Sunny Jhanna

Bienvenidos a Sunny Jhanna, el sitio oficial de Las crónicas de Dae y Ruled by Spiders. ¡Gracias por visitarnos y regresad pronto!

Tuesday, September 30, 2008

Reading List: September

It looks like I haven't been reading too much this month. I will go ahead and shamelessly blame Assassin's Creed for that. Truth is, I've also been watching a lot of movies, both in the theater (Burn After Reading, Righteous Kill, Lakeview Terrace, Eagle Eye) and on DVD (Love Stinks, TMNT, The Nanny Diaries, Almost Famous, Click, Clerks II, Silent Hill, Dumb & Dumber, Final Destination), which explains why I've been sort of away from the printed page. And I've also been going to lots of sports events to see my girls play (soccer, cross country, softball, tennis), so there you go: the busier I am, the less I read, I guess. Still, I managed to get through several volumes.

The Keepers of the Maser, vol. 1: The Second Moon
I already told you about Frezzato’s work here.

The Ridiculous Race
Two friends decide to race each other around the world to see who gets back to Los Angeles first. One goes east, and the other one heads west, and there is only one rule: no airplanes, helicopters, or hot air balloons are allowed. This nonfiction book is written by Steve Hely and Vali Chandrasekaran, two TV writers who will make you laugh until you cry. Definitely worth reading!

The Keepers of the Maser, vol. 2: The Isle of Dwarves
The second installment in Frezzato’s saga was weaker than the first one, but still very enjoyable.

A Fistful of Charms
The fourth book in The Hollows series by Kim Harrison is even better than the third one. Jenks has his biggest role to date, and the dynamic between Rachel and Ivy and Rachel and Nick is just terrific. What a great series!

The Keepers of the Maser, vol. 3: Eye of the Sea
Better than the first two installments, Frezzato’s third entry in the Masers series is beautifully rendered nonstop action. A fun read!

The Keepers of the Maser, vol. 4: The Iron Tower
Unfortunately, the fourth chapter is rather confusing and lackluster. More on that soon.

The Keepers of the Maser, vol. 5: The Edge of the World
Things get better here, but the whole story is coming to a somewhat abrupt end, and it could have been better. The artwork is still extraordinary, though.

The Keepers of the Maser, vol. 6: The Lost Village
The closing chapter of the saga, this sixth volume was somewhat disappointing (more on that soon as well). Still, I’m glad I read this series!

Mañana en la batalla piensa en mí
The last book by Javier Marías I got while I was in Spain, Mañana en la batalla piensa en mí starts with an irresistible premise: what would happen if a woman was about to cheat on her husband with you but suddenly died in your arms? This is the situation the main character finds himself at the very beginning of this wonderfully written novel. How he deals with it and what happens next will keep you up all night.

Monday, September 29, 2008

Sketchy Neighbors

Lakeview Terrace stars Samuel L. Jackson as Abel Turner, a police officer who has issues not only with race but with anger management as well. Then a young couple moves to the big house next door, and all hell breaks loose.

Lakeview Terrace is not a great movie, and the spoiler-ridden preview gives enough away for you to be able to pretty much tell what is going to happen and how the movie is going to end, something I still don’t understand why studios do. But, unlike the dull, supremely boring Righteous Kill, this movie is at least entertaining and keeps you interested in what’s going on. Yes, it is predictable, and yes, Sam Jackson plays Sam Jackson, he of the crazy eyes and creepy stare; but it still is a fun ride that will make you sit at the theater in disbelief, angry at what some characters do, and aggravated by what other characters do or don’t.

I found it interesting that Will Smith is one of the producers of the film, and I couldn’t help but wonder how different this movie could have been had Smith played Jackson’s part. As a matter of fact, I don’t think I’ve ever seen Will Smith play anything similar to police officer Abel Turner (despite his psychological issues as Del Spooner in I, Robot, Robert Neville in I Am Legend, and John Hancock in Hancock, he still was mostly likeable), and that would have been very interesting.

At any rate, Lakeview Terrace is entertaining, and far better than the soporiferous Righteous Kill, so if you want to go see a thriller other than Eagle Eye, go check this one out!

Sunday, September 28, 2008

Down the Rabbit-Hole

Perhaps one of the most recognizable characters from Alice’s Adventures in Wonderland, the White Rabbit rushes past Alice muttering “Oh, dear! Oh, dear! I shall be too late!”, and leads Alice into a unexpected trippy journey to Wonderland. This picture, as well as all the other pictures in this series, is based on the original illustrations by John Tenniel. I hope you like it!

Saturday, September 27, 2008

Más Maser

Después de un segundo episodio algo más lento, la tercera entrega de la saga de Massimiliano Frezzato Keepers of the Maser volvió a hacer las delicias del abajo firmante. Nuevos personajes, nuevos enemigos, un nuevo contrapunto cómico, y una maciza más que añadir a la serie, se unen a la acción desenfrenada que domina la práctica totalidad del tercer volumen de esta serie. Revelaciones y sucesos del pasado que tienen graves repercusiones en el presente son la excusa para disfrutar de las fantásticas ilustraciones de Frezzato. Lo cierto es que la historia no es más que la justificación que el dibujante se ha buscado para regalarnos estupendas estampas plagadas de naves, robots, enanos, humanos, monstruos, y paisajes misteriosos. Echadle un vistazo a la serie, que vale la pena!

Friday, September 26, 2008

Peppery

The Duchess is yet another character who starts off by being very nice to Alice: “You don’t know much, and that’s a fact,” she tells a bewildered Alice. Talk about being blunt… At any rate, the Duchess is the owner of the famous Chesire Cat, who likes to grin and be mysterious. I wonder why he’s not in the picture. Maybe he is invisible...

Thursday, September 25, 2008

Némesis renacida

Para recordar viejos tiempos, antiguas encuestas, clásicos juegos y legendarias rivalidades, aquí tenéis en no-exclusiva la primera aparición del aclamadísimo Pollo de goma con polea en medio. Viéndolo así, comentado tan de pasada, nadie podría haber imaginado las espectaculares cotas de popularidad que el casi mítico artilugio alcanzaría en según qué círculos. Ni qué decir tiene, este post va dedicado a Halagan, por ayudarnos a elegir en ciertas encuestas, y a Nash, por tratar de ignorar la realidad y relegar a este sublime personaje al más oscuro de los rincones. Enjoy!

