director me pareció sumamente interesante. A Judge se le unieron en el escenario dos de los protagonistas de la película: Jason Bateman y la hermosísima Mila Kunis, y los allí reunidos pudimos ver varias escenas de la película, que parece será bastante divertida.

Cuando terminó la presentación, lo mismo que había pasado al final de Solomon Kane volvió a suceder: nadie se movió del sitio. Pena me daban los que estuvieran fuera de la sala esperando con infinita paciencia. Más les valía que así fuera su paciencia: infinita.

Eran las tres menos cuarto y le tocaba el turno a Sony, que sacó al escenario al director de Zombieland, Ruben Fleischer, y a los actores Jesse Eisenberg, Emma Stone –preciosidad a la que conocía de The House Bunny-, y Woody Harrelson, que parecía haberse fumado algo antes de hacer acto de presencia. Después de enseñarnos el tráiler, el grupo se puso a discutir la película y nos regaló varias escenas escogidas del film, que debo decir tiene buena pinta. (Si te gustan las películas de zombis, claro.)

Después de contestar varias preguntas del público y ver el tráiler una vez más, todo el grupo excepto Harrelson abandonó el escenario, y el presentador anunció a Roland Emmerich, director de 2012, la película de catástrofes protagonizada, junto a John Cusack, por, fíjate tú, Woody Harrelson. Emmerich me parece un director irregular, y aunque confieso me gustan Independence Day y The Patriot, Stargate y The Day After Tomorrow me dejaron indiferente, y 10,000 BC me pareció bastante mala. (De Godzilla mejor no hablamos.) Sea como fuere, Emmerich estaba allí para vendernos 2012, película en la que el fin del mundo, según el calendario maya o algo parecido sucede justamente en el año 2012. Emmerich nos enseñó una larga escena de acción en la que Cusack rescata a su ex-esposa, su nuevo marido, y sus hijos de una muerte segura, y todos juntos huyen de una ciudad que se cae a pedazos debido a los terremotos, meteoritos y tsunamis que la azotan por todas partes. Qué suerte que Cusack sea un conductor de pro y el marido de su ex resulte ser piloto de avionetas. O en otras palabras: que ya os imagináis cómo va a ser esta película.

Cuando esta presentación hubo concluido, absolutamente nadie se movió de sus sillas. Quince minutos más tarde, el presentador hizo acto de presencia, y el productor de Iron Man 2, Kevin Feige, apareció en el escenario. A Feige le siguió Jon Favreau, director tanto de la primera como de esta película, que nos puso un vídeo con “imágenes” del esperado film. Dichas imágenes eran más bien un cómo se hizo, con pantallas azules, ensayos, y actores haciendo el tonto entre toma y toma. Cuando el vídeo terminó y las luces se encendieron, Robert Downey Jr. apareció en el escenario pidiendo explicaciones y preguntando qué demonios era aquella porquería. Favreau dijo que no sabía de qué hablaba, que eso era todo lo que tenían porque la película no estaba terminada. Robert Downey Jr. dijo que era mentira, que él había visto unas imágenes fantásticas, y que los asistentes se merecían verlas también. Resignado, Jon Favreau puso otro vídeo, y el silencio se hizo en la sala.

En el vídeo había tres o cuatro escenas de la película. La primera era corta, y en ella Tony Stark habla con Nick Fury, interpretado por Samuel L. Jackson. En la segunda, Tony Stark está en el juzgado, donde un ladino juez intenta incautarle la armadura de Iron Man por el bien de los ciudadanos. Esta escena fue razonablemente larga y combinaba humor con buen diálogo y una actuación formidable del amigo Downey Jr. Finalmente, tras una escena cortita con Rhodey y Iron Man volando, la última escena incluía unos segundos de War Machine, que hizo que las seis mil quinientas personas en el Hall H reunidas empezaran a gritar y aplaudir, alzándose todos a una en cuanto las luces se encendieron. Standing ovation lo llaman a eso por estas tierras.