Wednesday, September 24, 2008

Ya van dos

Es la segunda vez en lo que va de año que Jon Avnet y Al Pacino me la clavan doblada. La primera fue en abril, cuando tuve la brillante idea de ir a ver 88 Minutes, dirigida por el primero y protagonizada por el segundo, pero se ve que no aprendo de mis errores y vuelvo a tropezar dos veces con la misma piedra. En este caso, la piedra se llama Righteous Kill, está perpetrada de nuevo por Jon Avnet, y protagonizada no sólo por Al Pacino sino por Robert De Niro también. Y mejor que os ahorréis tiempo y dinero.

Righteous Kill es, desde el principio, un thriller de sorpresas predecibles, giros anticipados, y aburrimiento soberano al que no salva unas estrellas carismáticas dado que actúan con el piloto automático puesto. Tal vez estos grandes actores eran conscientes de lo risible del guión, lo barato y transparente de los trucos utilizados, o lo evidente de las pistas “ocultas” dispersas a lo largo del metraje que, cuando se nos presentan recopiladas en forma de flashbacks al acercarse el final de la película, uno no puede sino sacudir la cabeza y enfurecerse porque no sólo lo tomen por imbécil, sino que encima se las den de listos los que han cometido este atentado contra el buen cine. Pues lo siento mucho, señor director Avnet y señor guionista Russell Gewirtz, pero su película es una porquería. De hecho, la forma en que se desarrolla el film me recordó muchísimo a la incomprensiblemente aclamada The Coffin Dancer de Jeffery Deaver, pues durante el transcurso de ambas historias no pude dejar de pensar “¿a quién piensa que está engañando el autor? ¿De verdad se cree que el público no va a darse cuenta de que el listillo este nos toma por tontos?” No diré nada más en esta crítica porque ya sabéis que no me gusta destripar lo que leo o veo, pero si queréis saber exactamente a lo que me refiero, decidlo en los comentarios, y me explayaré. Bien claro os lo dejo, eso sí: no veáis esta película ni gratis. Qué aburrimiento.

Tuesday, September 23, 2008

Off With Her Head!

One of the best known characters to come out of Alice's Adventures in Wonderland, the slightly unbalanced and highly homicidal Queen of Hearts is all crimson fury and screeching rage. It only takes her two sentences before she screams for Alice's head, something our young friend is unsurprisingly reluctant to comply with. This lady really needs to take things slowly, or she's bound to suffer a heart attack. At least, she knows how to dress up in style!

Monday, September 22, 2008

Lunas no hay más que dos

Estando de viaje con Molo por este enorme continente descubrí, en una tienda de comics, la obra de Massimiliano Frezzato. Como nuestros lectores más avispados ya habrán anticipado, Frezzato es un dibujante italiano, conocido principalmente por su serie The Keepers of the Maser, o como se llama en italiano, I custodi del Maser (Les gardiens du Maser en francés y Los guardianes del Maser en español). Como siempre, fueron las ilustraciones las que me hicieron abrir el tomo, y lo que vi me encantó. Enanos barbudos, tías buenas de larga melena blanca, islas misteriosas, monstruos, y tecnología herrumbrosa. Ni qué decir tiene, me hice con el primer volumen, The Second Moon (publicado originalmente en Europa en 1996), lo devoré, y me encantó. De hecho, lo primero que hice en cuanto cerré el comic fue ir a Amazon y comprar los números dos al seis, puesto que el séptimo no estoy seguro de si sigue la historia o empieza una nueva (sé que no lo dibuja Frezzato).

The Keepers of the Maser la publica aquí Heavy Metal, en estupendo formato europeo de tapas duras y páginas enormes, con lo que los dibujitos se aprecian en todo su esplendor. Sólo espero que el resto de volúmenes me gusten tanto como el primero, y no tenga que arrepentirme de mi impulsiva compra!

Sunday, September 21, 2008

Poultry Prize

The Dodo hangs out with the Duck, the Lory, and the Eaglet, and he is the one who proposed the Caucus-race for everyone to get dry. The best thing about the race? Everyone wins, and all must have prizes, so the Dodo gives Alice her own thimble, which makes a lot of sense –if you live in Wonderland, I guess.

Saturday, September 20, 2008

Estación Basilisco

Ésta es la última novela que he leído, una space opera de carácter militarista protagonizado por la típica mujer "oficial" que es todo honestidad y súper trabajadora, y que, por supuesto, aunque valorada por sus superiores, termina en el peor destino de la flota para salvarla de una invasión gracias a su buena labor. Se me olvidaba: para colmo de los tópicos, tiene a su tripulación en contra suya, y al final se la gana por su forma de trabajar.
Según la contraportada, está al nivel de Heinlein o Clark, pero eso no se lo cree uno ni borracho. La novela está bien, pero los personajes no terminan de enganchar ni te consiguen meter tampoco del todo en la acción, pero está bastante entretenida, sobre todo si te la compras de segunda mano por 5€. Cuando bajen de precio el resto de la saga intentaré comprarme los siguientes.

Friday, September 19, 2008

I'll Eat That Buffalo

Road Trip 2008 Part 3 (of 3): Wyoming

“¿Sólo? ¿Llegar a Jackson Hole, Wyoming, nos va a costar sólo nueve o diez horas?” Molo asintió, y, confiado, yo sonreí y dije que ya tardábamos. Diez horas no era nada, comparado con las dieciséis horas que habíamos conducido los dos días que habíamos pasado viajando desde Matthews, North Carolina, hasta Custer, South Dakota. En comparación, las entre nueve o diez horas que tardaríamos en salir de South Dakota y cruzar la mayor parte de Wyoming eran un juego de niños. Y lo fueron.

Cruzar Wyoming se probó tan monótono y paisajísticamente aburrido como cruzar Iowa o Kansas, por poner un par de ejemplos de sobras conocidos. Hasta que no llegas a la zona oeste del estado, donde tienes las montañas y los parques naturales de Grand Teton (nombre que aún nos hace reír) y Yellowstone, Wyoming está vacío. No hay montañas. No hay colinas. No hay dunas. No hay árboles. No hay pueblos. Bueno, esto último es una verdad a medias, ya que tanto mapas como carteles insisten en que sí, que claro que hay pueblos; pero alguien debe hablar con los responsables de esta perpetua mentira y explicarles los requisitos que una comunidad humana debe reunir para ser considerada como tal. Podría, supongo, burlarme de Hiland, Wyoming, cuyo cartel anunciaba a los escasísimos coches que por allí pasábamos que dicho enclave tenía una población de diez (10) habitantes. Las literalmente cinco casas que contamos a nuestra derecha me hicieron pensar que realmente había diez almas viviendo en lo que en Wyoming pasa por pueblo. Molo y yo discutimos durante varias millas cómo alguien que vive en un pueblo -¿aldea?- de diez personas puede sobrevivir sin pegarse un tiro -¿con qué rifle, si no hay una armería allí?-, pero nuestras sesudas elucubraciones encontraron un nuevo motivo para continuar cuando llegamos a Lost Springs, population 1. Y prometo que no me lo invento. En Wyoming hay un –llamarlo pueblo es una grotesca exageración, pero bueno- pueblo donde vive una sola persona. Una. ¿Cómo puede alguien vivir así? ¿Qué hace durante el día? ¿Dónde trabaja? ¿Cómo se gana la vida? ¿Cómo pasa el rato? ¿Qué hace para entretenerse? Y la pregunta del millón: ¿por qué narices no se marcha a otro sitio, una gran urbe como, por ejemplo, la cercana Hiland, bullicioso eje cultural de población diez veces superior? La verdad es que ahora me arrepiento de no haber parado a preguntarle al único empadronado, aunque a lo mejor al solitario residente no le hubiera hecho maldita la gracia. Lo que sí me hizo gracia fue cuando Molo descubrió que Lost Springs es una de tan sólo cuatro poblaciones en los Estados Unidos con solamente un habitante. Misántropos ermitaños…

Durante el viaje a través de este enorme estado, hablé –cuando encontré señal, que no era siempre- varias veces con Blair, la amiga de Molo con quien nos íbamos a alojar, que quería saber más o menos por dónde estábamos para saber cuánto íbamos a tardar. La verdad es que recorrimos la distancia con bastante rapidez, excepto cuando llegamos al parque natural y tuvimos que atravesarlo. Las montañas –tanto las rojas como las de color más tradicional- eran preciosas, con árboles y nieve y picos escarpados, y los pueblos que cruzamos pintorescos a más no poder, con casas de troncos y ese aire a vida en la frontera que me hacía esperar una diligencia a la vuelta de la esquina o un par de forajidos huyendo de la justicia revólver en mano. Nada de eso sucedió, pero las frecuentísimas curvas y reducido límite de velocidad hicieron que este último trecho del trayecto se alargara hasta límites casi insoportables. Al menos podíamos contemplar el paisaje –tiempo hubo, sobre todo, cuando tuvimos que parar debido a las obras en medio de la montaña y esperar a que los coches que venían en sentido contrario pasaran y dejaran nuestro carril libre-, y no sólo las montañas, sino la fauna del lugar. Y por fauna no me refiero a ciervos y águilas –que también-, sino al sorprendente y espectacular rebaño de búfalos que pastaba al lado de la carretera. Como si fueran vacas, pero más majestuosos. Evidentemente, tuvimos que parar para que Molo pudiera hacer unas fotos, pero ahora podemos decir que hemos visto un rebaño de búfalos en su hábitat natural a menos de cinco metros de nosotros (el más cercano, claro).

Tras dejar atrás el aeropuerto de Jackson –rodeado de montañas, no sé yo si me gustaría despegar de allí- y más árboles y heladas cumbres, llegamos por fin a casa de Blair, que nos llevó a cenar a un restaurante italiano donde solía trabajar, y donde todas las camareras estaban que se rompían. Debe ser la vida en la montaña, que te hace estar en curvilínea forma. La pizza que nos metimos entre pecho y espalda estaba deliciosa, y una vez lavados los dientes, salimos al centro a ver qué hacen estos montañeses para divertirse por la noche. Blair llamó a una amiga suya, que trajo a su vez a un borracho y cerebralmente muerto amigote que no paraba de darme golpecitos en la espalda y obligarme a hacer saludos de esos que haces dando la mano en distintas configuraciones, todas ellas acabando con el puño cerrado al final. Pensando en dónde me gustaría que dicho puño cerrado realmente acabara, le seguí la corriente y aguanté lo mejor que pude, y poco a poco la noche llegó a su fin. Contento por poder escapar de ese ambiente nocturno de bares y bebidas que nunca me ha gustado, volví con mis compañeros de aventuras a casa de Blair, y nos dispusimos a disfrutar de una noche de sueño reparador.

Al día siguiente, Blair, Molo y yo nos fuimos a las montañas a hacer senderismo, y poder apreciar de cerca los parajes naturales que el día anterior habíamos pasado con el coche. Al principio parecía que iba a llover, pero al final no nos mojamos y nos lo pasamos estupendamente caminando por ahí y maravillándonos ante el lago al que Blair nos llevó. Todo digno de ser capturado en foto, algo que Molo hizo con mucho arte y aun más eficiencia.

Después de comer en un estupendo restaurante –sin habernos cambiado, pero a nadie parecía importarle que fuéramos polvorientos- donde las dos macizas hostesses llevaban una placa con su nombre y estado nativo que las identificaba a ambas como Erin de Louisiana -¿casualidad cósmica, o placa reciclada?-, regresamos a casa de Blair, donde sus padres estaban preparando una cena de proporciones pantagruélicas en honor a los carismáticos españoles que tantas millas habían conducido para abusar de su hospitalidad. Antes de empezar, eso sí, la madre de Blair prácticamente obligó al padre a bendecir la mesa, y dado lo extraño y cachondo de sus palabras (algo así como “Euh… Thank you for our Spanish friends… and the food… and… hmmm… God bless America?”), Molo y yo coincidimos en que bendecir la mesa no es algo que esta familia en particular haga a diario. La madre, con falsa indignación, regañó al esposo, me miró, y empezó a formular la frase “What is your faith?”, pero, arteramente, la corté y proclamé, entre risas que el padre compartió, que la bendición había sido estupenda. Olvidado el tema, siguió entonces el banquete, exquisito ágape de filetones que hubieran puesto lágrimas en los ojos de Alberto, patatas al horno, ensalada, y algo más que ahora mismo se me escapa. Tras la cena, una animada tertulia sobre política y por qué los republicanos deberían enterarse de qué es eso del sepukku y ponerlo en práctica nos tuvo entretenidos hasta la hora de acostarse.