Una vez el público asistente tuvo a bien sentarse de nuevo, Favreau pidió al resto de invitados que subieran al escenario, uno de los dos momentos que había estado esperando desde que compré las entradas para la SDCC en diciembre. ¿Habría venido Scarlett Johansson? ¿Estaba a punto de aparecer en aquel escenario la criatura más hermosa del planeta, validando así mis horas de espera? Apareció entonces Don Cheadle, que interpreta a Jim Rhodes/War Machine, y me dio un tic en el ojo. ¿Sería ella la siguiente? ¿Sería? Fue entonces cuando apareció Scarlett Johansson, la bella, la diosa, el paradigma de la belleza, y no pude reprimirme y lancé un par de gritos mientras me levantaba para aplaudir con furia (latina). Tras ella apareció Sam Rockwell –que ya os podéis imaginar lo que me importaba-, y durante el resto de la sesión no tuve ojos para nadie más que no fuera mi amada Scarlett, que llevaba un vestido beige de faldita corta que le quedaba estupendo. Scarlett Johansson y yo estábamos en la misma sala juntos. Dejad que os lo diga una vez más: Scarlett Johansson y yo estábamos en la misma. Sala. Juntos.

Los invitados contestaron varias preguntas en las que Robert Downey Jr. se probó excepcionalmente carismático y Scarlett Johansson demostró que es no sólo perfecta físicamente sino también inteligente y dedicada, pues para su papel de Natasha Romanov/Black Widow aprendió distintos tipos de técnicas de lucha e hizo más del noventa por ciento de sus escenas de acción sin necesidad de dobles. Es lo que tiene la perfección: que todo lo puede.

Mientras el abajo firmante babeaba como un imbécil, Don Cheadle señaló que él todavía no había visto el tráiler, así que Favreau lo volvió a poner, y una vez más el público rugió su aprobación al unísono cuando salió War Machine. Tras esto, el grupo se despidió y, ahora sí, gran parte de los asistentes se levantó para marcharse. Yo, por otro lado, me levanté para avanzar aún más y ganar una nueva posición incluso más cerca del escenario.

El Hall H volvió a llenarse mientras pasaban los minutos de rigor entre presentaciones, y yo me terminé mi segunda botella de agua mientras leía El club Dumas y esperaba a Kevin Smith. Finalmente, el director de New Jersey apareció sobre el escenario, y la siguiente hora y media ofreció carcajadas ininterrumpidas. Después de haber visto todas sus películas, haber disfrutado sus tres DVDs dobles de An Evening with Kevin Smith, y haber escuchado todos los episodios de SModcast disponibles hasta la fecha (ochenta y nueve), verlo por fin en persona era no sólo una recompensa ganada a pulso, sino la mejor forma de poner el broche final al último día completo que iba a pasar en San Diego.

A las siete, ocho horas después de haber entrado en el Hall H aquel día, me reuní por fin con Glen, que había asistido a varias sesiones sobre el uso de los comics en la clase, charlas que le habían parecido tan interesantes que había empezado a pensar en la posibilidad de hacer algo conmigo para su clase. Estuvimos discutiendo los detalles del proyecto mientras cenábamos en el mismo restaurante italiano de hacía un par de noches –me pedí lo mismo y, al igual que el jueves, sólo me pude comer la mitad del delicioso calzone de lo grande que era-, charla tras la cual volvimos al hotel para pasar nuestra última noche allí. Debido a la hora de partida de nuestro avión, el domingo sólo iba a tener aproximadamente una hora para pasarla en el Centro de convenciones, así que tenía que planear con precisión milimétrica lo que quería hacer a la mañana siguiente. Pero seguro que tendría tiempo para todo. O eso esperaba.

Sunday, August 09, 2009

The Everlasting Battle

I hadn't been to the movies since I left for Spain, so I had to compensate for all the lost time, and the first week I was back in Chattanooga I went to the movies four times, The Ugly Truth being the third movie I saw in so many days.