La mañana siguiente nos encontró descansados y listos para ir a desayunar al restaurante favorito de Blair –colesterol en platos de distinto tamaño era su especialidad-, previo paso a volver a las montañas para hacer más senderismo. Esta vez, Blair quiso llevarnos a un sitio en el que nunca había estado, así que, guía en mano, nos pusimos a conducir por la carretera de montaña. El problema es que llamarla “carretera” es ser tan generoso como inexacto. De hecho, lo que en principio podía llamarse “camino” degeneró rápidamente en “senda” primero, y en una colección de agujeros y pedruscos de distinto tamaño y aleatoria distribución después. Dando saltos con el todoterreno de Blair, proseguimos la marcha por aquel conjunto de baches y socavones que pretendían hacerse pasar por un camino y que lo único que conseguían era que rozáramos el techo cada vez que nos sorprendía un nuevo desnivel. Viendo que nos estábamos quedando sin gasolina y que nuestro presunto destino, Lake Godwin –al que yo rebauticé mentalmente como Lake Goddamn- no aparecía por ningún lado, dimos la vuelta y volvimos a la civilización para repostar. Una vez lleno el depósito, volvimos a la carga, pero esta vez Blair ignoró la engañosa guía y condujo por donde ella creyó conveniente; y mira tú por dónde, llegamos al sitio correcto. Contentos por poder salir por fin del coche, empezamos a caminar, y acabamos llegando a otro estupendo lago, similar al del día anterior y espectacularmente hermoso.

Después de vegetar allí un buen rato, regresamos al coche, nos duchamos en casa de Blair, y fuimos a cenar a un restaurante con el insuperable nombre de The Mangy Moose, donde Molo se pidió un Buffalo meatloaf, demostrando que la exquisitez de la carne de búfalo explica que casi se extinguieran por completo. Relamiéndonos tras la opípara orgía gastronómica volvimos a casa de Blair, donde estuvimos jugando a las cartas –Hearts, creo que se llamaba el juego-, y donde Molo demostró su increíble habilidad en lo que a la desencuadernada se refiere. (Vamos, que trató de culparnos a nosotros por su sonrojante derrota.) El desayuno de la mañana siguiente marcó nuestra última comida en Jackson, pues partimos de regreso a Chattanooga inmediatamente después. Despedidos y agradecidos, Molo y yo subimos a mi coche una vez más –no lo habíamos tocado desde que llegamos a Jackson-, y nos dispusimos a llegar a mi casa en dos días. Era viernes por la mañana, y queríamos pasar la noche del sábado en mi apartamento, con lo que ya podíamos ir dándonos prisa. Dispuestos a cumplir este demencial plazo, estuvimos conduciendo todo el día, y paramos a dormir en Lincoln, Nebraska, lo que quiere decir que invertimos un día entero en cruzar sólo dos estados de oeste a este: Wyoming y la propia Nebraska (donde caía un agua que no te dejaba ver más de medio metro por delante del coche, y no exagero). A la mañana siguiente salimos de Lincoln, que está prácticamente en la frontera este del estado, y no paramos hasta llegar a mi apartamento, al que entramos sobre la una y veinte de la mañana. Pero lo habíamos conseguido: durante las últimas dos semanas, nos habíamos metido cinco mil millas entre eje y eje, y nos lo habíamos pasado en grande. Y es que eso es lo que tienen los road trips, y todos sabemos a lo que vamos.

Thursday, September 18, 2008

A League of Morons

I laughed so hard with Burn After Reading, the new Coen brothers movie, that I must recommend it to everyone. Frances McDormand is funny. George Clooney is even funnier. JK Simmons is hilarious. And Brad Pitt and John Malkovich are so freaking hysterical that I almost had tears running down my cheeks. That’s how funny this movie is.

This is only my third Coen brothers movie (the first one, Fargo, I barely remember, and the second one, The Big Lebowski, I need to watch again), so I don’t know if this is one of their best efforts or not, but I know the dialogue is witty, the situations outlandish, the events surprising, and the characters feel real. They are all flawed human beings searching for something they want or feel they need, and they stop at nothing to achieve their goals while the audience follows their misadventures. This movie made me think of something Halagan wrote in a recent email: everyone in a story should want something. What is their motivation? What do they want to get? Burn After Reading is a textbook example of this philosophy, and everything that happens in the movie is a result of what somebody wants or what they do to get it. And while the characters are busy doing this, the Coen brothers give us not only side-splittingly funny dialogues and situations, but a reflection on human nature. This is a story that combines ludicrous, outlandish elements in a way that feels absolutely real, making you think that it could happen –that it has happened and is probably happening as we speak. At the same time, this is a movie about nothing, because it is so character driven that it’s hard to point out plot elements. It’s a story about people: what they do and what happens to them. I know it sounds vague, but it is terrific fun to watch the events unfold, so go see this movie and laugh for a good hour and a half!

Wednesday, September 17, 2008

Pool of Tears

Is it a mammal? Is it an amphibian? It's the Mock Turtle! Today's character likes to hang out with the Gryphon, and he is crying (as usual) when Alice meets him. The Mock Turtle tells Alice the story of how he came to be, but that is really just an excuse to abuse Alice some more. When he claims the branches of Arithmetic are "Ambition, Distraction, Uglification, and Derision," he makes fun of Alice for knowing what beautification is but not uglification. I guess that's why he cries all the time --because somebody is bound to hit him in the face on a regular basis. He can really be aggravating, so I'm siding up with Alice this time.

Tuesday, September 16, 2008

Hot Nurses

When I mentioned Silent Hill: Homecoming a few posts ago, I referenced the game’s signature creepy nurses. I have never played any SH games, but I remembered them from the movie’s spookiest scene. After thinking about them for a while, I decided to do some research, and what do you know, it turns out these nurses are wildly popular. (Actually, I don’t think I’m very surprised.) Girls into cosplay dress up as them all the time, and Youtube is packed with videos starring these lovely characters. You can see them dancing or scaring the living daylights out of innocent presenters, to give you a couple examples. So, if you are a girl and don’t know what to dress up as for Halloween next month, consider turning into an undead nurse. Wouldn’t you look terrific?

Monday, September 15, 2008

Must a Name Mean Something?

This is how grumpy Humpty Dumpty is: when Alice points out he looks "exactly like an egg", he replies "It's very provoking to be called an egg- very!" Next, and in true Wonderland fashion, he proceeds to abuse Alice by saying that "some people don't have more sense than a baby." What really is a wonder is that Alice puts up with all this for two books, but, as it is, the reader gets to enjoy her misadventures tremendously. Anyway, I hope you like the picture!

Sunday, September 14, 2008

Pregunta primitiva


La pregunta en cuestión es: ¿por qué no tienen esta canción en iTunes? Ya sé que ni es la primera que no está disponible ni será la última, y todas las que quiero comprar y no puedo me molestan. El caso es que el otro día estaba viendo Dumb & Dumber, película estupenda que hacía años que no veía, y la canción está en la banda sonora. La canta un grupo ya disuelto, The Primitives, y esta versión, que da en llamarse Crash (The '95 Mix), se hizo al parecer sin su consentimiento. La canción tiene diecinueve años ya –qué rápido pasa el tiempo- pero es estupenda, y la quiero. He dicho.

Saturday, September 13, 2008

A Mad Tea-Party

There must be something wrong with the Mad Hatter, and not only because of his extravagant hat. The first thing he says to Alice when he meets her is “Your hair wants cutting,” which makes me think I might actually get along with this dude. When Alice points out the rudeness of his comment, the Hatter replies “Why is a raven like a writing-desk?” I mean, how could you not love him?

Friday, September 12, 2008

Sturgis or Bust!

Road Trip 2008 Part 2 (of 3): South Dakota
Menos mal que el CD de mi coche lee MP3s, que si no, hubiéramos tenido que estar cambiando de disco un montón de veces al día. De esta forma, no tuvimos más que hacer un par de cambios. Y es que el ejercicio excesivo que mover tanto manos como muñecas hubiera supuesto era algo impensable, dado el estado sedentario en que nos hallábamos. Habíamos salido de Matthews, NC, a las diez de la mañana, y nuestra vaga meta era llegar todo lo lejos que pudiéramos, lo que resultó ser veinte o treinta millas después de pasar St. Louis, Missouri. Era casi la una de la mañana, y dado que habíamos pasado una zona horaria con la consiguiente hora ganada, el total de horas que nos habíamos pasado en el coche conduciendo eran dieciséis. Casi nada.
El día siguiente consistió en más de lo mismo, aunque esta vez con la concretísima meta de llegar a Rapid City, South Dakota. Volvimos a salir sobre las diez o así, y nos plantamos en Rapid City a eso de las doce de la noche, más o menos. Lo bueno de South Dakota es que el límite de velocidad es 75, con lo que las millas cundieron más ese día. Por otro lado, lo malo de South Dakota –o al menos de esa zona en concreto- es que en este estado se halla situada Sturgis, la ciudad motera por excelencia que, precisamente en aquellas fechas, celebraba su 68º Black Hills Rally. En otras palabras: que los hoteles estaban o bien carísimos, o bien inundados de moteros. Cansados, frustrados, y escuchando incesantemente la banda sonora de Alice, Molo y yo decidimos no pagar un riñón por una noche de hotel (doscientos veinte por una noche que nos pidieron en el Days Inn), y seguir conduciendo hasta que encontráramos algo decente (o sea: barato). Si miráis un mapa de South Dakota, veréis que Sturgis está a media hora o así al norte de Rapid City, y nuestros otros dos destinos en el estado, Keystone y Custer, están una media hora o así hacia el sur. La lógica dictaba que cuanto más lejos de Sturgis, más baratos y más vacíos nos encontraríamos los hoteles, así que nos pusimos rumbo a Keystone en mitad de la noche.
En las montañas de Keystone es donde se encuentra el Mt. Rushmore, el famoso monumento a los presidentes Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln tallado en la mismísima montaña. Sumemos pues la montaña, lo cansados que estábamos, lo oscurísima que estaba la carretera, las ramas que apenas atisbábamos alrededor de la carretera cuales huesudos dedos tratando de atraparnos, la niebla que flotaba aquí y allá, el estar en un sitio desconocido confiando en que el mapa nos llevara por el buen camino, y la música terrorífica de Alice sonando en el coche, y os podéis hacer una idea de la atmósfera que se respiraba.
El caso es que pasamos Mt. Rushmore sin verlo –demasiado oscuro-, paramos en varios hoteles abarrotados o demasiado caros, seguimos montaña abajo hacia Custer, pasamos el parque del Crazy Horse Memorial sin verlo –boca de lobo y tal-, y por fin llegamos a un hotel que combinaba un precio razonable con una única habitación disponible: el Bavarian Inn. Ni qué decir tiene, nos lo quedamos, pues para entonces era ya la una de la mañana, habíamos entrado en una nueva zona horaria, y lo de haber conducido otras dieciséis horas ese día estaba empezando a hacer mella. A dormir tocaba.
A la mañana siguiente nos dirigimos al Crazy Horse Memorial que, dado lo que habíamos conducido la noche anterior, nos pillaba a tan sólo quince minutos o menos. Cuando esté terminada, esta escultura será la más grande del mundo. El problema es que 2008 marca el 60º aniversario del comienzo del proyecto, y de momento sólo tienen terminada la cabeza del jefe indio al que la escultura rinde homenaje. Vamos, que no creo que la terminen antes de que ya no pueda verla. De hecho, un poco más y no la vemos entonces, ya que había una niebla espantosa acompañada de una molesta lluvia que me hacía llevarme las manos a la cabeza en desesperación. Hacía diez años que quería venir a ver la escultura (desde que se terminó la cabeza y vi la fotografía en la página de una revista que todavía conservo), y ahora que estaba aquí, la estúpida niebla no me dejaba verla. Pues la llevaban clara, si pensaban que me iba a ir sin verla. Dispuestos a esperar lo que hiciera falta, Molo y yo nos paseamos por el museo que allí tienen, vimos un vídeo sobre la construcción del monumento (un visionario, el señor Korczak Ziolkowski), compramos cosas en la tienda de regalos, y nos cruzamos con una pareja que hablaba catalán, que ya es casualidad. Finalmente, la niebla se disipó lo suficiente como para poder ver la ansiada cabeza, y, dado que no queríamos pagar el exorbitante precio que pedían por subirnos hasta la pétrea testa para verla bien cerquita, subimos al coche y fuimos al Monte Rushmore.
De camino a Mt. Rushmore pudimos apreciar el bonito paisaje que la noche anterior no había sido más que una masa oscura, y las quince millas o así que separan ambos monumentos se pasaron más rápido al conducir de día, viendo por dónde íbamos, y sin angustiarnos nuestra probable muerte. Y así, casi sin darnos cuenta, llegamos a la montaña con esculpidas efigies. El consenso: era mucho más pequeño de lo que nos esperábamos. Tal vez fuera porque, según el vídeo que habíamos visto en el Crazy Horse Memorial, los cuatro presidentes juntos tienen el mismo tamaño que la mandíbula del amigo Caballo Loco, que se dice pronto. De cualquier manera, el conjunto escultórico creado por Gutzon Borglum es impresionante, y Molo y yo nos dedicamos a recorrer lo que los carteles llamaban un “strenuous trail” de “250 steps”, que ni era strenuous ni era nada. Estos americanos…
Después de hacer las pertinentes compras en la enorme tienda de recuerdos, subimos a Rapid City a comer, y después, escoltados por decenas de motoristas, fuimos hasta Sturgis, donde decir que había miles de motos y moteros es quedarse vergonzosamente corto. Como cortos eran los pantaloncitos de ciertas moteras que nos cruzamos; y es que Sturgis en plena Biker’s Week hay que verla para creerla. Moteras macizas, moteras horribles, moteros que podrían partirme en dos con sólo un brazo, y motos, motos, más motos y ambiente jolgórico- festivo que te hacía sonreír de tan contagioso que era. Y si no nos cruzamos a Gene Simmons en la calle con un colega de su banda –y no va de coña, pues KISS actuaba allí aquella tarde-, el tipo que vimos era un imitador más que fantástico. Baste decir que la gente se estaba haciendo fotos con ellos, así que puede que fueran los de verdad.
Tras patearnos Main Street y empaparnos del espíritu Harley Davidson, Molo y yo decidimos regresar a nuestra querida Bavarian Inn –que realmente tenía pósters en alemán y enormes salchichas en el restaurante- para pasar el resto de la tarde usando sus instalaciones recreativas. Antes de eso, no obstante, salimos a dar un paseo, y Molo pudo vivir su sueño de ser reportero de National Geographic haciéndoles fotos a los montones de ciervos que nos encontramos pastando en los jardines de las casas de alrededor. Su Félix Rodríguez de la Fuente interior satisfecho, Molo y yo volvimos al hotel, nos pusimos los bañadores, y nos personamos en la piscinita del hotel. No es que fuera gran cosa, pero estábamos decididos a relajarnos aunque fuera a la fuerza, así que nos metimos en el agua sin pestañear. Mientras recordaba la de años que hacía que no me metía en una piscina, nos percatamos de que también había allí sauna y jacuzzi, dos inventos modernos que el abajo firmante jamás había probado hasta la fecha. Disculpándose por ser él y no una moza maciza la primera persona con quien yo iba a compartir ambas experiencias, Molo señaló la sauna –el jacuzzi estaba tomado por niños irreverentes que insistían en no ahogarse, los muy desconsiderados-, y para allá que nos fuimos. Era pequeñita y –según mi experto compañero de aventuras-, bastante cutre; pero era mi primera sauna y la emoción no se la quitaba el mero hecho de que no hubiera agua dentro. Allí estuvimos conversando un rato, y después pasamos al jacuzzi, que los niños habían por fin abandonado, sólo para regresar a la sauna al cabo de un rato. Satisfecho tras haber hecho tantas cosas nuevas en una sola jornada –4 de agosto, día que pasará a la historia-, acompañé a Molo al restaurante para cenar –cómo estaba la camarera, por cierto-, y después regresamos a la habitación para descansar: Wyoming nos esperaba.