TUT is one of those romantic comedies you can pretty much guess how it's going to end after you see the preview, but it looked like fun and it starred Gerard Butler being crass and Katherine Heigl being hot, so it sounded like a winning proposition to me. In the movie, Gerard Butler has a show called The Ugly Truth in which he tells people what they don't want to hear when it comes to romantic relationships: men only want to have sex, and women seem to be searching for a list of traits and qualifications instead of a real person. Needless to say, he ends up working with Katherine Heigl's character, who completely disagrees with his simplified view of things, but who finds herself following his advice when she wants to catch the cute doctor living next door. From here, you can pretty much guess what's going to happen without my help, but you know what? I really enjoyed this movie. I thought it was funny, and some scenes are truly hilarious, like that dinner at the restaurant. Gerard Butler is incredibly charismatic and does a good job of faking an American accent, and at an hour and thirty-six minutes, the movie never overstays its welcome. Therefore, if you've already seen The Proposal but are still in the mood for a romantic comedy (R rated, let's not forget, due to its delightful raunchiness), please check out The Ugly Truth. I think you'll like it.

Saturday, August 08, 2009

San Diego ComicCon (3/5)

Viernes, 24 de julio

Cual complejísima máquina de precisión, mi horario para el viernes estaba cuidado-
samente planeado pero dejaba también espacio para acomodar algunos cambios a los que inesperadas colas podían en teoría forzarme. Aun así, estaba bastante seguro de poder hacer prácticamente todo lo que quería si, ya desde el principio, renunciaba a una sola pero importante cosa: entrevistas con dos editoriales.

Archenemy volvía a criticar carpetas hoy, esta vez de tres a siete de la tarde en lugar de por la mañana. Sin embargo, viendo cómo se las habían gastado el día anterior, no estaba seguro de poder fiarme de sus promesas para criticar mi obra. Otra editorial desconocida, QEW, iba también a estar allí de tres a siete, pero ir a coger turno a las dos y media y volver después en cualquier momento de la tarde me impediría acceder al todopoderoso Hall H y las presentaciones que aquella tarde iban a tener lugar. Pero si renunciaba a las entrevistas –o a intentar entrevistarme, en el caso de Archenemy-, podía casi con toda seguridad lograr el resto de mis objetivos.

Dispuesto a triunfar sobre las masas, la organización, y muy especialmente el Hall H, salí del hotel a las ocho y veinte y me personé en el Centro de convenciones a las nueve menos veinte de la mañana. Pese a que en teoría el edificio no abría hasta las nueve, ya estaban dejando entrar a los asistentes cuando llegué, así que rápidamente franqueé la entrada y subí las escaleras que conducían al Sails Pavilion.

Lo primero en mi agenda era conseguir un pase –por segunda vez- para la garita de Hasbro lo más pronto posible para tener que lidiar con la menor cola posible. Sabiendo ahora exactamente a dónde tenía que ir, me encaminé hacia la zona en cuestión sin entretenerme por el camino, y cuando llegué allí descubrí que la mitad de los asistentes a la convención debían de haber tenido la misma idea que yo, porque la cola que allí ya había era de proporciones épicas. Gente haciendo cola para poder hacer cola en una planta diferente: tal vez uno de los fenómenos más extraños que jamás he visto.

Sea como fuere, esta vez iba preparado, así que, tras averiguar quién era la última pal pescao, me puse detrás de ella, abrí mi mochila, saqué El club Dumas, de Arturo Pérez-Reverte, y empecé a leer esta brillante novela. Ya me pueden hacer esperar todo lo que quieran que, si tengo un libro, ni me enteraré de cuánto tiempo pasa.

Tras aproximadamente cuarenta y cinco minutos de placentera lectura –o de tediosa espera para los pobres desgraciados que no se habían llevado un libro-, me dieron el ansiado pase. Eran las nueve y media, y el pase era para las diez. Excelente.