Thursday, September 11, 2008

Noble elfo oscuro

Bueno, os presento al nuevo general de mi ejército de elfos oscuros montado en gélido. El gélido es una especie de velocirraptor domesticado que hace las funciones de caballo, pero que además se come a los enemigos que tiene cerca. He pintado el lagartito en tonos azules porque todo el mundo lo suele hacer en verdes, y paso de ser típico. Como podéis apreciar en la imagen, el noble empuña a "Nashil" la cercenadora, gran espada que fue forjada en los albores los tiempos para uno de los más grandes guerreros de la historia de los elfos oscuros, y que ha ido pasando de generación en generación a los primogénitos de la Casa Hazimg, grandes marinos y piratas. Y como no sé qué nombre ponerle a este nuevo héroe ni a su montura (las monturas de los héroes necesitan nombre), pido la ayuda a los participantes del blog para bautizarlo.

Wednesday, September 10, 2008

Ramos orgánicos

No os perdáis este interesante ejercicio secuencial que mi querido Humberto Ramos está publicando en su blog. El dibujante se ha puesto de acuerdo con un grupo de amiguetes suyos para llevar a cabo un proyecto en formato tira cómica. El primero de los dibujantes, Bachán, ha dibujado la primera tira de Cadáver exquisito, y Edgar Clement, el segundo dibujante, ha continuado la historia como le ha dado la gana en la segunda entrega. El propio Humberto Ramos ha hecho lo propio en tercer lugar, seguido por la espectacular viñeta de José Quintero, los cinco paneles de Patricio Betteo, y el cambio de escenario de Lucas Marangón (a quien tal vez recordéis de Tag & Bink Are Dead). A Marangón lo siguen Francisco Herrera y Tony Sandoval (que debería recurrir a un diccionario ortográfico), y el ciclo vuelve a empezar, llevando la historia en direcciones inesperadas. ¿Qué pasará a continuación? Esto es Cadáver exquisito, así que cada dibujante hará lo que más le apetezca!

Tuesday, September 09, 2008

Checkmate

The Red Queen is full of helpful advice for Alice, as lots of Wonderland denizens seem to be. "Look up, speak nicely, and don't twiddle your fingers all the time," she tells Alice. Those are great directions for public speaking, if I've ever seen any. At any rate, and as you might know, Through the Looking Glass is fashioned after a chess game, so it's no wonder Alice comes across Her Majesty the Red Queen, who, as becomes a chess queen, flies across the land faster than anybody else. It all makes sense, doesn't it?

Monday, September 08, 2008

Del Toro romántico

Guillermo del Toro sigue tan en auge que tal deberíamos darle su propia etiqueta en este vuestro blog. Según Variety, el director mexicano ha firmado un contrato con Universal para cuatro películas, todas ellas post-Hobbit. De los cuatro films, tres son remakes, y los títulos dejan ver no sólo lo ambicioso del amigo Guillermo, sino cuál es la temática que le apasiona. (Por si aún quedaban dudas, vamos.) Las películas en cuestión son Frankenstein, Dr. Jekyll and Mr. Hyde y Slaughterhouse Five (¿qué te parece, Jorge?). La cuarta película, que parece ser la primera que hará después de sus correrías por la Tierra Media, es Drood, adaptación de una novela de Dan Simmons que se publica en febrero.
Pese a tantos proyectos, del Toro no se olvida de At the Mountains of Madness, que sigue queriendo convertir en realidad en algún momento, y también quiere rodar una tercera entrega de las aventuras de Hellboy. Más le vale no querer dormir, porque si no, no sé cuándo va a encontrar tiempo para hacer todas estas películas.

Sunday, September 07, 2008

It's in the Cards

The second installment in our Alice series, who doesn't know the Card Soldiers? These creatures might be the most puzzling in all Wonderland. I mean, where do they keep their internal organs? And, if they don't have any, how do they survive? Isn't that crazy? Then again, this is Wonderland, so I guess I shouldn't be surprised. Anything's possible!

Saturday, September 06, 2008

(Don't) Ride the Rides!

Road Trip 2008 Part 1 (of 3): North Carolina

Es lo que tienen los road trips: que acabas conduciendo más millas de las que tú y tu coche querríais. Para evitar esto, terminas diciéndote, es por lo que se inventaron los aviones. O tal vez no exactamente para esto, y tal vez no lo piensas exactamente al final, sino durante e incluso antes de emprender el viaje. Pero siempre acababa encontrando algún argumento –del tipo “será divertido”- que me hacía descartar la idea de volar hasta donde fuera que fuéramos. Pasaré más tiempo con Molo, me dije, tratando de borrar de mi mente la descriptiva palabra inglesa bromance. Y aquí podéis ver uno de mis frecuentes errores lógicos –tal vez sea simplemente pereza intelectual- que, de haber seguido usando las neuronas durante medio segundo más, no hubiera sucedido, pues el pensamiento completo debería haber sido “pasaré más tiempo con Molo en el coche”, ya que el tiempo que íbamos a pasar juntos no iba a cambiar. Y es que, como ya dijo el laureado cineasta, cinco mil fueron las millas que nos metimos –a punto estoy de satisfacer tu curiosidad, Nash- entre pecho y espalda. O entre eje y eje, en el caso de mi querida Sanyan Storm. O donde sea que se acumulan las millas en los coches. Pero fue muy divertido, no os equivoquéis. Suena como si me estuviera quejando, pero no es el caso. Claro que, por otro lado, no me hubiera importado conducir la mitad de la distancia, o sólo un tercio. Pero es lo que tienen los road trips, y todos sabemos a lo que vamos.

La primera parte del viaje consistía en ir desde mi humilde morada en Chattanooga hasta Matthews, North Carolina, un pueblecito –énfasis en el diminutivo- cerca de Charlotte. La razón por la que el de otra forma intrascendente lugar había sido elegido como primera parada en nuestras aventuras era porque Kelly, una amiga de Molo, vivía allí con sus padres, así que, después de pasarnos el sábado alternando con mi excompañero de cuarto Alberto y su esposa Lori, el domingo, bien temprano por la mañana, nos pusimos en marcha. Y, por “bien temprano”, entiéndase que entiendo la una de la tarde. (A fin de cuentas, hubo que socializarse y lavar la ropa, aunque no al mismo tiempo.) Sea como fuere, nos metimos en el coche a la una y llegamos a Matthews a las siete. Nada comparado con lo que nos esperaba.

Kelly, atlética y simpática –ambas cualidades evidentes nada más conocerla-, nos llevó a su casa, donde conocimos a sus padres, jugamos con el perro –majísimo Killian-, y nos dispusimos a pasar hasta el miércoles por la mañana. O eso pensábamos hacer en principio, pues acabamos quedándonos hasta el sábado. La culpa, de Molo.

Durante los primeros días de nuestra estancia en Matthews nos dedicamos a vaguear, jugar con el perro, y hacer, más que poco, nada. Por las tardes, cuando Kelly salía de trabajar –enseña español en una escuela-, nos íbamos por ahí a ver lo que los alrededores tenían que ofrecer. Fue entonces –el martes si no el lunes- cuando Kelly nos llevó al parque donde el equipo olímpico americano entrena para los deportes con el remo relacionados. Árboles, montañas, ríos y lagos para hacer todas esas cosas que a los amantes de la naturaleza y los deportes de riesgo les encantan, y que a mí, personalmente, no me resultan tan emocionantes, pese a que de vez en cuando no me importe hacerlo. Lo que sí me importó –y no sólo a mí, sino a Kelly y Molo- fue tener que aflojar cincuenta dólares por cabeza para hacer rafting. De hecho, nos importó tanto que decidimos hacer kayaking en su lugar por el comparativamente módico precio de veinte dólares cada uno. Y, además, teníamos kayaks individuales para reproducir las más importantes batallas navales de la historia. (Número total de batallas navales reproducidas: cero.) No quedaba sino meterse en el agua, y hacer el ganso –o el besugo, supongo- durante un par de horas.

Después de remar y hacer el tonto dentro y fuera de las barquitas amarillas decidimos dar la vuelta para volver a la orilla, las dos horas empezando a terminarse. Fue entonces cuando nos encontramos con la cuerda que, a modo de liana artificial, colgaba de una rama en un árbol a nuestra derecha. Algún genio –Molo o Kelly, pero sin duda no el que esto escribe- pensó que sería divertidísimo subirse al árbol, cogerse de la cuerda, y lanzarse al agua cual Tarzán haciendo la mona. Poco sorprendentemente dada mi naturaleza más bien desconfiada en lo que a actividades que potencialmente pueden dejarte lisiado se refiere, decidí quedarme en la barca y ver a mis compañeros de aventuras involucionar a cuando vivíamos en las ramas. Sin pensárselo dos veces, Kelly y Molo abandonaron la seguridad de sus kayaks y se encaramaron con menos que más habilidad hasta la rama donde la cuerda se hallaba atada. Tras discutir lo acertado de su idea, parecía que ninguno de los dos se hacía a la idea de descolgarse, y Molo, demostrando no sólo arrojo y valor, sino seguridad en sí mismo, dijo aquí estoy yo, se agarró a la cuerda, y saltó.
Tanto él como yo debimos preguntarnos, durante los escasos segundos que su elegante vuelo duró, por qué narices no se había quitado las gafas; pero ya era demasiado tarde, y la suerte –como otros tópicos- estaba echada. Molo se sumergió en las –quizá- procelosas aguas del río Catawba, y emergió con presteza, sus queridas gafas naranjas y negras todavía sobre el puente de la nariz. Fue entonces cuando la locura pasajera se apoderó de él, y mi amigo empezó a sacudir la cabeza de izquierda a derecha. Ni qué decir tiene, las gafas salieron despedidas y se hundieron en el agua con más rapidez de la que nos hubiera gustado. Consciente de lo sucedido, Molo empezó a mover los brazos para frenar el descenso a las profundidades de las gafas que ya nunca más habríamos de ver. Kelly bajó de las ramas para ayudar, pero la parte del fondo donde se hacía pie era –por supuesto- lodosa y asquerosa y no se notaba nada que no fuera barro viscoso, y la parte donde no se hacía pie estaba demasiado honda como para alcanzarla aun buceando. Tras muchos intentos, lamentos y juramentos, tuvimos que dar las gafas por perdidas y regresar a casa.