Sin perder ni un minuto, bajé a la sala de muestras y me fui directamente a Hasbro a ser más listo que ellos. Eran las diez menos cuarto, pero decidí ponerme a la cola –que ya se salía de la garita-, pues para cuando consiguiera entrar en la tienda propiamente dicha ya serían las diez, con lo que técnicamente no estaba haciendo trampa. Además, la gente de la organización a cargo de la cola sólo te preguntaba si tenías pase, pero no te preguntaba para qué hora lo tenías. La que sí te lo miraba era la mujer en la entrada, pero, como ya he dicho, imaginaba que para cuando llegase a su altura ya serían las diez. Así pues, volví a sacar El club Dumas y me desentendí del espacio-tiempo.

Después de leer durante aproximadamente cuarenta minutos más, llegué por fin al mostrador, y compré los muñecos –dos packs de Destro, de G.I. Joe- que mi amigo Brock quería. Las chicas que me atendieron se sorprendieron ante los pocos juguetes que quería adquirir –o sea, el poco dinero que me iba a gastar-, especialmente tras la larga espera que sabían había tenido que sufrir, pero no pude sino encogerme de hombros y decir que era eso lo único que quería. Una vez salí de Hasbro eran las diez y media, así que llamé a Brock para decirle misión cumplida, y volví a sacar mapa y diario para ver cuál era mi siguiente paso.

Adam Warren iba a firmar tomos de Empowered a las doce, y mi fantástico horario me permitía hora y media para buscar a Jim Lee y mirar por ahí antes de dirigirme al stand de Dark Horse para conocer al genio Warren. Mapa en mano, me dirigí una vez más a la NFR, pero Jim Lee no estaba allí. Junto al vacío espacio del coreano se hallaba David Finch con su mujer y su hijo de diez meses, y aunque Finch estaba haciendo un dibujo, no había nadie a su alrededor, así que me acerqué. Finch ha saltado a la fama durante los últimos dos o tres años gracias a su trabajo en títulos Marvel como Moon Knight o Avengers, y sus portadas para X-Men y la reciente miniserie X-Infernus –cuyos originales, incluyendo la asombrosa portada de Magik tenía allí, y eran espectaculares- han recibido la aclamación unánime de los aficionados. Sin embargo, yo he seguido la carrera del dibujante desde sus comienzos en Top Cow hace más de una década, así que, en vez de decirle lo mucho que me gusta su Lobezno le solté lo fantásticos que eran sus números de Cyber Force.

- ¿Cyber Force? –me contestó entre risas-. Madre mía. Pues no hace tiempo de eso.
- Ya lo sé, ya. Pero hay que ver qué buenas son esas páginas. Qué bien me lo pasé leyendo esos números. Lo mismo que con Aphrodite IX.
- Muchas gracias –dijo, inclinando la cabeza en agradecimiento. Esta actitud, humilde y agradecida, es la misma actitud que, afortunadamente, encontré en todos los autores con los que hablé: todos ellos gente muy sensata y sin ningún tipo de aires de grandeza.
- Y de todos los números de Cyber Force que dibujaste, aquellos dos en los que salía Ash, el personaje de Joe Quesada, eran verdaderamente espectaculares.
- Ah, sí –dijo Finch con una sonrisa-. ¿Recuerdas a Gabriel, el ángel que también salía en aquellos números?
- Por supuesto.
- Pues resulta que lo dibujé porque me gustaba, pero el acuerdo entre Quesada y Top Cow era para usar sólo a Ash, no a Gabriel también. Menos mal que le gustó lo que había dibujado, y Joe nos permitió usarlo también.
- Pues menos mal. Por cierto –dije, echándole un vistazo a los precios-, estaba pensando en pedirte que me hicieras un dibujo ahora cuando termines con ése.
- Claro. ¿Qué personaje?
- El caso es que te iba a pedir a Lobezno, pero después de haber hablado de Cyber Force, tal vez debería pedirte un personaje de ese grupo.
- Sería interesante –dijo, riéndose-. Aunque hace como diez años que no los dibujo.
- Lo que tú quieras. Si quieres un Lobezno, vale. Si no, podrías dibujar a Cyblade, por ejemplo.
- Hmmm… ¿Sabes? Creo que prefiero a Cyblade, más que nada porque estoy cansado de dibujar Lobeznos.
- Estupendo.

Mientras Finch terminaba el dibujo en el que estaba trabajando, yo me dediqué a hablar con su mujer, que era muy simpática. Después de un buen rato –el bueno de David no dibuja precisamente rápido-, por fin me tocó el turno.

- El caso es que estaba pensando –dije-, que si dibujas a Cyblade no se le va a ver la cara.
- Es verdad. Pero la máscara es tremendamente icónica, y dibujarla sin la máscara…
- Podría ser cualquier chica, es verdad.
- ¿Qué hacemos, entonces?
- ¿Y si dibujas a Velocity? Así sí se le vería la cara, y seguimos con Cyber Force.
- Buena idea.

Y con esto, Finch se puso manos a la obra –es zurdo-, y me hizo el dibujo de Velocity que ahora tengo colgado en la pared. Mientras trabajaba en ello, otros aficionados se pasaron por la mesa y hablaron un poquito con él. Un chico algo tímido le preguntó cuál era el personaje que más le gustaba dibujar.

- Batman –dijo Finch.
- Quiere decir Velocity –intervine yo.
- Y Velocity –añadió Finch, aunque por la cara del chico creo que no tenía ni idea de quién era Velocity. Aficionadillos…

Finalmente, a las doce menos cuarto más o menos, mi dibujo estaba terminado, así que me lo metí en la bolsa y, tras hablar unos minutos con Matt Wagner -el creador de Grendel, sentado al lado de Finch- comprobé el mapa y me fui directo a Dark Horse, donde Adam Warren iba a hacer acto de presencia en cuestión de minutos.

Antes de ponerme a hacer cola –ni qué decir tiene, ya había gente esperando-, me pasé por la tienda de la editorial y me compré el quinto volumen de la serie que, pese a haber salido en junio, aún no me había comprado precisamente para poder adquirirlo aquí y que el autor me lo firmara. Una vez el tomo hubo caído en mis ansiosas manos, me fui a hacer cola, en la que sólo había unas ocho personas delante de mí. Con tan poca gente no valía la pena sacar El club Dumas, así que dejé reposar a Lucas Corso, y menos mal que lo hice, porque si hubiera estado leyendo no habría visto a Jorge García –Hurley en Lost- pasar a mi lado caminando entre los asistentes como un aficionado más. Así pues, varios minutos más tarde, me hallé frente a Adam Warren.

Ya he dicho en varias ocasiones que tenéis que leer Empowered, una serie divertidísima con dibujos fantásticos, guiones hilarantes, personajes estupendos, y diálogos despatarrantes, y todo esto más o menos se lo repetí al autor, quien agradeció mucho que siguiera la serie. Le comenté también algo que había leído en las entrevistas que reseñé hace poco en el blog: que dice que prefiere escribir a dibujar, y que ojalá pudiera dedicarse tan solo a escribir Empowered y que otro la dibujara. Le dije que creo que el guión y diálogos me gustan más que los dibujos, pero, aun así, los dibujos son increíbles, y me resultaba curioso que a él no le gustaran. Se rió y me agradeció de nuevo mi amor por la serie, y me hizo un boceto ultrarrápido de Emp a rotulador.