Una vez dadas al asunto las vueltas de rigor, decidimos que lo más fácil y menos caro sería que los padres de Molo le mandaran un par de gafas de repuesto por FedEx, lo que nos obligaría a quedarnos algunos días más en Matthews mientras esperábamos que al avión no le pasara como al de Cast Away, y que el paquete llegara a buen puerto. Un par de días después, las gafas llegaron, y viendo ya las cosas más claras, nos fuimos a ver la exposición de Pompeya en el Discovery Place en Charlotte, que, con más de doscientos cincuenta objetos y algún que otro perro petrificado hizo nuestras delicias.

Finalmente, para pasar nuestra última tarde en el estado fuimos a Carowinds, un parque de atracciones. Allí pude demostrar una vez más que mi instinto de conservación es superior a cualquier burla, mofa o befa que hacia mi persona se dirija. No importa lo mucho que me dijeran tanto Kelly como Molo: ni en éste ni en ningún otro universo me subiría a las montañas rusas y atracciones enloquecidas –y enloquecedoras- que ellos se morían por probar. Sin ningún problema –eran ellos, curiosamente, los que parecían sufrir más que yo ante mi negativa-, me quedé bajo viéndolos viajar boca abajo, cabeza abajo, de espaldas y al revés, mientras yo me sentía seguro con tierra firme bajo mis pies. A algunas atracciones, no obstante, sí que subí: los coches de choque y la Mansión Encantada de Scooby Doo, que, en vez de ser la típica cutrez en la que se abren puertas y te saltan muñecotes de cartón mientras avanzas en un carrito chirriante, añadía un divertidísimo elemento interactivo al darte unas pistolas que activaban dichos mecanismos cuando dabas en la diana. Además, había unos marcadores que llevaban la puntuación, lo que lo hacía aún más divertido y competitivo. Esta atracción tontorrona nos gustó tanto de hecho, que acabamos subiendo dos veces. Y como el carrito era de cuatro, la segunda vez Kelly se sentó junto a Molo, lo que me permitió a mí disparar a dos manos como si de una película de John Woo se tratara. (Disparo mejor con la derecha, por si os lo preguntabais.)

Una vez regresamos a casa de Kelly, nos acostamos para descansar lo más posible, pues a la mañana siguiente salíamos para South Dakota, viaje que sabíamos nos iba a llevar dos días enteros. Que los llevó.

Friday, September 05, 2008

Heraldo de nurgle

Os presento un Heraldo de Nurgle, un gran héroe que antaño fue humano pero por adorar a los Dioses del Caos, en este caso de la putrefacción, ha sido "bendecido" con dones para poder cumplir la misión de éstos en la tierra con mayor eficacia: matar a todos los humanos de forma cruel y despiadada. En este caso le han bendecido con tentaculos para poder relalizar más ataques a sus rivales, más fuerza y más resistencia. Eso sí: ha quedado un poco perjudicado en el aspecto físico. Esta miniatura es del ejército de demonios de mi primo al que le he pintado la mayoría de las figuras importantes. Pondré más miniaturas de este ejército porque son realmente chulas y yo las he pintado más o menos bien.

Thursday, September 04, 2008

Creepiness Made Game

There is an ultra-creepy game coming out next month. Its name is Dead Space, and it looks amazing. Basically, you are an engineer who gets on the USG Ishimura, a spaceship in which something has gone horribly, horribly wrong. Check out the following videos:

1. The trailer for the game, which gives you a good idea of what to expect.
2. A super creepy alternate trailer, with singing and everything.
3. The creators of the game discuss strategic dismemberment, and how you can’t just shoot the monsters down and be done with it. Not even close.
4. Some gameplay with commentary by Chuck Beaver, the game’s producer.
5. Fighting in zero gravity, and how this affects your strategy. It is a spaceship after all.

So, what do you think? Is this game going to be absolutely amazing, or what?

Wednesday, September 03, 2008

Two Years/Jabberwock

September second marked two years of consecutive daily posting here at Sunny Jhanna, so let’s give ourselves a round of applause for being so cool and rocking so hard (woohoo!). That’s seven hundred and thirty days of daily updates, some of them interesting, some of them –well, not so much. But at least you know there’s always going to be something new when you visit the sunniest blog out there.

To commemorate this date, here you have the first picture in the Alice series, a collection of drawings depicting characters from the book Alice’s Adventures in Wonderland and its sequel, Through the Looking Glass, both written by Lewis Carroll. Today’s character is the Jabberwock, the creature that appears in the poem Jabberwocky in Through the Looking Glass. Enjoy!

Tuesday, September 02, 2008

Hidra de los elfos oscuros

Ésta es una de mis últimas creaciones, que ya hacía mucho tiempo que no mostraba ninguna. Es una hidra de los elfos oscuros. Como seguro que no sabéis, han revisado el ejército los de Games Workshop y ahora vuelve a ser más o menos competitiva esta fabulosa raza de Warhammer, así que he decidido volver a retomar el ejército que tenía semi pintado para así poder participar en algún que otro campeonato. Espero que podáis apreciar el fuego que sale de una de las cabezas; lo he puesto yo con masilla blanca, y le he dado un toque brillante al fuego para hacerla más realista. Otra de las cabezas tiene atrapada la mano de un pobre desgraciado que pasaba cerca. Posiblemente a la cabeza de la izquierda de la foto (que también tiene la boca abierta) le ponga una llamarada un pelín más grande que la de su compañera. Los dos elfos que la escoltan son sus cuidadores y he seguido el esquema de colores de mi ejército: el rojo y el negro.
Espero que os guste. Ya comentáis.

Monday, September 01, 2008

Organic #55

Bienvenidos por última vez a Organic, el webcómic que termina con la entrega de esta semana.

Después de haber derrotado al Cientuertífico, Tomatito le da su nave a Koori para que ésta pueda regresar a su planeta e informar a sus superiores de todo lo sucedido.

Tal y como estaba planeado desde el 77, el quincuagésimo quinto episodio sirve como punto y aparte para las aventuras de Koori y compañía. Esto, sin embargo, no significa que no vayamos a ver más a la azulada exploradora, por supuesto. Pero ésa es otra historia.
Espero que os hayáis divertido durante estas planeadas cincuenta y cinco entregas. Más dibujitos pronto!