A continuación me pasé por Top Cow, donde sabía Marc Silvestri y Kenneth Rocafort iban a estar firmando comics, y pude ver a ambos artistas. Rocafort estaba sentado a la izquierda de Silvestri, y la cola de Silvestri era muchísimo más larga que la de Rocafort, quien, a diferencia del fundador de Top Cow, estaba haciendo dibujos para los aficionados. Me encanta cómo dibuja Rocafort (su Madame Mirage es fantástica), pero había cuatro personas haciendo cola, y la sesión de firmas y dibujos terminaba en media hora, con lo que no creía valiera la pena ponerme a esperar para luego tener que irme con las manos vacías. Además, la sesión de Attack of the Show con Kevin Pereira y Olivia Munn (a quien había visto unas horas antes mientras hacía cola en Hasbro) empezaba en una hora, así que podía subir y ponerme a hacer cola. (Como supongo ya os habréis apercibido, “hacer cola” es algo inevitable varias veces al día en la SDCC.)

La cola para entrar en AOTS era espectacular, y antes de ponerme a perder el tiempo pregunté a uno de los voluntarios de la organización cuántas personas cabían en la sala. Según él, cabían quinientas, y era obvio que había bastantes más esperando, así que decidí irme a otro sitio, pero justo cuando me daba la vuelta para irme, Kevin Pereira, el presentador del programa, apareció por sorpresa para saludar a los fans, agradecerles que estuvieran esperando, y disculparse porque no todo el mundo fuera a poder entrar. Kevin había aparecido literalmente a mi lado por una de las puertas, así que lo saludé, y cuando todo el mundo empezó a acercarse, formar un círculo alrededor, y hacer docenas de fotos mientras él hablaba con la gente, opté por desaparecer. Eso sí: seguro que aparezco detrás de él en decenas de las fotos que se hicieron. Tendré que buscar por Internet.

Era la una ya, y acababa de comprar algo para comer. Sin embargo, antes de sentarme en el duro suelo a degustar mi comida pensé que debía pasarme a ver cuánta cola había para la mesa redonda de Dollhouse, a la que Joss Whedon y Eliza Dushku se había anunciado asistirían. La sesión empezaba a las cuatro –faltaban tres horas-, y un par de pesquisas revelaron que la sala en la que se iba a celebrar el acto (Ballroom 20) acogía a mil quinientas personas, y que la cola hacía ya rato que la habían cortado porque no sólo ocupaba todo el pasillo sino que salía por una de las puertas que daban acceso a la terraza, y culebreaba hasta desaparecer en la distancia.

Antes de llegar a San Diego había meditado sobre si quería asistir a esta presentación, y aunque de la serie no he visto más que un par de capítulos, Joss Whedon es mucho Joss Whedon, y no me hubiera importado estar presente. El problema, tal y como mencioné en el capítulo anterior, es que había otras cosas sucediendo al mismo tiempo que me interesaban más. El segundo problema es que dichos eventos iban a tener lugar en el notorio Hall H. Tratando de decidir cuál iba a ser mi siguiente paso, me senté a comer cerca del Ballroom 20 mientras miraba mis apuntes y oía a asistentes airados protestar al descubrir que la cola para ver a Joss Whedon estaba cerrada.

Pasaban varios minutos de la una, y dado que no iba a poder entrar en Attack of the Show la siguiente presentación que me interesaba era la de 9, la película de animación producida por Tim Burton con voces de Elijah Wood, Jennifer Connelly, Martin Landau, John C. Reilly, Crispin Glover y Christopher Plummer. Esta presentación iba a tener lugar de dos y media a tres y media en el mítico Hall H, e inmediatamente a continuación en la misma sala Sony iba a presentar Legion, que me daba un poco igual, y District 9, presentación a la cual iba a asistir el productor de la película, Peter Jackson, y en la que estaba interesadísimo.

Parece que está claro lo que tengo que hacer, me dije.

Albergando más que razonables esperanzas de poder entrar en el infame Hall H, terminé de comer y caminé hasta la entrada de la sala. Una vez allí, seguí la cola hasta el final, y para cuando encontré mi sitio detrás de la espalda de rigor era la una y veinte. Antes de comer había estado debatiendo si comer antes de ir a hacer cola, o si comer dentro, a la sombra, con papeleras para tirar servilletas y plásticos molestos una vez hubiera terminado de comer. Pese a saber que me exponía a tener el equivalente en personas a quince o veinte minutos extra en la cola por delante de mí, me había negado a dejar que el Hall H dictara mis patrones ya no sólo de conducta sino de alimentación (escrúpulos que deseché más tarde), y había comido dentro antes de ponerme bajo el sol a esperar. Esto probó, como ya habréis anticipado, ser un error, aunque no tan grave como podría haber sido.

El caso es que saqué El club Dumas y me puse a leer, actividad esta que me tuvo entretenido durante las dos horas que me pasé esperando mi oportunidad para entrar en el esquivo Hall H. Cuando por fin gané acceso a la elusiva sala eran las tres y veinte, y faltaban diez minutos para que terminara la presentación de 9. Aun así, pude escuchar al director Shane Acker, a los productores Tim Burton y Timur Bekmambetov, y a los actores Jennifer Connelly y Elijah Wood hablar un poco sobre la película y contestar preguntas del público, y mostrar el tráiler con el que terminó la presentación.

Una vez hubo terminado la charla, muchas personas abandonaron la sala, así que aproveché la ocasión para buscar un asiento mucho más cerca del escenario, y familiarizarme con la gigantesca sala. En el Hall H caben, como ya dije en el capítulo anterior, seis mil quinientas personas. En la parte de delante está el escenario con la mesa alargada a la que se sientan los invitados. Justo detrás de la mesa hay una enorme pantalla en la que se proyecta, en alta definición, la imagen de los invitados a la mesa sentados para que todo el mundo en la mitad delantera de la sala pueda verlos bien. Aproximadamente a mitad de la sala, dos monstruosas pantallas de alta definición cuelgan del techo, y algo más hacia el fondo de la sala hay dos –tal vez cuatro, no lo recuerdo- gargantuescas pantallas más para que la gente sentada en las últimas filas pueda seguir la acción.

En lo que a instalaciones se refiere, hay unos aseos dentro mismo del Hall H, para que la gente no tenga que salir de la sala a atender la llamada de la naturaleza después de todo lo que le ha costado entrar. De hecho, el Hall H tiene su propia sección de comida, para que los asistentes puedan alimentarse sin tener que abandonar la sala. Y es que la organización sabe perfectamente qué es lo que pasa en el Hall H: que la gente entra de buena mañana y no se marcha hasta la noche. Mira qué buena idea me habían dado.

La presentación de Legion empezó a las cuatro menos cuarto, y a la misma asistieron el director Scott Stewart, y los actores Doug Jones (contentísimo de salir en una película sin máscara), Tyrese Gibson (un personaje interesante), Adrianne Palicki (que con razón me resultaba familiar: salió en un episodio de Smallville), y Paul Bettany (A Knight’s Tale, A Beautiful Mind, The Da Vinci Code), que interpreta al ángel protagonista en esta película que el director insistía en describir como “ángeles con ametralladoras”. Y vistas las escenas exclusivas que nos enseñaron, es justo de eso de lo que va. No sé yo si iré a verla al cine.

Después de Legion le tocó el turno a District 9, película producida por Peter Jackson, dirigida por Neill Blomkamp, y protagonizada por Sharlto Copley, siendo estos tres los asistentes al evento. Yo solamente había visto el tráiler un par de veces, y la película no parecía tener mala pinta. Sin embargo, después de ver las escenas que Peter Jackson tuvo a bien mostrarnos, os aseguro que el mes que viene estaré en The Rave para ver el estreno de este film. Las escenas que proyectaron mostraron claramente el argumento de la película –algo que el tráiler no hace en absoluto-, pero tiene tan buena pinta que en vez de enfadarme porque revelaran algunas sorpresas lo que hice fue babear incontroladamente.

Esta sesión terminó a las cinco, y fue entonces cuando tuve que tomar otra decisión difícil –qué duro es asistir a la SDCC-. La mesa redonda sobre The Goon con Eric Powell iba a tener lugar de seis a siete en la sala 8, y la mesa redonda patrocinada por Entertainment Weekly en la que Peter Jackson y James Cameron iban a hablar sobre el uso de la tecnología en el cine y el futuro de la misma iba a tener lugar de seis y media a siete y media en el mismo Hall H en que me encontraba. Los aficionados al cine dirán que la decisión es obvia, pero os recuerdo que The Goon es una de mis tres series favoritas, y el creador iba a estar allí. Por otro lado, ya había conocido a Eric Powell el miércoles, y aunque The Goon no es una serie superventas, tal vez una hora no fuera suficiente para garantizarme la entrada a la charla. Además, y pese a que acababa de ver a Peter Jackson en acción, el jueves me había quedado sin ver a James Cameron, y la sesión iba a tener lugar en la sala en la que ya me encontraba y a la que me había costado tanto esfuerzo y dedicación entrar. Y una cosa estaba clara: si me iba ahora del Hall H, sería imposible entrar luego para ver a Jackson y Cameron. Por tanto, concluí, mejor me quedo aquí, y con algo de suerte el evento entre District 9 y Entertainment Weekly: Visionaries no estaría mal del todo.

Decidido a quedarme, pues, saqué el programa de la mochila para ver qué estaba a punto de presenciar, y para vuestra risa segura e ironía cósmica resultó que la sesión de cinco y cuarto a seis y cuarto era ni más ni menos que la Lucasfilm: Star Wars Spectacular. Hala. Reíros.

Por trillado que esté, debo decir que en este caso la Fuerza me acompañó, pues dio la casualidad que esta presentación iba a ser grabada para emitirse por televisión al día siguiente, y que los moderadores del acto iban a ser ni más ni menos que Kevin Pereira y Olivia Munn, a los que no había podido ver en acción en su propia sesión hacía unas horas debido a la larga cola. Esto, queridos lectores, es lo que los místicos llaman “karma”.

Lo cierto es que el SWS no estuvo mal. Primero, Anthony Daniels estuvo hablando sobre Star Wars in Concert, que consiste en una orquesta en concierto tocando música de la saga mientras se proyectan imágenes de las películas. Luego salió Stephen Sansweet, y después por fin aparecieron Kevin y Olivia, que estuvieron presentando a diferentes miembros de Lucasarts y mostrando vídeos de varios juegos de la compañía. Finalmente, los actores que ponen la voz a los personajes de la serie animada The Clone Wars subieron al escenario y leyeron un guión de la segunda temporada. Supongo que a los que siguen la serie les debió hacer más gracia que a mí el ver las voces de los personajes cobrar vida ante sus ojos.

Finalmente, a las seis y media, Peter Jackson y James Cameron tomaron el escenario y el coloquio duró una hora en la que hablaron de sus películas pasadas y futuras, de cómo intentan innovar en vez de hacer lo mismo que la mayoría de directores prefiere hacer, y de lo mucho que les apasiona su trabajo. Una charla excelente e interesantísima, la verdad.

Una vez hubo terminado esta mesa redonda, y dado que la sala de muestras ya estaba cerrada, cené y luego me fui al hotel para ver si Glen ya había llegado. Si mi compañero de viaje ha estado ausente en este capítulo es porque se pasó la jornada no en el Centro de convenciones, sino en un casino cercano, en el que había averiguado había dos campeonatos de póquer programados ese día. Una vez reunidos, intercambiamos las historias del día, que se había probado incluso mejor que el jueves, y nos retiramos a descansar mientras yo repasaba mentalmente mis planes para el sábado, que esperaba fuera el punto álgido de la convención. Que lo fue.